Running, las 4 lesiones más comunes

unnamed

Por el Dr. Gonzalo Yamauchi Quintian – Médico especialista en medicina familiar (MN 116375), Especialista en proloterapia certificado por la Sociedad Americana de Medicina ortopédica (AAOM), Miembro Fundador de LAOM (Asociación latinoamericana de Medicina musculo-esquelética)

 

El running ha ganado adeptos en los últimos años por varias razones: hace bien, despeja la mente, nos mantiene en forma, se puede hacer sin costo al aire libre a cualquier hora del día y puede ser muy divertido.

Todas esas posibilidades hacen que en muchos casos no esté controlado por un profesor o especialista en el tema, por lo que los que lo practican sufren con frecuencia algún tipo de lesión cuando se entrena o compite. Estas lesiones se relacionan al gran impacto que ejerce en el organismo, a la mala técnica durante la carrera y a la falta de prevención.

 

Las lesiones que más vemos en consultorio son:

 

1) Rodilla del corredor

Suele estar localizada en el centro de la rodilla o en la cara externa. Se puede originar por: sobreesfuerzo, rodilla desalineada, muslos rígidos y/o pies planos.

La rodilla del corredor tiene varios orígenes del dolor, entre ellos: el síndrome de la cintilla iliotibial y la patología del tendón rotuliano, que se producen por mala elongación y por el impacto del cuerpo sobre la rodilla.

El síndrome de la cintilla iliotibial consiste en fricción continua de la banda iliotibial (ligamento que se encuentra en la parte lateral de la pierna) sobre el lateral del fémur con la flexión y extensión repetida de la rodilla durante la carrera, que provoca inflamación de la zona y dolor.

Su tratamiento se basa en elongar las zonas de los gemelos, isquiotibiales, cuádriceps, tensor de la fascia lata junto con la banda iliotibial y glúteos.

 

2) Periostitis

Se la llama síndrome por estrés medial de la tibia que es donde surge el dolor. La razón es el impacto que el correr tiene en las piernas y se intensifica por mala técnica.

La manera más común de tratarla es interrumpir la salida a correr durante un tiempo, hasta que remita. Y por supuesto dedicarse a comprar las zapatillas adecuadas al tipo de pisada y la intensidad del ejercicio que realiza cada uno. Esto se puede llevar a cabo evaluando funcionalmente la corrida y corrigiendo los factores que predisponen al mal impacto.

 

3) Fascitis plantar

Es un daño de forma repetitiva en la fascia plantar en la zona donde se une al talón producido por impacto y acortamiento tanto de gemelos como del tendón de Aquiles.

Lo más indicado para disminuir el dolor consiste en estirar correctamente la pierna y el pie, especialmente gemelos y soleos, una pelota de tenis es un buen recurso para darse un masaje en el tendón, girando el pie encima de la bola.

 

4) Tendinosis del Aquiles

Su causa tiene que ver con la mala elongación de los gemelos y de toda la cadena posterior de la pierna, asociado a veces a una mala técnica de correr.

Su tratamiento incluye elongación y además, el hielo y la pierna en alto permitirán calmar el dolor. Si éste no desaparece en dos o tres días, la visita al médico es más que obligada.

 

Los tratamientos

Si las indicaciones tradicionales como la kinesiología y el fortalecimiento muscular y la rehabilitación adecuada no dan resultado, existe una nueva técnica de medicina regenerativa que se llama Proloterapia. La Proloterapia es una técnica que proviene de Estados Unidos exitosa y efectiva para este tipo de patologías, porque a partir de la inyección de dextrosa (un azúcar totalmente natural), se produce una inflamación local que permite la formación de nuevos vasos sanguíneos, atrayendo sustancias que producen la regeneración y reparación de articulaciones, músculos, tendones y ligamentos.

 

Para deportistas o aquellas personas cuya recuperación debe ser lo más rápidamente posible existe otra técnica regenerativa llamada plasma rico en plaquetas donde a partir de la sangre del paciente se inyectan plaquetas y factores de crecimiento lo que produce un estímulo potente para la recuperación del paciente.

 

www.prolosalud.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *