Cape Kidnappers, Nueva Zelanda

Desde inicios del siglo XIX Nueva Zelanda ha sido conocida como “El Paraíso del Pacifico”. Nueva Zelanda está ubicada en el suroeste del Océano Pacifico, compuesta por dos islas principales (Las Islas Norte y Sur) y muchas otras islas pequeñas. La belleza natural del país es impresionante y diversa, con ásperas montañas, ondulantes praderas, lagos, ríos, playas y zonas volcánicas activas, complementado por la fauna nativa única a este país. Desde su belleza natural hasta su oferta de actividades de aventura y culturales, Nueva Zelanda es un destino majestuoso que debe experimentarse de primera mano.

 

Lujo Intacto: En locaciones impresionantes que no encontrara en ningún otro lado en el mundo, Nueva Zelanda ofrece una gran selección de alojamiento y hoteles de lujo. Los hoteles de lujo de Nueva Zelanda incluyen vino y comida de primera clase, y un sinfín de actividades de interiores y exteriores, y el típicamente amistoso pero atento staff Kiwi.

 

La magia de la Tierra-media: El éxito “El Hobbit: Un Viaje Inesperado” trajo los paisajes de Nueva Zelanda a la vida como La Tierra Media una vez más para las audiencias de cinema en Diciembre del año pasado, con la segunda parte de la trilogía a exhibirse en Diciembre del 2013. Los visitantes pueden vivir la experiencia de la locación de la película montando a caballo en la Bahía Dorada, reservando una estadía de granja en la Estación Braemar o navegando por Kayak a lo largo del Rio Whanganui.

 

Vida salvaje: Antes que el ser humano llegara, Nueva Zelanda era tierra de aves que evolucionaron sin depredadores. El resultado, ahora, es una población de aves muy diferente a la que verá en el resto del mundo. Nueva Zelanda también es rico en vida marina y muy conocida por los avistamientos de ballenas  y nadar con delfines.

 

Maravillas Invernales: Los resort de montaña de Nueva Zelanda ofrecen no solo parques alpinos no tocados, pero también una variedad de eventos únicos del invierno Kiwi, como el Festival de Invierno American Express Queenstown, Comida de Invierno y Vino Clásico, Los Juegos de Invierno NZ, y el nuevo año Matariki – Maori.

 

Comida y Vino: La comida y el vino son esencial ingrediente en la experiencia de Nueva Zelanda. Ya sea que prefiera un restaurante fino o probando comidas casuales al aire libre, catar vinos en la puerta de una bodega, detenerse en varios viñedos de las mundialmente famosas rutas de vino, mezclarse con los productores locales en los mercados de granjeros, o la auténtica experiencia Maori hangi, Nueva Zelanda lo tiene todo.

 

Encuentros Únicos Culturales Māori: Nueva Zelanda también tiene un rico y dinámico pasado, con 15% de la población – más de 4 millones- compuesta de descendientes Māori y afiliados con la reconocida tribu. Los tours Māori  organizados  en lugares como Kaikōura le da a los visitantes una perspectiva interna a la espiritualidad Māori y su forma de vida.

 

Sitio web: www.newzealand.com

La belleza natural de Nueva Zelanda, exhibida por la calidad y cursos asequibles mejorando con un servicio amable y relajado, convierte a la isla en uno de los mejores destinos de golf del mundo.

 

Nueva Zelanda tiene el segundo mayor número de cursos por habitante en el mundo – justo detrás de Escocia, la cuna del golf.

 

Golf en la cima

El campo de golf de Cape Kidnappers en la costa este de la Isla Norte de Nueva Zelanda se ha clasificado entre los mejores en el mundo y por delante de algunos de los más famosos destinos de golf del viejo mundo.

 

El curso de Cape Kidnappers se basa en una estrecha península que sobresale de la costa accidentada del Pacífico de la renombrada región vinícola de Hawke’s Bay.

 

El lodge de súper lujo unido al campo de golf, que se inauguró en 2007, es uno de los más exclusivos y altamente aclamados destinos turísticos de Nueva Zelanda.

 

Crestas enriscadas

Desde que abrió en 2004, el campo de golf de Cape Kidnappers ha sido clasificado como el 4to mejor campo de golf en el mundo por la revista Golf Magazine. Fue clasificado como el mejor curso del mundo por la revista británica Daily Telegraph.

 

El campo de golf cuenta con canales que van a lo largo de una serie de crestas dentadas que sobresalen como dedos en el mar, antes de caer a las rocas de abajo. Las bolas mal orientadas pueden tardar un total de 10 segundos para llegar al agua.

 

Diseñado por el famoso arquitecto americano Tom Doak, Cape Kidnappers es un campo espectacular. A pesar de que carece de las dunas de arena habituales que caracterizan a los verdaderos campos de enlaces, el duro paisaje está en consonancia con el juego ya que los jugadores deben enfrentarse a temibles barrancos, canales y greens inclinados y rápidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *