LA SALUD DE LA COLUMNA EN 4 ETAPAS DE LA VIDA

unnamed (2)

Desde el parto, los primeros pasos y también las primeras caídas, las mochilas y el creciente y excesivo uso de dispositivos electrónicos en niños y adolescentes. El estrés del adulto y hábitos indeseables como el sedentarismo, obesidad o poco descanso. Hasta llegar a un adulto mayor con progresiva degeneración de tejidos y huesos, la fortaleza de la columna es FUNDAMENTAL para una salud plena y un organismo funcional.

 

Se cree que ocho de cada diez personas padecen algún síntoma en la espalda en algún momento de sus vidas. Allí mismo reside la columna vertebral; especial y verdadero eje que rige todo el organismo y que aloja al Sistema Nervioso Central (SNC), el cual está compuesto por el cerebro, médula espinal, 48 nervios principales, numerosos nervios secundarios y sus ramificaciones a lo que se suman las 33 vértebras, segmentadas en cervicales, dorsales, lumbares, sacro y cóccix.

La columna tiene como funciones, además, ser responsable de la sujeción corporal, actuar como balanza para contrarrestar la gravedad. Dar movilidad. Proteger la Médula Espinal y servir de anclaje a ligamentos y músculos, que determinan el grado de flexibilidad y rigidez.

Desde allí que la columna sea el eje de salud de todo organismo. Los profesionales de La Clínica de la Columna segmentaron cuatro grandes momentos de la evolución de vida del ser humano para destacar las principales características, posibles afecciones y cuidados que debe dársele a la columna vertebral para su correcto funcionamiento, libre de subluxaciones que son la causa de más del 90% de las afecciones de salud cotidianas.

 

1)      EL NACIMIENTO – PARTO Y CESÁREA

 

Durante el parto puede ocurrir la primera subluxación vertebral, ya sea que el nacimiento se produzca por parto normal o por cesárea. La presión que se ejerce sobre la columna cervical del bebé (aproximadamente 30 kg), tan frágil y delicada, suele producir, justamente, la primera subluxación vertebral. Esta fuerza aplicada a las cabezas y los cuellos de los recién nacidos provoca que el Atlas (primera vértebra cervical), el Axis (la segunda vértebra cervical) o ambas queden fuera de lugar y afecten el normal crecimiento y desarrollo del niño.

 

“Cuando el bebé comienza su crecimiento, el organismo está preparado para un desarrollo saludable y con el máximo potencial posible. De haber alguna subluxación vertebral, el organismo se ve limitado en su capacidad de mantener su propia salud (ya que la capacidad de auto-organización y auto-reparación no están funcionales en toda su magnitud). Además, el crecimiento y la formación de su columna vertebral serán determinados en su adultez por esa primera subluxación” comenta la quiropráctica Luciana Laino, del staff de La Clínica de la Columna.

 

Las subluxaciones pueden estar “dormidas” por años y luego se manifiestan en forma repentina. Así sucede también con los bebés y niños que pueden tener subluxaciones no detectadas y causar afecciones indeseables en su infancia y posterior desarrollo. El cuidado quiropráctico juega un rol clave, tanto preventivo como correctivo y explica por qué es esencial para la salud tener la columna correctamente alineada.

 

 

 

2)    NIÑOS Y ADOLESCENTES

 

Los niños son los que sufren más subluxaciones debido a las múltiples caídas, malas posturas, mochilas pesadas, aprender a caminar o andar en bicicleta. De hecho, las estadísticas indican que desde el nacimiento y hasta los 5 años, el ser humano experimenta 2500 caídas en promedio, lo cual confirma que es prácticamente imposible que un niño a esa edad no padezca una subluxación vertebral y necesite una corrección de su columna.

 

Aunque son pocas las caídas que pueden ocasionar lesiones graves, la columna sufre desalineamientos en forma continua que pueden generar un mal funcionamiento e incorrecto desarrollo. Al igual que una caries silenciosa, la subluxación vertebral afecta a todo el organismo del niño sin que a priori se noten los efectos. El cuidado quiropráctico de la salud aporta bienestar de forma natural y tiene una función preventiva de suma importancia para la calidad de vida de los niños y su rendimiento escolar.

 

Justamente, con la escolaridad, llega el uso de las mochilas con gran peso. Y, en estos últimos años, se agregan las malas posturas y afecciones relacionadas con el uso excesivo de dispositivos electrónicos (celulares, tablets, PCs, notebooks, etc.) En esta etapa son comunes las escoliosis o cifosis con marcadas alteraciones en la curva cervical que se representan con síntomas como dolor de cabeza, mareos, cosquilleo en las extremidades, etc.

 

 

 

3)    ADULTOS

La adultez se caracteriza por tener como mayor protagonista y causante de más del 90% las afecciones de salud al estrés. La falta de actividad física, el poco descanso y la constante preocupación de la mente son factores comunes de la actualidad que llevan a la subluxación vertebral y a la alteración de  las curvas normales de la columna (rectificaciones cervicales, hipercifosis dorsales, hiperlordosis lumbar).

 

Desde el punto de vista de la quiropraxia existen tres tipos de estrés: químico, físico y emocional. El estrés, en general, se define como una reacción del organismo a los cambios. Ante una situación estresante, el cuerpo se prepara para tomar acciones y decisiones. Cuando el organismo se encuentra saludable y operativo al 100%, esta reacción automática y natural es la mejor defensa. “Si partimos del concepto de que para la quiropraxia una columna correctamente alineada, sin subluxaciones vertebrales y libre de interferencias es la base de una salud integral e inteligente, el organismo está apto para reaccionar debidamente ante el estrés y superarlo con éxito”, explica el Doctor en Quiropraxia Diego Mellino, Fundador de La Clínica de la Columna y de la Fundación Quiropraxia para Todos.

 

El estrés químico es el que resulta de una mala alimentación, consumo de tabaco, alcohol, drogas, contaminación ambiental y otros factores del entorno que pueden ser nocivos para el individuo. Generalmente produce una reacción no satisfactoria en el cuerpo lo que libera radicales libres, producto del envejecimiento temprano de las células y órganos.

 

Por su parte, el estrés físico está directamente relacionado con las actividades diarias del cuerpo. Largas horas frente a la computadora o al televisor, posturas incorrectas mientras se duerme, golpes, accidentes y movimientos bruscos son algunos de los factores que pueden desencadenarlo. Finalmente, el tercer tipo de estrés es el emocional. Protagonista diario de las actividades de todas las personas, ya sea en conflictos laborales, sociales, de pareja, climáticos, económicos; diverso, universal y silencioso como sus pares, es el que más consecuencias ocasiona al no tener un factor determinante que lo manifieste en el organismo. Desde dolores de cabeza, insomnio, problemas estomacales, presión, ataques de pánico y tantas otras manifestaciones están a la orden del día en la agitada vida actual. Por eso, para la quiropraxia es esencial mantener el organismo interconectado y libre de interrupciones de los impulsos nerviosos emitidos y recibidos por el SNC (Sistema Nervioso Central); el cual enfrenta de la forma correcta a cualquiera de los tipos de estrés con las defensas altas y una salud integral preparada para asimilarlos.

 

4)    ANCIANOS/ ADULTOS MAYORES

Es habitual que durante el envejecimiento haya una mayorpérdida de la capacidad de adaptación y de reserva del organismo, en sus diferentes órganos y sistemas. Esto provoca que el cuerpo sea más vulnerable ante situaciones de estrés, enfermedades y afecciones y a la degeneración. Pero el mensaje importante a transmitir es que el hecho mismo deenvejecer no tiene porqué ser sinónimo de enfermedad, sino de tener una salud madura.

 

En esta etapa de la vida es habitual, lamentablemente, encontrar gran cantidad de casos con cifosis dorsal aumentada (más conocida como joroba) que se genera, principalmente, por una postura incorrecta mantenida por un largo periodo de tiempo, por falta de actividad y sedentarismo.

 

También son numerosos los casos de hernia de disco, que tienen como función principal amortiguar y distribuir las cargas del cuerpo, estabilizando al mismo tiempo el movimiento de las vértebras.Tanto para prevenir una degeneración prematura de la columna vertebral como para corregir su curvatura, la quiropraxia es vital para mantenerlos en su correcta postura. El movimiento correcto de las vértebras es la única manera de que los discos se nutran e hidraten y puedan así cumplir eficientemente su función de “almohadilla”.

 

 

ADOPTAR LA QUIROPRAXIA COMO FORMA DE VIDA

 

Para gozar de una salud plena es importante detectar y corregir las interferencias  del SNC. Mediante la quiropraxia es posible librar la columna de subluxaciones y prevenir una degeneración prematura. “Lo novedoso es que para la persona que inicia el cuidado quiropráctico, muchas otras cosas van mejorando al mismo tiempo. Esto es porque la quiropraxia no trata los síntomas sino que normaliza la función del sistema nervioso en general y por eso se ven clínicamente mejorías con una amplia gama de enfermedades y síntomas”, remata el Doctor en Quiropraxia Diego Mellino (*).

 

La quiropraxia toma un abordaje preventivo e integral que busca volver a armonizar el funcionamiento correcto del cuerpo, ya que si funciona al 100% de su potencial, podrá adaptarse al estrés y a los cambios. La propuesta es adoptar, también, buenos hábitos (beber agua, nutrición equilibrada, ejercicio, aire puro, etc.) que sumadas, elevan aun más la capacidad de adaptación, potencian el bienestar general y propician una mejor calidad de vida.

 

5 consejos para una buena salud de la columna

 

Buena postura: Es vital para tener una columna sana: tratar de que las orejas estén alineadas con los hombros y, además, con los omóplatos estén replegados. Cuando la alineación es correcta, disminuye la tensión sobre la columna. Es la posición más eficaz para tener la mejor postura posible.

 

Respirar hondo desde el estómago: El respirar profundo con el estómago permite que los nervios de la columna se muevan en los conductos espinales, lo que reduce el dolor y genera una sensación de bienestar.

 

10 minutos de ejercicios por día: Sólo con 10 minutos de ejercicios sencillos por día se necesitan para fortalecer la columna. Estiramientos de cuello y movimientos de lado a lado, de arriba abajo y de la oreja hacia el hombro son los indicados.

 

Alimentación: Una dieta saludable (proteínas, grasas saludables, fruta y vegetales) son los elementos necesarios para desarrollar un cuerpo esbelto y músculos que den soporte a la columna.

 

Un buen descanso: Muchos de los problemas relacionados con insomnio y falta de sueño se relacionan con el cuello y la espalda.

 

Más en www.laClinicadelaColumna.com

www.facebook.com/quiropraxia.delacolumna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *