La importancia del hábito del buen dormir por el Dr. Diego Montes de Oca

11c0895a-e844-45a2-8f66-0f72e5b3c398

Por el Dr. Diego Montes de Oca, Pediatra (MN84881)

 

El próximo 18 de marzo es el Día Mundial del sueño, un tema que preocupa e interesa a todos los padres.

 

Según la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM), tener un sueño sano, una dieta equilibrada y realizar ejercicios adecuados, son pilares de una buena salud. La falta de sueño y una mala salud disminuyen la calidad de vida. Los problemas de sueño afectan hasta un 45% de la población mundial. Es por eso, que los pediatras tanto insisten en el buen dormir de los más pequeños de la familia y es uno de los temas más consultados. Algunos consejos para crear el hábito del buen dormir en nuestros hijos.

 

El primer punto a tener en cuenta es la posición en la que acostamos al bebe. Debe ser boca arriba ya que de esta manera se disminuirá el riesgo de muerte súbita, el gran fantasma de los padres.

 

Durante los primeros meses de vida el bebe manda, duerme cuando él quiere y los padres debemos estar atento a su llanto y responder a sus necesidades. Luego de los seis meses, algunas costumbres cambian. Ya no hay que estar tan pendiente de su llanto y puede llorar un poco antes de responder a sus necesidades; es aquí dónde empieza a formarse el hábito de dormir.

 

Es importante comprender que el hábito de buen dormir y el sueño lo forman los padres y no los hijos. Si hay bebes que duermen fantástico y otros muy mal, tiene más que ver con y por los padres que por los hijos.

 

Si los padres pueden tolerar un poquito el llanto de su hijo luego de los seis meses, lo más probable es que el niño se vuelva a dormir. Ahora si el bebe hace apenas un pequeño ruido y los padres corren a su cuna, es casi seguro que ese niño se va a despertar muy seguido.

 

Luego del año de nacido, no hay duda el bebe debe dormir toda la noche y si no lo hace es por falta de hábito y rutina, por lo que los padres deben replantearse las conductas tomadas -por supuesto siempre que para ellos sea un problema que su hijo no duerma-.

 

Cada padre, cada pareja, hace lo que puede y se relaciona a la educación recibida, a su inconsciente y a las experiencias personales de vida. Hay que pensar siempre que lo más importante es darles a nuestros hijos, las herramientas para que sean felices en su vida.

 

No caben dudas que el bebe que llega a su primer año de vida durmiendo bien y comiendo de todo, le enseñamos dos hábitos que son muy importantes para su adaptación a este mundo. En caso contrario, se recomienda consultar con el pediatra para que evalúe la situación y brinde los consejos pertinentes para encaminar el crecimiento del niño.

 

Para finalizar, otras recomendaciones a tener en cuenta: el ambiente donde duerme el bebe no debe ser ni muy frío ni muy caluroso, en la cuna del bebe no deben haber peluches ni almohadas y sería ideal que el bebe apoye sus pies sobre la base del moisés y tenga la sabanita bien ajustada sobre las axilas y los brazos por afuera de ella.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *