Rania de Jordania, o el dominio del protocolo

La esposa del Rey Abdalá II visitó esta semana Madrid y dejó la impronta de su estilo. He aquí las diez clavesde su imagen, con aciertos y algunos errores

Rania de Jordania y la Reina Doña Letizia
Rania de Jordania y la Reina Doña Letizia – EFE

La Reina jordana ha demostrado en su reciente visita a España un gran dominio del vestido como arma protocolaria. Quizá sea porque lleva más tiempo en el rol o porque en su día se dejaba aconsejar por los representantes de Prada y Gucci, que la visitaban cargados de prendas en su palacio de Amman. O puede que sea porque en su país, por religión y situación socioeconómica, no puede permitirse ningún desliz; o bien porque sigue el ejemplo dejado por Alia y Noor de Jordania. En cualquier caso, la realidad es que Rania de Jordania domina el protocolo, y, lo que es más, sin dejar de innovar supera a menudo -en un verdadero ejercicio de estilo y prudencia- a las demás reinas.

Repasamos sus estilismos a lo largo de su primera visita a España desde que reinan Don Felipe y Doña Letizia, y que ha tenido lugar esta semana.

Los siete aciertos de Rania de Jordania:

1. Adecuada y atractiva. Rania sabe que ir adecuada no siempre pasa por sacar el máximo partido a sus atractivos, ya que su papel es el de reina y representante de un pueblo, no el de actriz de cine o modelo. Por ello escogió un discretísimo vestido negro con mangas largas sin escote para la cena del Pardo, en la que estuvieron presentes los seis Reyes: Don Juan Carlos, Doña Sofía, Don Felipe, Doña Letizia, el Rey Abdalá y la propia Reina Rania.

2. Reglas básicas. Conoce y respeta las reglas básicas del protocolo, como, por ejemplo, lo idóneo de llevar un abrigo o chaqueta en las jornadas mañaneras en espacios abiertos, en lugar de elegir ir a «cuerpo de rey» con un vestido únicamente. A su llegada a Madrid procedente de Amman, llevaba atuendo muy indicado para las tres de la tarde: un vestido y un abrigo de sport.

3. Largos de falda. La Reina jordana escoge largos de falda «reales», bien justo a la rodilla, un centímetro sobre ella o incluso más amplios. Viendo el resultado, está claro que no restan un ápice a su belleza. Rania sabe que ya no tiene 20 años, por muy guapa que sea, y que su pueblo -heterogéneo- necesita una representante neutra con un estilo discreto.

4. Materiales y colores. Rania de Jordania elige los materiales con acierto. A su llegada al aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid, el pasado jueves, lucía un abrigo en lino rústico y suaves tonos pastel, ideales para un día soleado en un espacio abierto. La Reina Letizia escogió un vestido con brillos y olvidó acompañarlo de un abrigo, capa o chaqueta en el aeropuerto. Por la noche, Rania se decantó por el negro en un material suave y satinado, también muy adecuado para la ocasión.

5. Accesorios. Rania elige con gran acierto sus accesorios: los bolsos -de impecable factura, como el Fendi que llevó en su visita a Medialab en cuero de color nude-, son del tamaño adecuado. La pochette que portaba en su llegada a Madrid era de tono azul celeste, contrastando con el abrigo de modo sutil; aun tratándose de un bolso de mano, era de un tamaño ligeramente superior al de los clutch habituales de cóctel, dando mayor sensación de sport a esa hora del día. Un diez.

6. Chignon. El sencillísimo recogido que la Reina Rania lució en la cena ofrecida por los Reyes de España en el Palacio del Pardo era extremadamente simple y favorecedor. El recogido chignon es uno de los más vistos esta temporada.

7. Originalidad y prudencia. La Reina Rania lleva muchos años siendo todo un referente de estilo a nivel mundial. Parte de su éxito radica en respetar ciertas normas; pero también en que evita caer en la monotonía. Fue ella la que puso de moda el uso durante el día de las faldas largas de gala combinadas con camisas estrictas de corte masculino (recordemos su imagen en la boda de los entonces Príncipes de Asturias). En esta visita, ha elegido un abrigo tricolor y zapatos de pitón de Louboutin en su llegada a Madrid, un cinturón dorado en la cena del Pardo y, durante el último acto, un vistoso conjunto de falda plisada bicolor, camisa con mangas abullonadas ycinturón de cuero rojizo.

Hay que decir que junto a ella, en la visita al Centro de Biología Molecular Severo Ochoa en la Universidad Autónoma de Madrid, Doña Letizia lucía espectacular con un traje de chaqueta gris de cinturilla alta y un recogido impecable.

http://m.abc.es/estilo/moda/abci-rania-jordania-o-dominio-protocolo-201511210407_noticia.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *