Cómo prevenir y tratar la diarrea en niños por el Dr. Fernando Burgos

image002_3

Por el Dr. Fernando Burgos, MN° 81759 – Red de Pediatras “Niños sanos, niños felices”
Jefe de Pediatría Ambulatoria del Hospital Universitario Austral.

En la Argentina se calcula que 1 cada 250 niños menores de 5 años puede morir a causa de la diarrea. En dicho grupo etario, las enfermedades diarreicas son la segunda mayor causa de muerte a nivel mundial y uno de los principales motivos de malnutrición. Se puede prevenir con medidas simples y existen nuevas propuestas de tratamiento.

 

El brote de diarrea que afectó a 900 personas en el partido de Berazategui, y que ocasionó la muerte de una niña de 4 años, pone de relieve la importancia de conocer las medidas para prevenir la enfermedad.

Según la Organización Mundial de la salud (OMS) cada año se producen unos 2.000 millones de casos de diarrea en todo el mundo. Se trata de un cuadro que afecta principalmente a los niños, y entre los menores de cinco años lasenfermedades diarreicas son la segunda causa de muerte con alrededor de 760.000 fallecimientos. Además, es una de las principales causas de malnutrición en el mismo grupo etario. Lo más lamentable de esta situación es que se pueden prevenir y tratar mediante el acceso al agua potable y servicios adecuados de saneamiento e higiene.

La diarrea se define como la presencia de tres o más deposiciones blandas o líquidas en un período de 24 horas. Además, el cuadro se convierte en agudo si dura menos de 14 días, y persistente si el episodio lleva 14 días de duración o más.

Existen muchos agentes infecciosos que ocasionan diarrea. En todo el mundo, el rotavirus es la causa más común de diarrea grave y de mortalidad por diarrea en los niños. Otros agentes patógenos virales importantes son los adenovirus, los enterovirus y el norovirus. Algunas de las bacterias patógenas más importantes son las enterotoxígenas: Escherichia coli, Salmonella, Shigella, Yersinia, Campylobacter, y Vibrio cholera. En tanto, las principales causas parasitarias de la diarrea son Cryptosporidium y Giardia.

Los productos lácteos, helados y jugos mal refrigerados son las principales fuentes de contaminación. Además, la aparición de la diarrea infecciosa aguda varía de acuerdo a los factores locales como la disponibilidad de agua potable, factores climáticos y estacionales y las condiciones de salubridad.

Prevención. Existen varias medidas y acciones para prevenir las enfermedades diarreicas:

  • En los niños menores de 1 año es fundamental la lactancia materna ya que además de alimento, la madre transfiere a su bebé protección contra infecciones mediante anticuerpos presentes en la leche.
  • Desechar pañales y limpiar las heces de los niños menores.
  • Cumplir con el esquema completo de vacunación.
  • Agua segura: Usar abundante agua segura para la higiene personal y del hogar. Para beber utilice agua de red o asegúrese de potabilizarla antes de su consumo.
  • Lavado: Lavarse las manos antes de preparar alimentos y a menudo durante la preparación, después de ir al baño, y antes de sentarse a comer. Lavar y desinfectar todas las superficies, utensilios y equipos usados en la preparación de alimentos.
  • Preparación de alimentos: Proteger los alimentos y las áreas de la cocina de insectos, mascotas y otros animales. Lavar las frutas y las hortalizas minuciosamente, especialmente si se consumen  crudas. Seleccionar alimentos sanos y frescos. Separar siempre los alimentos crudos de los cocidos y de los listos para consumir. Además, usar equipos y utensilios diferentes, como cuchillas o tablas de cortar, para manipular carnes y otros alimentos crudos. Estos últimos, especialmente carnes, pollos, pescados y sus jugos, pueden estar contaminados con bacterias peligrosas que pueden transferirse a otros alimentos, tales como comidas cocinadas o listas para consumir, durante la preparación de los alimentos o mientras se conservan.
  • Cocción: Cocinar completamente los alimentos, especialmente carnes, pollos, huevos y pescados. Hervir los alimentos como sopas y guisos para asegurarse que ellos alcanzaron 70Cº. Para carnes rojas y pollos cuidar que no queden partes rojas en su interior. Recalentar completamente la comida cocinada. La correcta cocción mata casi todas las bacterias peligrosas. Cocinar el alimento de forma tal que todas las partes alcancen 70°C, garantiza la inocuidad para el consumo.
  • Conservación: No dejar alimentos cocidos a temperatura ambiente por más de 2 horas. Enfriar lo más pronto posible los alimentos cocinados y los perecederos (preferentemente bajo los 5°C); y mantener bien caliente la comida lista para servir (arriba de los 60° C). No guardar las comidas preparadas por mucho tiempo, ni siquiera en la heladera. No descongelar los alimentos a temperatura ambiente. No utilizar alimentos después de la fecha de vencimiento.

Tratamiento. El primer objetivo es prevenir o revertir la deshidratación causada por la diarrea, acortar la duración de la enfermedad y reducir el período durante el cual la persona puede infectar a otras. Una terapia adyudante para el tratamiento de estos cuadros son los probióticos que incrementan las respuestas inmunitarias al actuar contra los agentes enteropatógenos (microorganismos, generalmente bacterias, capaces de causar enfermedades en el tracto intestinal). Los probióticos compiten con las bacterias patógenas impidiendo o dificultando su instalación en el intestino y colaboran con la disminución del pH intestinal (lo hacen más ácido) al estimular la producción de ácido láctico lo que, a su vez, favorece el crecimiento de organismos beneficiosos.

La mayoría de los estudios sobre los probióticos apoyan su eficacia en el tratamiento de la diarrea aguda acortando el tiempo y la severidad de las mismas. Dichas sustancias poseen un buen perfil de seguridad, redujeron significativamente la duración de la diarrea en 13,4 a 30,5 horas (rango), la frecuencia de deposiciones y la duración de la internación hospitalaria. Esto se traduce en menor tiempo de enfermedad y disminución de la severidad con menos posibilidad de internación y complicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *