LOS 10 MITOS MÁS COMUNES DE LA REPRODUCCIÓN ASISTIDA

unnamed (3)

  • Cada vez son más las mujeres que acuden a su primera consulta con información errónea.
  •  La mujer que retrasa su maternidad desconoce cuánto se ve afectada su fertilidad con el pasar de los años.

BUENOS AIRES, SEPTIEMBRE 2015

“Es frecuente que la mujer luego de su primera consulta en IVI Buenos Aires, se sorprenda no solo cuando le explicamos cómo se ve afectada su fertilidad con el pasar de los años sino también al develar ciertos mitos que lamentablemente aún existen” explica el Dr. Fernando Neuspiller, director de IVI Buenos Aires.

¿Cuáles son mitos y cuáles verdades de la reproducción asistida?

  1. Con las trompas ligadas no puedo quedar embarazada

MITO. “Es posible revertir la ligadura de trompas, siempre dependiendo de la parte de la trompa donde se haya realizado la cirugíaía y las técnicas utilizadas. Si no hay posibilidad de reversión, la mejor opción para la mujer que quiere quedar embarazada es el tratamiento de fecundación in vitro”.

  1. El tratamiento de reproducción asistida es igual a embarazo múltiple.

MITO. “Hace varios años atrás se acostumbraba transferirle a la mujer más de 2 embriones. Esto se hacía con el afán de mejorar las probabilidades de embarazo ya que tanto los medios de cultivo como los laboratorios en general eran menos eficientes que ahora. Ello conllevaba el aumento del riesgo de embarazos múltiples que ponían en peligro no solo a los fetos sino también a la madre. Dado que hoy la estadística muestra que cuando se transfieren dos embriones, una de cada cuatro mujeres se embaraza de mellizos, la transferencia de más de un embrión se reserva a casos puntuales en los que el diagnóstico lo indica. En los últimos años el Single Embryo Transfer (SET) ha hecho descender el número de embarazos múltiples, intentando acercar el modelo reproductivo asistido al de la reproducción natural. En IVI Buenos Aires cada vez concientizamos a más gente con el objetivo de lograr un hijo sano por embarazo y, no más.”

  1. Los bebés que nacen a partir de técnicas de reproducción asistida tienden a nacer prematuros.

MITO. “La prematuridad está relacionada con los embarazos múltiples (gemelos, trillizos, etc.). Por lo tanto un embarazo de un único feto, después de un tratamiento de reproducción asistida, no incrementa el riesgo de prematuridad.”

  1. Si tengo ciclos menstruales regulares, quiere decir que ovulo.

MITO. “No siempre este es el caso. Los ciclos regulares son un signo de una buena función hormonal, pero no siempre significa que la producción de las hormonas haya sido absolutamente normal.”

  1. Los lubricantes íntimos dificultan la concepción.

VERDAD. “Es cierto que muchos de ellos no solo disminuyen la cantidad de espermatozoides sino que también dificultan su movilidad.”

  1. El tratamiento oncológico puede afectar la fertilidad

VERDAD. “Lamentablemente aún son pocos los pacientes oncológicos a los que se les informa que su fertilidad puede disminuir o hasta verse afectada por completo luego del tratamiento. Por eso es fundamental consultarle al oncólogo todos los posibles riesgos y consultar con un especialista en reproducción asistida para informarse sobre la preservación de la fertilidad antes de comenzar la radio o quimioterapia.

  1. Mis óvulos no envejecen porque soy una persona sana.

MITO. “Los avances de la tecnología aún no previenen el envejecimiento de los óvulos. Una vida sana puede ayudar a evitar la aceleración del proceso, pero no va a impedir que disminuya la calidad genética de los óvulos, especialmente luego de los 35 años.”

  1. La pastilla anticonceptiva puede causar infertilidad

MITO. “La pastilla anticonceptiva puede enmascarar problemas hormonales que pasan desapercibidos con su uso, ya que regulariza el ciclo dando la impresión de que todo está en orden, y luego cuando la mujer suspende su uso para quedar embarazada y no lo logra piensa que la pastilla es la culpable.”

  1. El alcohol y las drogas intervienen en la fertilidad.

VERDAD. “Los cigarrillos y el alcohol pueden afectar tanto el número como la movilidad de los espermatozoides. El alcohol puede interferir con la producción de testosterona y reducir la libido, además de ser la causa de la impotencia. Drogas como la marihuana, la morfina y la heroína causan problemas de fertilidad e impotencia. El alto consumo de alcohol también puede afectar la fertilidad femenina mediante problemas tubáricos y disfunciones ovulatorias. Por su lado el tabaco aumenta la probabilidad de infertilidad y el tiempo de concepción de un bebé; durante el embarazo, su consumo está asociado con malformaciones en los descendientes, riesgo de obesidad infantil e, incluso, infertilidad; y, en la menopausia, adelantando su aparición por 2-3 años. Es bien sabido que las mujeres que fuman, además de tener un riesgo incrementado de subfertilidad, tienen también un mayor riesgo de pérdida de embarazo, parto pre-término y de dar a luz niños con bajo peso al nacer.”

  1. Un período de abstinencia sexual aumenta las chances de embarazo.

MITO. “A pesar del leve aumento en el número de espermatozoides, no hay evidencia de que realmente aumente las posibilidades de embarazo”

“Es importante que las parejas que están buscando quedar embarazadas sepan que si la mujer es menor de 35 años deben consultar con un especialista en reproducción luego de 1 año de relaciones sexuales regulares sin embarazo. En los casos en que la mujer sea mayor de 35 años deben hacerlo luego de transcurridos 6 meses. Además siempre recomendamos sacarse las dudas con un especialista que estudie su caso particular y evitar investigar en sitios donde la fuente no es fiable” finaliza el Dr. Neuspiller.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *