Plasma Rico en Plaquetas: cómo evitar cirugías innecesarias para reducir el dolor crónico Por el Dr. Gonzalo Yamauchi Quintian

2ac437af-1371-4e71-8e13-c47a18fd3a5c

Por el Dr. Gonzalo Yamauchi Quintian – Médico especialista en medicina familiar (MN 116375), Especialista en proloterapia certificado por la Sociedad Americana de Medicina ortopédica (AAOM), Miembro Fundador de LAOM (Asociación latinoamericana de Medicina musculo-esquelética)

 

En la actualidad existen múltiples tratamientos para los dolores articulares como la artrosis de rodilla, caderas, manos, tendinosis (antiguamente llamada tendinitis) o patologías ligamentarias, los tratamientos actuales se basan en antinflamatorios y kinesiología u operaciones. En este sentido, un estudio publicado en 20141 describió que el 50% de las cirugías de rodilla se encontraban mal indicadas.

¿Qué técnicas existen que nos eviten pasar por el bisturí antes de tiempo? En Estados Unidos se desarrollaron novedosas técnicas que regeneran los tejidos afectados en cada patología, estos son tratamientos mínimamente invasivos y el objetivo es regenerar y recuperar el daño. Tienen gran aceptación en el ámbito científico.

Si bien el Plasma rico en plaquetas (PRP) es más conocido por su utilización en dermatología y estética, es en la actualidadla técnica más utilizada en todo el mundo para tratar dolores crónicos. Varios deportistas de elite la usan para mejorar los dolores y lesiones producidas en el deporte. Algunos como Rafael Nadal, Tiger Woods y Sergio Agüero, realizaron el tratamiento para volver rápido al más alto nivel en deporte antes de los tiempos estipulados de sus lesiones.

Se ha demostrado que el PRP produce reparación en las articulaciones y mejora el dolor como por ejemplo en la artrosis de rodilla, cadera, columna, en tendones reparando completamente los tejidos como en patologías del manguito rotador o tendinosis de pata de ganso, trocanteritis, codo de tenista, o en ligamentos de la rodilla (en la actualidad en los jugadores de futbol profesional es la técnica más utilizada) o de la columna.

Pero, ¿en qué consiste este tratamiento?

La sangre está formada por diferentes tipos de células (glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas). En los últimos años se ha descubierto que en la pared de las plaquetas se encuentran unas proteínas que presentan un altísimo poder regenerativo. Mediante un proceso de centrifugación se pueden separar estas células de la sangre.

El PRP se extrae de la propia sangre del paciente – por lo que no existen riesgos de respuestas alérgicas ni rechazo – y consiste en la obtención de los factores de crecimiento liberados por las plaquetas, que al aplicarse en el sitio de lesión estimula la producción de factores de crecimiento que intervienen en la regeneración y reparación del tejido.

¿Cómo se realiza el procedimiento?

Se extrae sangre al paciente, la muestra se centrifuga para aislar las plaquetas, separar la parte de plasma donde se encuentran e inyectarla en el lugar de la lesión. La efectividad de esta técnica depende de la habilidad del profesional y de la concentración de plaquetas inyectadas: concentración mayor a 1.000.000.

Hoy se sabe que el plasma es más efectivo en articulaciones de la cadera y rodilla cuando se prepara a altas concentraciones de plaquetas. Mientras que cuando se prepara sin glóbulos blancos que es más favorable para pacientes con dolores producidos en  tendones y ligamentos. Por último, al congelar y descongelar se forma lo que se llama lisado de plaquetas, que es especialmente beneficioso para pacientes con artritis y para aquellos que tienen dolor producido por los nervios o dolor neuropático cuando se lo coloca en la cercanía de esos nervios como por ejemplo la neuralgia del trigémino. En Estados Unidos las últimas tendencias es también utilizarlo en dolores de columna producidos por artrosis y hernias de disco.

Existen múltiples estudios de investigación donde se observó que el plasma es más efectivo comparado con el ácido hialurónico o los corticoides inyectados dentro de la articulación o que los antiinflamatorios tomados por vía oral, con mayor mejoría del dolor y mejoría de la movilidad de la articulación afectada.2

 

1-Arthritis & Rheumatology, June 30, 2014 . Dr. Daniel L. Riddle, Virginia Commonwealth University in Richmond, VA

2-Arthroscopy: the Journal of Arthroscopic & related Surgery 2015 May 29

 

Más Información en: www.prolosalud.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *