Conoce las propiedades de la remolacha

Conoce las propiedades de la remolacha

La remolacha es un superalimento que debemos incluir en nuestra dieta: aporta mucha energía y debido a su alto contenido en hierro se recomienda para combatir la anemia y depurar la sangre. Conoce sus propiedades e inclúyela en tu cesta de la compra.

Fuente de salud

La remolacha tiene increíbles propiedades nutricionales. Además de los casos de anemia, está indicada especialmente en personas convalecientes, así como para niños y mujeres embarazadas. Es rica en potasio, carotenos, en folatos y vitaminas B1, B2, B3 y B6. Es un alimento rico en luteína y zeaxatina, unos carotenoides que ayudan a prevenir problemas de salud en los ojos. La remolacha resulta también beneficiosa en casos de hipertensión, gota, retención de líquidos y estimula las funciones hepática, del intestino y del riñón, lo que contribuye a eliminar más fácilmente toxinas y desechos.

¿Qué aporta una ración?

Una taza de remolacha cocida cortada en rodajas aporta al organismo tan sólo 31 calorías y además 1,5 gr de proteínas, 8,5 gr de carbohidratos, 1,5 gr de fibra, 259 mg de potasio, 32 mg de fósforo.

Consejos de compra y conservación

A la hora de comprarlas, elige siempre remolachas que sean redondas, firmes y con un color rojo intenso. Evita las de forma alargada, que son más duras y tienen un sabor más fuerte. Si las compras en manojos, fíjate en sus hojas: deben ser de un verde intenso. Las remolachas frescas se conservan dentro de una bolsa de plástico, en la nevera y duran así hasta dos semanas. Las hojas de la remolacha son una excelente fuente de vitamina A y pueden consumirse de la misma manera que si fueran espinacas. Se conservan por separado, sin lavarlas y también dentro de una bolsa de plástico. Así aguantarán un máximo de tres días. No es recomendable congelar la remolacha cruda porque se reblandece.

¿Cómo preparar la remolacha?

La remolacha puede consumirse cruda, cocida y podemos encontrarla en conserva. Se utiliza sobre todo en ensaladas, aunque también puede tomarse sola, con ajo o cebolla y aliñada con una vinagreta. Para ingerirla en crudo es recomendable rallarla y luego aliñarla al gusto. Cocida se digiere mejor; para ello se introducen en agua salada hirviendo sin pelar para que no pierdan sabor ni su color característico. Tras una hora de cocción ya pueden pelarse sin dificultad. Las remolachas también están deliciosas asadas: sólo hay que meterlas en el horno y sacarlas cuando se note que ya están tiernas. Las remolachas asadas conservan casi intactas todas sus propiedades.

http://www.mujeresreales.es/salud/articulo/conoce-las-propiedades-de-la-remolacha-731445322561” />

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *