La historia de amor de Néstor y Cristina a la pantalla grande en “Balada de un pueblo”

unnamed (3)

El director Pablo Yotich (El abismo… todavía estamos, Cartas de mi padre, Cuatro de copas, Almas de furia, etc) volvió a trabajar en su proyecto Balada de un pueblo, un film que narrará la historia de amor entre Cristina y Néstor Kirchner. La película comenzaría a filmarse próximamente.
 
Balada de un pueblo es la historia de Lupín y Cristina, dos jóvenes militantes de la Plata que se enamoran poco antes del golpe del 76, suceso histórico que termina por cambiar el rumbo de sus vidas, que corren peligro tras darle asilo a Chiche y Gladis, otra pareja de militantes.
 
Lupín (20) y Cristina (18) se conocen el 21 de Septiembre de 1974 y se enamoran rápidamente. Al poco tiempo deciden casarse, y realizan una celebración muy íntima a la que asisten únicamente familiares y un pequeño grupo de amigos cercanos. Entre esos amigos se encuentra Kuto, militante y amigo que le pide asilo para un compañero y su mujer,  Gladis (25) y Chiche (25), quien quería despegarse de su militancia en Montoneros.
 
Lupín accede al pedido de su amigo y, tras consultarlo con Cristina, ella decide ir personalmente a buscar a Gladis, quién esta angustiada y con dudas sobre su futuro paradero. 
 
Cristina se presenta con su nombre completo, y no un apodo o pseudónimo, lo que calma a Gladis y la de confianza. A las pocas horas, Gladis y Chiche tocan timbre en la pequeña casa de City Bell en la que viven Lupín y Cristina.
 
Pasan los meses y los dos matrimonios comienzan a congeniar, incluso con sus diferencias. La política es el tema que más pasiones despierta en cada asado y juntada en la casa de City Bell. En la militancia, que es pública, cada acción tiene su reacción, y llevar un panfleto de Evita Montonera puede significar la muerte. 
 
Se acerca fin de año, Lupín y Cristina deciden pasar las fiestas en el Sur. Allí son detenidos y trasladados a una comisaría por encontrarse en compañía de Cacho (25), un compañero y amigo de Lupín. Al enterarse de esta situación, Chiche y Gladis deciden abandonar la casa de City Bell. 
 
Lupín y Cristina permanecen detenidos 28 días. Al ser liberados, ambos matrimonios se reúnen en la quinta de La Farola, donde discuten el nuevo panorama político. 
 
Cristina no quiere volver a La Plata, está muy asustada. Lupín la convence de regresar, su argumento es que planea ser Gobernador, y para eso necesita dinero, por ende, debe recibirse lo antes posible. El tiempo en la quinta los relaja, pero nunca terminan de sentirse seguros. 
 
Finalmente, los cuatro deciden regresar a La Plata, pero no a la casa en la que habían vivido. Se conforman con un espacio reducido en una pensión antigua sin ningún tipo de lujos.  
 
Al poco tiempo llega el golpe del 76’. Lupín enciende la radio esa madrugada y se entera de la noticia. Corre a contarle a Cristina, Gladis y Chiche, quien al enterarse apenas logra acotar: “Hay milicos para 7 años”. Entonces los cuatro se dan cuenta que es el momento de despedirse. 
 
Los militares habían secuestrado al padre de Chiche, por ese motivo decide regresar a Las Flores y entregarse, con la esperanza de que así, liberaran a su padre. Apenas pisa Las Flores es secuestrado. Después de torturarlo durante días lo llevan a la casa de sus padres, donde se encuentra Gladis, quien al verlo, rompe en llanto. Los militares deciden llevarlos a dar vueltas a cada uno en un auto, mientras les exigen que delaten a compañeros. Chiche les da direcciones falsas, o en las que sabe, ya no hay nadie. 
 
Luego de un par de horas dejan a Gladys en la casa de los padres de Chiche. A él se lo llevan. 
 
28 años después, Lupín es Presidente. Uno de sus primeros actos es la creación de un monumento a Chiche Labolita en una plaza en las Flores.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *