Postergar el apto físico incrementa los riesgos de complicaciones médicas

unnamed

Asesoró el Dr. Guillermo Colodrero, Director Médico, Centros Médicos Ambulatorios, Swiss Medical Group. M.N:58765

 

La realización del apto físico es una acción impostergable, no se debe subestimar su importancia antes de comenzar a ejercitarse. Cada vez son más quienes deciden comenzar a realizar deportes de alto rendimiento, como cross fit y las carreras de 5 Km. Sin embargo, no realizar el apto físico  puede convertirse en el peor error y una grave consecuencia para nuestra salud.

 

En Diciembre de 2015 la Legislatura Porteña sancionó la Ley 139 que en el capítulo II, reglamenta que para toda carrera de 5 Km o más se deberá presentar un apto físico firmado por un médico, el mismo tendrá vigencia por un año.  Si bien el apto no garantizará que a la persona no le suceda nada, disminuirá notablemente este riesgo casi en un 50%.

 

Los colegios, gimnasios e instituciones deportivas también deben exigir el apto físico. No se trata de una cuestión administrativa, sino de contar con la seguridad de que un médico revisó y chequeó el estado físico del paciente. En general los estudios a realizar varían de acuerdo al paciente y a la actividad que realice.

Realizar el apto físico reduce no solo los riesgos de episodios coronarios y muerte súbita vinculados al ejercicio, sino también el asma mal controlada, el golpe de calor, situaciones relacionadas con la altura, condiciones previas, entre otros inconvenientes.

 

El mundo del deporte se ha visto enlutado en varias oportunidades por un fenómeno casi tan fortuito como estudiado: la muerte súbita. El episodio ocurre de forma inesperada y abrupta, en individuos aparentemente saludables. Según estadísticas internacionales dos de cada tres muertes súbitas ocurridas en la población general (todas las edades) son atribuibles a problemas cardíacos. Algunas de las causas más frecuentes y reconocidas son, la enfermedad arterial coronaria, miocardiopatías, o miocarditis. Aunque no se pueden prevenir el 100% de los casos de muerte súbita vinculados al ejercicio, muchos se podrían evitar realizando el apto físico.

 

Algunos puntos que debemos tener en cuenta:

  • Un examen periódico de salud (chequeo médico) no es igual al apto físico. En el segundo caso sólo se debe constatar que la persona está en condiciones de iniciar o incrementar una actividad física o deportiva. En el caso de que se presente alguna dolencia, si la misma podría empeorar con dichas prácticas. Con un breve interrogatorio, una revisación y el ECG el médico estará en condiciones de determinar el estado de salud del paciente para realizar deportes.
  • No es necesario que el médico firmante sea cardiólogo, cualquier médico está en condiciones de aprobar un apto físico, tanto un clínico, pediatra, médico de familia o generalista.

Hoy en día algunos centros de salud ofrecen la opción de realizar un chequeo completo en el momento, en donde en 3 horas se obtiene un scanner completo del estado de salud del paciente.

 

Asimismo, es muy importante que los gimnasios o centros deportivos cuenten con una red de seguridad ante situaciones inesperadas e infrecuentes: primeros auxilios o carpa médica, gente capacitada en resucitación y un sistema de emergencias capaz de responder en tiempo y forma. Por su parte, es importante que los organizadores de las carreras cuenten con medidas de prevención secundarias  como tener al staff  entrenado en  Reanimación Cardiopulmonar (RCP),  Desfibriladores Externos Automáticos, y por supuesto, un protocolo de acción para saber cómo actuar frente a una emergencia cardíaca como un episodio de muerte súbita.

 

Consejos:

 

–          Hacer el apto físico como corresponde y no comprometer a un especialista con certificados “de favor”.

 

–         El apto físico se puede realizar junto con otros estudios de rutina  como parte de un examen periódico de salud.

 

–         En el caso de indicarse una ergometría poner el mayor esfuerzo, ya que la misma revela la  capacidad funcional y permite establecer a qué nivel de pulsaciones se puede entrenar.

No desanimarse si la resistencia fue poca, ya que eso suele indicar sedentarismo o desentrenamiento y ambos son corregibles con el aumento de la actividad física.

 

–        En el caso de que aparezcan síntomas durante el ejercicio (Dolor de pecho, palpitaciones, lipotimia o desmayo),  concurra a ver a su médico. Estos síntomas requieren estudios adicionales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *