Alessandro Michele ha convertido a Gucci en una nueva religión #GucciCruise2017

vogue_news_5935_620x

Todo ha sido extraordinario en su desfile crucero en Londres: desde la localización hasta la inspiración: Eton, los punks y la estética victoriana. Nunca la firma italiana fue tan ‘british’

2 de junio de 2016

Verónica Marín @VmarinB Cuando en enero de 2015 Alessandro Michelefue confirmado por Gucci como nuevo director creativo, nada hacia presagiar que haría con la marca lo mismo que un prestidigitador. Instalar una visión que ha articulado como lo haría un mago: tan rápido que casi no te das cuenta. Una nueva interpretación de lo vintage y lo sexy, un universo donde el nerd y la chica de gafas alcanzan lo sublime. No es pasajero, Alessandro y su chaos magic se mantienen, sí. Pero evolucionan. Esto es lo que hemos aprendido del desfile crucero 2017.   

 

-Que nunca una localización fue tan espectacular y controvertida. No sabemos cómo la firma italiana ha conseguido convencer al arzobispo de Canterburypara desfilar en el mayor templo anglicano de Inglaterra: la abadía de Westminster. Reservado para las coronaciones y los grandes funerales de la monarquía. Aquí se casaron Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton.Concretamente, el desfile se ha celebrado en los claustros del siglo XIII al XV, que los monjes usaban tradicionalmente para orar y meditar. En la Abadía están enterrados William Shakespeare y Oscar Wilde. Y Michele ha incorporado al desfile al autor de El retrato de Dorian Gray: icono de la época postvictoriana y del esteticismo. Para él, el arte solo existe para traernos belleza. Michele parece estar de acuerdo: aquí solo hay arte por el puro placer de lo bello.

-Que una cantante (hasta ahora desconocida) se ha convertido por obra y gracia de Snapchat en la nueva musa perfecta de Gucci. Hablamos de Soko. Lo de la ex de Kristen Stewart y el diseñador fue amor a primera vista. Tanto que ha estado a los mandos del Snapchat de la casa durante todo el desfile.

Vogue News

© GETTY IMAGES

 

-Que si el anterior desfile fue un Renacimiento (claramente en alusión al trabajo de resurrección que ha hecho el diseñador), este ha sido, además, un homenaje a Inglaterra. Los jardines de Londres han inspirado los estampados, los punks han estado presentes en tachuelas y perfectos de cuero y los grandes lazos han traído al siglo XXI la estética victoriana. Michele sigue haciendo del vintage su identidad (casi una religión), tanto que la invitación al desfile era un estereoscopio, un aparato predecedor de las gafas 3D.   

-Que Alessandro Michele conoce mejor que nadie cómo usar los símbolos.Desde las icónicas modelos Erin O’Connor y Jacquetta Wheeler a las serpientes y los pavos reales. De los pañuelos atados a la barbilla como la Reina Isabel II cuando va de vacaciones a Balmoral a una bomber con la Union Jack británica estampada en sus colores originales. Inglaterra es el país donde lo excéntrico se hace normcore. Y no hay nada que le guste más a Michele que sofisticar la excentricidad. “Me encanta la estética inglesa. En cierta forma me siento muy cerca de ella, es un caos precioso. Una mezcla muy poderosa del pasado y del presente”, dice. Como broche final, la música la ha puesto la coral de la Abadía.La cuadratura perfecta del círculo (Gucci).

 

VOGUE: http://www.vogue.es/moda/news/articulos/claves-desfile-crucero-gucci-2017-abadia-westminster-londres-alessandro-michele/25837/amp“>

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *