La importancia de la fibra en el embarazo

 unnamed

Por Ana Laura González (*)

Durante esta etapa, se presentan cambios hormonales que tienen un efecto importante en los procesos digestivos. Por lo tanto, es indispensable una alimentación sana con alto contenido de fibra para prevenir malestares que afecten al bienestar de la madre y al desarrollo del bebé.

Llevar una buena alimentación es importante durante todas las etapas de la vida, pero el embarazo se caracteriza por tratarse de un período único que requiere de un cuidado especial en las necesidades nutricionales de la mujer. A medida que transcurre la gestación, se presentan distintos cambios hormonales que repercuten en la salud de las mujeres. El más importante es la elevación de la producción de la hormona progesterona que afecta directamente el aparato digestivo.

Hay algunos nutrientes que son de especial importancia y que deben ser incluidos en la dieta diaria como el calcio, el hierro y el ácido fólico, que ayuda a la formación del bebé. Además, existen otros componentes como la fibra que puede lograr cambios positivos en el estilo de vida y en la alimentación de la madre, porque ayuda a reducir los niveles de colesterol, proteger contra la diabetes y regular el tránsito intestinal.

Un desayuno que incluya una porción de cereal con alto contenido de fibra, una taza de leche descremada y una o dos porciones de fruta de estación pueden ser un muy buen comienzo para prevenir las molestias digestivas. A continuación, algunas recomendaciones para las mujeres embarazadas que buscan mejorar su salud a través del incremento del consumo de fibra:

unnamed (2)

  • Consumir cereales integrales como avena, pastas y copos de salvado, que ayuda a disminuir el riesgo de padecer enfermedades coronarias.
  • Incluir regularmente en las comidas frutas 5 porciones de frutas y verduras, que proporcionan variedad de vitaminas y minerales al cuerpo.
  • Incorporar legumbres, como garbanzos y lentejas, que son ricas en proteínas y fuente de ácido fólico, hierro y magnesio.
  • Implementar productos fortificados, como bebidas lácteas, que cubran el requerimiento de fibra, proteínas y calcio que el organismo necesita.

Una nutrición adecuada es imprescindible para favorecer el crecimiento del bebé. La clave es elegir los alimentos correctos para disfrutar de esta experiencia maravillosa e inolvidable que tienen las mujeres de manera saludable.

 

(*) Ana Laura González

Gerente de Nutrición

Kellogg’s® Latinoamérica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *