ESTAR EN PAREJA Y VIVIR EN CASAS DISTINTAS, UNA TENDENCIA EN CRECIMIENTO

Close up of loving couple riding on bike in the city

Si una pareja lleva saliendo varios años, habitualmente el siguiente paso es la convivencia o el casamiento. No obstante, hoy muchos prefieren reservar su espacio personal hasta el momento del matrimonio o la ruptura si las cosas no van bien. Vivir en casas distintas es cada vez más común, tanto en los jóvenes como en los adultos. ¨Amo a mi pareja, pero no quiero vivir con ella¨, conocé los motivos de esta tendencia en crecimiento.
 
Muchas veces las parejas deciden compartir el mismo hogar por las razones equivocadas, siendo la más frecuente el ahorro de dinero. Las grandes ciudades tienen altos costos respecto a las rentas, y aunque varían considerablemente según la zona en la que se encuentre, la realidad es que el escenario inmobiliario impulsa a los jóvenes a tomar esa decisión sin analizarlo demasiado. Sin embargo, hoy el escenario está comenzando a cambiar y muchos eligen permanecer cada uno en su casa. Esta tendencia va en aumento, no sólo en los noviazgos entre jóvenes sino también en aquellos que ya pasaron por un matrimonio y van por la segunda vuelta.
 
Según se desprende de un nuevo estudio llevado a cabo por el sitio internacional de citas ¨Loventine¨ entre más entre más de 400 personas, casi el 60% de los encuestados de entre 25 35 años que ya habían convivido por algún tiempo con alguna ex pareja, sostienen que si volverían a compartir su hogar con alguien sería luego de un período de 2 o más años de relación.
 
Además, ese grupo remarca que prefiere conocer todos los aspectos de esa nueva persona antes de comprometerse a mantener una economía y un círculo familiar en común.
 
Actualmente, las parejas reconocen que cada individuo tiene algunas formas de ser o actuar cuando se encuentra en la seguridad de su hogar y con frecuencia, son esos detalles íntimos los que no se muestran cuando se comparte tiempo con otra persona. Por eso es que muchos eligen no compartir la vivienda, también para sentirse siempre como en la primera cita, permitirse extrañarse y disfrutar de estar enamorado sin agregarle complicaciones relacionadas con la convivencia.
 
En el caso los adultos de entre 45 y 60 años, la tendencia también es mantener a su pareja fuera del casa para preservar su espacio personal y vital para compartir con la familia que ya han formado, sin volver a pasar por el proceso de adaptación que implica volver a vivir con alguien.
 
De la investigación elaborada por Loventine.com, se concluye que las parejas actuales, conscientes de que la convivencia puede ser una decisión a veces apresurada, impulsiva y poco analizada, tienden a permanecer cada uno en su hogar, organizando reuniones frecuentes y viajes juntos, sin la necesidad de compartir un mismo espacio.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *