CÓMO ELEGIR UN SHAMPOO QUE NO DAÑE MI CABELLO

unnamed (2)

Todos queremos que nuestro cabello esté sano, crezca con fuerza y se vea brilloso. Para esto existen ciertas recomendaciones que pueden ayudarnos a cuidarlo y una de ellas es la elección del shampoo. A continuación, todo lo que tenés que saber y conocer a la hora de elegir un producto adecuado.

 

Por el Dr. Alejandro Chueco

Director Médico de Injerto Capilar Argentina

Miembro de la Sociedad Internacional de Cirugía de Restauración del Cabello (ISHRS)

M.N. N°: 78349

Buenos Aires, septiembre 2015.- Seleccionar un buen shampoo es fundamental para el cuidado del cabello. El 90% de los productos para el cabello contienen componentes que pueden producir efectos adversos en las personas y las estadísticas indican que alrededor del 20% de la población sufre de sensibilidad ante estos productos. Existe una gran variedad en el mercado: aromatizados, para cabellos teñidos, para cabello ondulado, lacio, etc. Sin embargo, poca gente sabe que la gran mayoría de  estos detergentes tienen componentes que pueden lastimar agredir y/o perjudicar la caída del cabello e incluso, generar ciertas reacciones alérgicas sobre el cuero cabelludo. Por eso, es importante entender al menos cuales son los químicos que NO deberían tener estos productos.

Los shampoos actúan básicamente sobre dos elementos: El cabello y el cuero cabelludo. El inconveniente es que muchas veces las sustancias que son beneficiosas sobre uno, pueden tener efectos perjudiciales sobre el otro. Es por eso que muchos shampoos que dejan el cabello brillante y sedoso pueden provocar irritaciones o bien, puede suceder la situación inversa: no generan daños el cuero cabelludo pero tampoco dejan el pelo con la calidad pretendida.

Este proceso resultaría más fácil si los packagings tuvieran la suficiente información en las etiquetas, lo cual no sucede en todos los casos. La mayoría informa sobre aromatizadores o bien, si contienen sustancias que les de color y perfume, pero no sobre su composición química. Dada esta circunstancia, la primera recomendación es desechar los productos que no informan lo necesario.

Por este motivo es importante prestar atención a las etiquetas a la hora de ir a comprar un shampoo y así, elegir la mejor alternativa para el cabello. Optar por el más adecuado implica conocer los distintos componentes y tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

·           El nivel del PH en torno a 5.

El nivel del PH hace referencia a la cantidad de iones de hidrógeno que posee el shampoo, ya que indica el nivel alcalino o el grado de acidez de esta sustancia. Si el producto contiene niveles altos puede llegar a eliminar los aceites naturales que están presentes en el cuero cabelludo, mejor conocidos como “sebo”.

 

●     No deben tener PEG

Esto es difícil ya que el 90% de los shampoos lo utilizan: El PEG es un alcohol denominado polietilenglicol, el cual muchas veces es el causante de la dermatitis seborreica. Se trata de un compuesto sintético, que suele ser uno de los más empleados en la industria, y es utilizado como tensioactivo, agente limpiador, emulsionante y humectante. Si bien no penetra fácilmente en la piel sana y presenta una baja toxicidad, suele ser el responsable de numerosas reacciones alérgicas sobre el cuero cabelludo.

 

●     ESTAR ATENTOS AL PPG

Se trata de de un disolvente utilizado en las fórmulas cosméticas denominado propilenglicol y suele representar el 10% del preparado final. Esta sustancia  regula la humedad, tiene efectos preservativos y es antiséptico. Se ha comprobado que este componente puede producir reacciones eczematicas en la piel de naturaleza tóxica, sensibilización o bien, en algunos casos alérgica.

 

●     Prestar atención a los otros componentes

Además de las sustancias anteriormente mencionadas, la industria cosmética suele utilizar otros componentes para la fabricación de sus productos. En primer lugar, los derivados del PEG como el etilenglicol que es un líquido transparente, incoloro y ligeramente espeso. En segundo lugar, el Glycol Sterate,responsable de producir el efecto nacarado en los shampoos. Se sugiere que estas sustancias sean evitadas por pacientes con alergias. En último lugar los excipientes y aromatizantes que, según la sensibilidad de cada individuo, pueden agredir y modificar el delicado equilibrio del cuero cabelludo.

 

 

En conclusión, es importante aprender a leer las etiquetas y conocer los componentes químicos del shampoo elegido. En caso de observar manifestaciones alérgicas o bien impactos negativos en la salud del cabello o del cuero cabelludo, es de suma relevancia suspenderlo y consultar con el profesional adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *