Una invitación a emperifollarse por Ricardo López Dusil

11072375_10206496248750953_1618422468624654234_n

Ricardo López Dusil

Emperifollarse. Aunque se trata de un término antiguo, todavía está en uso en el habla popular, y está referido a acicalarse, adornarse, engalanarse o el más habitual y presente “producirse”.

En su origen estaba referido casi en exclusividad al adorno excesivo de la imagen, fundamentalmente en las mujeres. “Se emperifolló” se empleaba con alguna connotación peyorativa como dando a entender que la dama se había pintado y adornado en exceso. Con el uso, el término perdió su connotación peyorativa y se empleó como sinónimo de “arreglado”, tanto para referirse a una mujer como para hacerlo con un hombre.

 

¿De dónde viene ese término? De una planta aromática muy utilizada en la cocina francesa: el perifollo o perifolio o cerifolio (Anthriscus cerefolium), una planta herbácea emparentada con el perejil originaria del Cáucaso y el Medio Oriente que los romanos diseminaron por Europa.10360618_1563765733909686_2703927468408470321_n

Es una herbácea muy parecida al perejil que desprende un aroma intensamente anisado y de sabor muy agradable. El perfume es muy volátil y desaparece rápidamente, por lo que conviene añadirlo siempre fresco y justo antes de servir el plato.

No solo aporta un toque de sabor y aroma muy particular sino que el perifollo también se utiliza en la cocina francesa para el toque final en la decoración de numerosos platos. Ha sido tal la popularidad del perifollo en Francia que hasta tiene un día en el calendario republicano: el 19 Ventôse (9 de marzo), ‘ jour du cerfeuil’.

10313521_1563765887243004_5034964802578312839_n

Parece ser que algunos cocineros que pretendían emular la gastronomía francesa y que no tenían acceso al perifollo, decidieron adornar sus platos con una ramita de perejil, es decir que “emperifollaban” el plato. Ese falso adorno rápidamente pasó a utilizarse para referirse a una mujer adornada con exceso y dudoso gusto. Como la cocina de aquellos vulgares imitadores.

Facebook: Las Magnolias, plantas, arte y cultura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *