¿Los argentinos somos acumuladores?

descarga

¿Acumulador yo?

 

Un sondeo realizado por TrialPanel revela cuán acumuladores somos, qué acumulamos y por qué.

El 74% de los entrevistados declaró guardar frecuentemente objetos que luego no utiliza.

 

Buenos Aires, 03 de mayo de 2016.- TrialPanel, consultora de Investigación de Mercado, realizó un estudio para conocer cuán acumuladores somos, qué acumulamos y por qué no podemos deshacernos de los objetos que no usamos. El 74% de las personas que participaron en la encuesta afirmó que frecuentemente guarda cosas que luego no utiliza.  Siguiendo esta línea, el 80% manifestó resultarle difícil deshacerse de los objetos en desuso, mientras que para un 11% no lo es.

 

En relación a la frecuencia con que realizan una limpieza para deshacerse de aquello que ya no utilizan, el 90% afirma hacerlo al menos una vez al año; siendo 9 de cada 10 los encuestados que declaran entregar a algún familiar, persona necesitada o iglesia, las cosas que ya no usan.

 

Al indagar sobre aquello que más cuesta desprenderse, el ranking lo encabeza la ropa (con el 65% de las menciones), y esto porque 8 de cada 10 encuestados afirma guardarla por si vuelve a ponerse de moda. La siguen los libros (51%); boletines, cuadernos escolares, trabajos prácticos (43%); calzado (42%); estudios médicos (37%) y envoltorios, cajas de regalo, bolsas de cartón (36%).

 

Los principales motivos por los cuales guardan estos objetos son: porque creen que en el algún momento pueden llegar a utilizarlos (81% de las menciones), porque les trae algún recuerdo (49%), porque es algo que está roto y creen que van a arreglarlo (29%) y porque son de un ser querido (28%). Los lugares elegidos para guardar estas cosas de más son los placares y roperos (con el 75% de las menciones), cuartos del hogar que no tienen un uso específico (43%) y el lavadero (21%).

 

Por último, no quisimos dejar de indagar por aquellas cosas que solemos tener en casa y no le damos ningún uso. En este caso, los tres ítems más mencionados son las cintas VHS, cassettes y CDs  (55%); los manuales de instrucciones de aparatos que ya se conoce el funcionamiento; y libros viejos (52%). Le siguen las recetas de comidas impresas (43%); las revistas (39%) y los clásicos sobres de ketchup, mostaza, mayonesa o salsa de soja que suelen venir con los deliveries (33%).

 

Entonces, ¿queda alguna duda de la capacidad que tenemos para acumular objetos que raramente volvemos a utilizar?

 

Estudio realizado sobre una base de 1193 casos, hombres y mujeres, mayores de 18 años, de todos los niveles socioeconómicos, residentes en CABA, GBA y principales plazas del país. Fecha del estudio: 24 de Febrero al 3 de Marzo de 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *