23 años sin Audrey Hepburn

Audrey Hepburn

“Yo creo en el rosado. Yo creo que la risa es el mejor quemador de calorías. Yo creo en besar, besar un montón. Creo en ser fuerte cuando todo parece ir mal. Yo creo que las niñas más felices son las más hermosas. Creo que mañana será otro día y creo en los milagros“.

Así era ella. Así era Edda kathleen Van Heemstra Hepburn, más conocida como Audrey Hepburn.

 

Su vida y su carrera

Nació en Holanda, un 4 de Mayo de 1929, en el seno de una familia aristócrata. Hija de banquero y de una madre cantante de ópera, Audrey se vio desde pequeña aturdida con los problemas entre sus padres. Cuando cumplió los 10 años de edad, sus padres se separaron y se mudó a Londres donde comenzó a estudiar danza y arte dramático en la Marie Rmbert School.

 

La Segunda Guerra Mundial marcará su vida dejándola sin sus dos hermanos, uno de ellos exterminado en un campo de concentración.
Audrey Hepburn oscar

Su carrera como actriz comenzó cuando apenas tenía 21 años, sin embargo, fue a los 23 cuando conquistó los corazones de todos los espectadores en “Vacaciones en Roma”. Tanto, que ganó el Oscar a la mejor actriz.

 

Desde entonces, su carrera no hizo más que sumar éxitos y, a pesar de ser la primera actriz en ganar un Oscar, un Globo de Oro y un premio BAFTA por una sola actuación, su vida sentimental era bien distinta.

 

La infelicidad y la frustración emocional eran las protagonistas de la película de su vida. Casada en dos ocasiones y madre de dos hijos, no consiguió encontrar la verdadera felicidad en ninguno de ellos.

 

Y es que como ella decía, nació con una necesidad enorme de afecto y una necesidad terrible de darlo, por lo que a veces, por su ritmo de vida, no tenía ni lo uno ni lo otro.
Audrey Hepburn

Finalmente, consiguió encontrar su camino cuando se retiró de la vida cinematográfica para dedicarse por completo a sus hijos y a las labores benéficas, llegando a ser Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF.

 

Un icono de estilo

Y ahora, 23 años después de su muerte, su estilo y su estela, siguen vivas. Su aspecto delicado, frágil, etéreo, angelical y parisino marcaron un antes y un después en el mundo de la moda.

Sin siquiera quererlo, en una época dominada por las curvas y la voluptuosidad, Audrey, la chica delgada y sin curvas, se convirtió en uno de los iconos de la moda y en una leyenda femenina.

Ya lo advirtió Billy Wilder: “Esta jovencita logrará convencer al mundo entero de que los grandes senos y pronunciadas curvas son un inútil vestigio del pasado”. Cuellos altos, guantes hasta el codo, bailarinas, bolsos, pantalones pitillo tobilleros, pelo corto, jerseys masculinos y gafas de sol XL fue todo con lo que contó para convertirse en un referente.

Nada de lujos, de joyas con brillantes, de abrigos de pelo o caprichos innecesarios. Audrey se caracterizó por su sencillez, por conseguir vestir más elegante que ninguna, sin necesidad de ostentosidades. No era lo que llevaba, sino cómo lo llevaba.
Audrey Hepburn

Su inseparable diseñador y amigo, Hubert de Givenchy, lo explicaba así: “Extendió su naturalidad a su forma de vestir. Siempre daba a los vestidos creados para ella un toque personal que todo lo realzaba, no sólo la elegancia, sino el diseño entero”.

Delicada, elegante, sencilla, sutil, inteligente y extremadamente solidaria. Audrey siempre dijo que, «La belleza de una mujer no está en un lunar facial. La verdadera belleza de una mujer se refleja en su alma” Pues bien, sin duda, ella, tenía un alma muy bella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *