Dengue y embarazo, extremar los cuidados Por el Dr. R. Sergio Pasqualini

56f6107b-ed2b-437a-a025-bca1f942412c

Por el Dr. R. Sergio Pasqualini (MN 39914) – Director de Halitus Instituto Médico y presidente de Fundación REPRO

 

Las últimas cifras que reportó el Ministerio de Salud de la Nación en nuestro país, indican que hay 15.000 casos de personas con dengue en Argentina y puede agravarse.

 

¿Qué es el Dengue?

Es una enfermedad viral transmitida por un tipo específico de mosquito, principalmente el Aedes aegypti, que se manifiesta con síntomas parecidos a la gripe: decaimiento, dolores de cabeza, musculares y detrás de los ojos. No se transmite de persona a persona y se contrae al ser picado por un mosquito que antes picó a una persona infectada. Tiene un período de incubación de 5 a 7 días, luego de ese período aparecen los síntomas.

 

Ante la ausencia de vacunas efectivas que prevengan el dengue, ni medicamentos que lo curen, la medida más importante de prevención es la eliminación de todos los criaderos de mosquitos. Para eso, es necesario descartar todos los recipientes que contienen agua tanto en el interior de las casas como en sus alrededores, limpiar canaletas con regularidad, cambiar asiduamente el agua de floreros y recipientes donde beben las mascotas.

 

Embarazo y dengue

Las embarazadas que desarrollan infección por dengue presentan con mayor frecuencia contracciones desencadenadas por la infección en cualquier trimestre del embarazo y, por lo tanto, puede aumentar el riesgo de parto prematuro y de aborto. En los casos de dengue hemorrágico existe riesgo de hemorragia generalizada que en la embarazada puede manifestarse también como sangrado vaginal.

 

Al ser una enfermedad viral no existe tratamiento específico, el mismo se basa en medidas de sostén tanto para la madre como para el bebé para evitar complicaciones mayores. Aunque es poco común, las mujeres embarazadas pueden transmitirla a sus bebés durante el período de gestación. El dengue no se contagia a través de la leche materna.

 

No existe evidencia que pruebe que el virus del dengue cause defectos congénitos (teratogenicidad) ni bajo peso al nacer ni mayor incidencia de rotura prematura de membranas pero, de acuerdo a la severidad de la enfermedad, el desarrollo de dengue hemorrágico puede desencadenar el nacimiento de recién nacidos deprimidos.

 

Precauciones y cuidados

  • Evitar ir a lugares donde la enfermedad es prevalente.
  • Evitar el contacto con las personas que lo padecen.
  • Tomar medidas para controlar las picaduras de mosquito: repelentes, cubrirse brazos y piernas con ropa, enrejados de metal en la ventana.
  • Consultar inmediatamente ante la aparición de los síntomas mencionados.
  • Extremar los recaudos si se viaja a lugares de clima tropical.
  • Reforzar la higiene de patios y evitar la acumulación de agua estancada en recipientes.
  • En caso de utilizar analgésicos y/o antitérmicos no recurrir a salicilatos (aspirina) usar paracetamol o dipirona.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *