Solidaridad sin fronteras junto a Julián Weich, en el debut de Pura vida, cada día

493739b1-68bf-49e4-95a2-24be4b956796

Julián visitó a Karina Mazzocco y Adrián Cormillot acompañado de Larcio y Jossías, dos jóvenes mozambiqueños que recibió en su familia para que estudien en la Argentina.

 

El debut de Pura vida, cada día presentó hoy la emocionante historia de Larcio y Jossías, dos jóvenes mozambiqueños que fueron recibidos por la familia de Julián Weich, mientras residen en nuestro país desde 2014 para estudiar en la universidad.

Invitados al programa que conducen Karina Mazzocco y Adrián Cormillot, Julián contó  que “no querían hacer pública esta historia porque no era parte de la idea, pero tratándose de la Televisión Pública, creo que valía la pena.”

Larcio y Jossías crecieron en la dura realidad social de Mozambique. De pequeños conocieron al sacerdote argentino Juan Gabriel Arias, quien es amigo y discípulo del Papa Francisco y de la familia Weich. Al ver sus capacidades, el cura les ofreció la oportunidad de formarse en la Argentina con una beca de la Universidad Católica y consultó a la familia de Julián para saber si estaban dispuestos a recibirlos durante los años que durara su formación.

Julián explicó que cuando llegaron a la Argentina, los jóvenes “estuvieron con dos familias que los albergaron y cuando Juan Gabriel nos propuso dejarlos con nosotros, yo sinceramente no me imaginaba un día a día con dos chicos más, pero mi mujer dijo si y a partir de ahí fue todo muy natural, fue como si nos conociéramos de otras vidas”.

“Yo nunca pensé en la vida que íbamos a tener hijos adoptivos –agregó–. Somos tutores, no somos los padres. Larcio dijo algo que es lo que más me intriga, me seduce, me da miedo; que es para toda la vida. Uno dice, ¿qué se van a ir a Mozambique y no los vamos a ver más? No, no lo imaginamos; es como con nuestros propios hijos, uno no piensa que a los hijos los va a dejar de ver en algún momento. Entonces a mi me intriga mucho cómo va a ser la vida de ellos, que si bien tienen el proyecto de volver a Mozambique a ayudar a su gente, hoy en día hay organizaciones como Unicef u otras que pueden trabajar desde cualquier lugar del mundo para ayudar. O sea que el trabajo puede hacerse desde cualquier lado”.

Al llegar a la Argentina, Larcio y Jossías hicieron un curso intensivo en la facultad para aprender español en un mes y de inmediato iniciaron el curso de ingreso. Según Julián, “estudian muy bien. Le dedican mucho tiempo, mucha voluntad, y les va bien”. Larcio estudia Relaciones internacionales y Jossías, Ciencias políticas.

 

Al recordar el primer encuentro, Larcio dijo que “fue muy emocionante, esa es la palabra; fue un gran encuentro que recibimos naturalmente”; entendimos “que íbamos a estar al cuidado de una familia que nos iba a querer por toda la vida”.

Por su parte, Jossias explicó que su sueño es volver a Mozambique a trabajar para transformar la realidad de ese país: “Somos conscientes que allá somos más necesarios que acá. Mozambique nos necesita”.

En tanto que los dos coincidieron en la generosidad que recibieron en nuestro país; “una de las cosas más lindas en la UCA y en la Argentina fue hacer buenos amigos”, sintetizó Jossías.

Durante el programa, hubo un contacto telefónico con el padre Juan Gabriel, quien contó desde Mozambique el trabajo social que realiza el grupo de misioneros católicos al que pertenece en ese país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *