La conjuntivitis aumenta durante el verano

8d9e0f8f-1c45-4e20-909f-30b42b7b0ec3

Asesoró el Dr. Julio Braillard, Oftalmólogo, Swiss Medical Center, M.N. 84.571

Buenos Aires, Enero 2016. La conjuntivitis es una inflamación ocular que aparece más en verano. El cloro de las piletas resulta nocivo para los ojos y el agua salada del mar puede irritarlos. El aire acondicionado los reseca y los expone a infecciones. A continuación, todo lo que hay que saber sobre la conjuntivitis, sus síntomas, cómo prevenirla y cómo tratarla.

La conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva, la membrana delgada y transparente que recubre el interior de los parpados y la parte blanca del ojo (esclerótica). La conjuntiva contiene pequeños vasos sanguíneos; cuando se irrita o se inflama los vasos sanguíneos se hacen más grandes y prominentes, lo que hace que sus ojos parezcan rojos.

 

Existen varios tipos de conjuntivitis. La conjuntivitis bacteriana es altamente contagiosa causada por bacterias que en general se encuentran en las manos, rostros, etc. Este tipo de conjuntivitis provoca ojos con gran cantidad de secreción purulenta y dura de 7 a 10 días. La conjuntivitis viral es la causa más frecuente de ojos rojos, se produce generalmente por el mismo virus que causa el resfrío común y también es muy contagiosa. Puede durar pocos días o extenderse hasta dos o tres semanas. Con respecto a la conjuntivitis alérgica, esta es causada por la reacción del cuerpo a un alérgeno o a un agente irritante y no es contagiosa. Su duración puede ser aguda (de horas a días) o crónica. De manera menos frecuente, se presentan otras conjuntivitis tales como la irritativa o química (causada por un cuerpo extraño o sustancias químicas) y conjuntivitis ambientales (causadas por el humo o gases).

 

6dd1a356-6a39-47c0-9be6-0fd8518f6c27

Dependiendo de cuál sea el agente causante, los síntomas son variados y pueden incluir una leve hinchazón de párpados, ojos rojos, aumento de lagrimeo y producción de mucosidad o pus, sensación de cuerpo extraño y dolor, picazón, sensibilidad a la luz, visión borrosa debido a la secreción, y formación de costras en las pestañas.

 

Para prevenir el contagio, se debe evitar el contacto con personas enfermas, frotarse los ojos con las manos, utilizar pañuelos de tela, compartir toallas u otros objetos personales, la exposición al sol, al humo, al polvo ambiental. Se sugiere además lavar las manos frecuentemente, usar sólo pañuelos descartables, cambiar la funda de las almohadas con asiduidad, utilizar anteojos oscuros, no compartir cosméticos, no usar gotas oculares de otras personas ni lentes de contacto e higienizarlos adecuadamente al finalizar el cuadro.

El tratamiento de la conjuntivitis implica medidas generales y medidas específicas de acuerdo a su tipo. Entre las primeras, es recomendable colocar compresas frías, realizar higiene de las secreciones y costras con solución fisiológica estéril y administrar analgésicos, entre otras. Respecto de lo específico, se indica administrar antibióticos solos o combinados con corticoides, como también lubricantes, antialérgicos oculares y gotas antiinflamatorias.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *