Síndrome de apnea obstructiva del sueño

unnamed

Asesoró:

Dr. Martin Milmaniene. (MN. 100.241)

  • Médico del servicio de Clínica Médica de OCMI.
  • Vicepresidente de la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos Alimentarios (SAOTA).

Los ronquidos son indicadores de una mala alimentación

 

Así como ciertas personas consideran erróneamente al sobrepeso como indicio de una buena alimentación, a quienes conceptualizan el ronquido como sinónimo equivalente de “un buen dormir”, pero lo cierto es que esta acción es la principal manifestación de apnea del sueño y la obesidad es una de sus principales causas.

 

El sobrepeso y la obesidad son el principal factor de riesgo para esta enfermedad, pues el tejido adiposo en la región faríngea, con estrechamiento y colapso de la vía aérea , impide la correcta oxigenación del organismo provocando el síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS)”, afirma el Dr. Martín Milmaniene del Programa de Obesidad y Cirugía Mini Invasiva (OCMI) y Vicepresidente de la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos Alimentarios (SAOTA).

 

Dolores de cabeza matutino, cansancio, somnolencia, falta de concentración, alteraciones de la memoria, baja productividad laboral o escolar y principalmente los ronquidos, son algunas pruebas primarias de la existencia del SAOS. Se estima que la prevalencia de SAOS en la población general es de 2 a 4 %. EL 70 % de los pacientes con SAOS tienen obesidad y el 40 % de los obesos tienen SAOS, llegando hasta al 70 % en los obesos mórbidos.

 

Los pacientes obesos con SAOS presentan 42% más de grasa en la región cervical comparado con los individuos normales, y están predispuestos a sufrir cambios hormonales secundarios a la obesidad, que están involucrados en la génesis del SAOS. Según Milmaniene se ha demostrado que la leptina (hormona que controla el hambre y la saciedad) tiene efecto a nivel del centro respiratorio.

 

Las apneas deben tratarse como una condición crónica, que requiere un manejo a largo plazo y un seguimiento por un equipo interdisciplinario compuesto por médico clínico, nutricionista y en algunos casos el médico especialista en medicina del sueño. La reducción del peso no sólo mejoraría el estado de la apnea, sino que además brindaría una óptima calidad vida, una mejora en la función cardiopulmonar así como reducción de la somnolencia diurna. Se conoce, además, que la cirugía bariátrica (ej.; banda gástrica, bypass gástrico, gastroplastía, etc.) ha manifestado ser efectiva en reducir los eventos respiratorios como las apneas y hipoapneas durante el sueño.

 

Los pacientes con SAOS tienen un riesgo aumentado de padecer hipertensión arterial, infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca, arritmias, hipertensión pulmonar y accidente cerebro vascular. La prevención es fundamental para evitar las consecuencias deletéreas de esta condición y por esto, en especial, que se debe hacer hincapié en el mantenimiento de un peso corporal saludable mediante un plan alimentario adecuado.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *