COLORES DE LA CIUDAD TENDENCIA 2016

unnamed

El color vive, late, se reinventa y vibra en el concepto TENDENCIA 2016 de Tersuave.

Inspiración cromática para exteriores pintar el frente, recrear fachadas y levantar el ánimo a la ciudad a través de sus personajes, ritmos y rutinas.

 

 

COLORES DE LA CIUDAD, LA INSPIRACIÓN TENDENCIA 2016 DE TERSUAVE

Bajo el lema “CUANDO AFUERA INSPIRÓ PINTAR” y con el objetivo de revalorizar el espectáculo que ofrece el color en la ciudad, Tersuave trae a la vida 6 exclusivos tonos seleccionados que se plasman en la paleta de Tendencia 2016. La ciudad envuelve en un espacio compartido; un paisaje cotidiano y urbano que recorre desde las fachadas de los edificios, veredas, calles y puentes hasta esos rincones que siempre esperan ser descubiertos. La consigna haycolor, que incluye más de 1500 tonos del Sistema Tintométrico de la empresa, describe cómo Tersuave interpreta y crea en una paleta para exteriores, la expresión urbana y el paisaje que la identifica.

Arcilla, Esparta, Rosa Beige, Yema,  Chili y Sombra Violeta son los seis nuevos y exclusivos colores que vibran en la nueva paleta Tendencia 2016 de Tersuave. Inspiración que viene del “afuera”, de las sorpresas cotidianas que esconde la ciudad a cada paso, a la vuelta de la esquina, para construir el espacio común urbano desde el color.

 

El objetivo de la creación de esta nueva campaña estuvo en pensar la calle y la ciudad como una gran escenografía urbana, un lienzo para imaginar los tonos que generan sensaciones, inspiran y permiten repensar el paisaje cotidiano.

 

Para ellos, Tersuave toma el color, la textura y la luz como atajos de placer dentro del territorio de la rutina: pinceladas que reafirmen la importancia de los frentes como protagonistas de la escena urbana, como trazos expresivos del cuadro calidoscópico que representa a cada ciudad.

 

El color es identidad, comunicación y expresión. Es una fuerte opinión que comunica valores y gustos. La propuesta de Tersuave es trasladarlo desde el interior al exterior, revalorizando el frente como resultado de un temperamento que lo habita. Poniendo color se da estilo, se forma personalidad y sentido a cada fachada, a la cuadra, a la calle, al barrio, a la ciudad.

 

La paleta cromática ampliada tiene como fuente de inspiración la propia experiencia urbana, que queda plasmada en los nuevos seis tonos. Arcilla es un clásico neutro que armoniza con la mayoría de los colores. Se manifiesta  en los revestimientos cementicios, en las piedras parís de las arquitecturas europeas, en los hormigones vistos, en estucos venecianos, etc.

 

Esparta, que forma parte de los lavandas agrisados, es un matiz pastel que forma parte de la composición celeste del paisaje, definiendo en su parte superior al perfil urbano. Rosa Beige, por su parte, es sobrio, elegante y perfecto para viejas casonas y esas medianeras que cuentan historias.

 

Yema es el acento de la paleta. Una manifestación de los ocres amarillentos que se utiliza en los sintéticos metálicos: persianas de enrollar, señalética urbana y un indiscutido protagonista de la arquitectura contemporánea.

 

Por su parte, Chili, componente de los rojos oxidados pertenece al valor cromático del ladrillo visto, a las rejas, celosías antiguas y estructuras metálicas con sus óxidos. Finalmente, Sombra Violetaes un tono profundo, su rol en la ciudad es el delinear las formas junto con grises, marrones y azulados del perfil urbano.

 

Más en www.Tersuave.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *