Una columna alineada para prevenir lesiones

unnamed

Según indican las estadísticas, las lesiones producidas en el esquí y otros deportes de nieve afectan a las extremidades inferiores en un 40%; otro 30% a la cabeza, cara y tronco y el 30% restante a hombros y brazos. Los profesionales de la Fundación Quiropraxia para Todos brindan consejos para divertirse a pleno en las vacaciones y evitar posteriores afecciones que puede ocasionar una columna desalineada.

 

El invierno dijo presente y los amantes de los deportes de nieve, como el esquí y el snowboard, esperan pronto copar los principales centros de esquí de Argentina, que ya desbordan de nieve. Junto a los preparativos necesarios para el frío – ropa y accesorios de abrigo, calzado específico, productos cosméticos y demás elementos para la valija – es de vital importancia tomar conciencia de que el cuerpo debe estar, también, perfectamente preparado para el cambio de clima y actividades. Especialmente porque es el momento donde se practican cosas nuevas y es ahí donde una mala caída o una mala postura pueden transformarse en un auténtico dolor, malestar o lesión grave.

 

Antes de viajar, una visita al quiropráctico cumple la función de ajustar las vértebras para liberar a la columna de las subluxaciones y devolverle al organismo su pleno funcionamiento. Luego, al regresar, está indicado especialmente volver a chequear la columna para ajustar las desviaciones que se pueden generar por caídas, golpes fuertes o lesiones que se hayan producido durante la práctica de esquí y otros deportes de nieve. “La liberación de subluxaciones vertebrales es importante porque es a través de la columna que van a viajar todas las órdenes que dé el Sistema Nervioso Central, el cual controla el correcto funcionamiento de todo el cuerpo”, indica la quiropráctica Luciana Laino.

 

“El snowboard y el esquí son las dos prácticas que más atraen a los turistas pero también son físicamente muy exigentes. El problema es que la gran mayoría los hace desconociendo los riesgos de lesiones que genera una mala técnica o un accidente.Según dicen las estadísticas, el 40% de las lesiones producidas en el esquí afectan a las extremidades inferiores, el 30% a la cabeza, cara y tronco y el otro 30% a los hombros y brazos. Por ello el chequeo de la columna y la realización de ajustes quiroprácticos previos y  posteriores a las vacaciones son importantes para mantener la columna y todo nuestro cuerpo más saludable, evitando lesiones que se prolonguen en el tiempo” completa la profesional.

 

LESIONES EN EXTREMIDADES SUPERIORES

 

Quienes practican snowboard son dos veces más propensos a lesiones que un esquiador. En el snowboard, la mano izquierda es la que sufre más lesiones porque es la que se usa en forma de apoyo, ya que presenta pies fijos a nivel de la tabla.

Los golpes o caídas pueden provocar lesiones de muñeca (10 veces más en el snowboard que en esquí), ruptura del pulgar, disyunción o fractura de clavícula y húmero, luxación de hombro y otras lesiones. En estos casos el quiropráctico podrá volver a alinear todo el sistema óseo y especialmente trabajará en la parte superior del tronco y sobre las 7 vertebras cervicales y las 12 dorsales.

 

Por la región cervical pasan todas las terminaciones nerviosas que controlan el correcto funcionamiento y están en íntima relación con estructuras centrales, por lo que mareos, dolores de cabeza, jaqueca, vértigo, nervios, insomnio, contracturas y otras cuestiones pueden surgir después de unas vacaciones con adrenalina o caídas reiteradas.

 

Por su parte, las vértebras dorsales impactan directamente en el normal y óptimo funcionamiento de los órganos y músculos con los cuales están ligados por su cercanía. Por ejemplo, los pulmones, el corazón, el estómago, hígado y, aunque parezca difícil de relacionar, afecciones de la piel.

 

LESIONES EN EXTREMIDADES INFERIORES

 

En el esquí, las lesiones de rodilla son las más frecuentes, entre un 20% a 30% corresponden a lesiones de ligamentos de rodilla. Pueden aparecen casos de fractura de pierna,  principalmente en niños, debido a la inmadurez esquelética y/o un equipo inadecuado. Cuando no existe un balance adecuado anterior-posterior, la bota genera la mayor incidencia de lesión. Además, pueden ocurrir esguinces de rodilla, rotura de meniscos, inestabilidad de la rodilla, fractura de tobillos, fémur y tibia.

 

En éste punto el profesional va a realizar el ajuste quiropráctico sobre las 5 vértebras lumbares que nuevamente están directamente unidas al perfecto funcionamiento de los órganos vecinos, ajustándolas y liberándolas de las posibles subluxaciones que puedan afectar su correcto funcionamiento.

 

Según el doctor en Quiropraxia Diego Mellino, Director general de LA CLINICA DE LA COLUMNA y Fundador y Presidente de la Fundación Quiropraxia para todos (FQPT)(*), “si no corregimos las subluxaciones, los calmantes y otras vías de alivios son pasajeros. La quiropraxia destraba la subluxación, devuelve la vértebra a su posición correcta y todo el sistema nervioso central vuelve a estar perfectamente comunicado, desde la cabeza hasta los pies”.

 

La quiropraxia tiene un enfoque muy claro en cuanto a la prevención y el cuidado de la columna como un hábito cotidiano y natural, por lo que todo ser humano debe chequear su columna con regularidad desde el nacimiento.

 

ADOPTAR LA QUIROPRAXIA COMO FORMA DE VIDA

 

Para gozar de una salud plena es importante detectar y corregir las interferencias  del Sistema Nervioso Central. Mediante la quiropraxia es posible librar la columna de subluxaciones y prevenir una degeneración prematura. “Lo novedoso es que para la persona que inicia el cuidado quiropráctico, muchas otras cosas van mejorando al mismo tiempo. Esto es porque la quiropraxia no trata los síntomas sino que normaliza la función del sistema nervioso en general y por eso se ven clínicamente mejorías con una amplia gama de enfermedades y síntomas”, remata Mellino.

 

Más en www.laClinicadelaColumna.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *