Las transformaciones de Rebellion

1436445515_extras_albumes_0

Modificada. Doble disco delantero, pinza de cuatro pistones y bomba Brembo, horquilla invertida y escapes de titanio.

1436445465_extras_albumes_1

La original. La base de esta primera hornada de Rebellion es la Honda CB 750, un modelo de 1994, icono de la marca japonesa.

Por Florián R.S. Fotografías de Luis de las Alas

Los tres artífices de Rebellion vieron clara la oportunidad: dar una salida comercial a algo en lo que llevaban mucho tiempo trabajando, motos modificadas bien hechas.

Todo empieza como algunas de las buenas historias empresariales, esas que nacen de una semilla sencilla y que pueden llegar a convertirse en un verdadero éxito. Tres amigos que se conocen al calor de una misma pasión y se dan cuenta de que lo que ven a su alrededor, las preparaciones tan de moda ahora, no son ni de lejos mejores que las que ellos hacen. Más bien todo lo contrario, esa es su percepción y por eso se lanzan a esta apasionante aventura.

Uno de ellos es Adolfo Calles, pionero en el mercado de piezas aftermarket en su primera tienda en la madrileña calle de Alberto Aguilera, donde los clientes acudían para customizar sus harleys cuando nadie las tenía, y posteriormente en la actual Bonneville de Álvarez de Castro. Aquí lleva muchos años bregando en este peculiar universo de las transformaciones. De hecho, en aquella primera tienda es donde comienza su amistad con los hermanos Raúl y José Germán Pérez y que a la postre serían los cofundadores de la nueva Bultaco. Los tres se consideran, sobre todo Adolfo, unos tuercas, amantes de la mecánica de base y de mancharse las manos para mejorar las motos que caen en su poder. Esta amistad llevó a engañar a Adolfo en 2004 para correr en los circuitos con motos clásicas mejoradas, cómo no, por ellos mismos. La experiencia fue gratificante para todos y les demostró lo bien que podían hacer las cosas juntos.

Sus vidas corrieron paralelas. Adolfo siguió en su afán de ampliar su ya extensa cultura de motos, viajando por los motorshows de medio mundo y creando una extensa agenda de contactos con las mejores marcas de componentes y accesorios. Uno de sus puntos álgidos llegó cuando creó su ya famosa Cashmir, una verdadera showbike que colocó entre las mejores del segmento y con la que obtuvo reconocimiento mundial. Mientras, los hermanos Pérez, ambos ingenieros por la Universidad Carlos III, después de proyectos tan interesantes como el desarrollo de varios prototipos de Moto2 y Moto3, terminaron fundando LGN Tech Design, la actual Bultaco Motors, para ponerse a los mandos del equipo de I+D y de diseño de los nuevos modelos eléctricos con los que la icónica marca española volvía al panorama mundial tras años en el dique seco.

Nace Rebellion

Mejorada. Conserva el motor y el chasis que lo rodea. La parte trasera es toda nueva con un precioso colín y asiento exclusivo.Mejorada. Conserva el motor y el chasis que lo rodea. La parte trasera es toda nueva con un precioso colín y asiento exclusivo.

Con este perfil, los dos hermanos forman la parte más técnica del proyecto. José Germán aporta la ingeniería en su más pura esencia mientras que Raúl es el principal brazo ejecutor con un gran manejo del software y de las máquinas herramienta así como un amplio conocimiento de lo que puede o no funcionar mejor en cada caso. Por otro lado, Adolfo es el enredador, el ideólogo, el asceta, un Tío Gilito y un don Cicuta. El que se encarga de decidir, dónde y cuándo mostrar la moto, la parte más pública… Y el que aguanta a la prensa.

La comunicación entre los tres es constante y muy fluida. Adolfo reconoce que esta relación se refleja, de una u otra forma, en la primera moto que han creado, que no tiene nombre (como tampoco lo tendrán sus hermanas). “Es armónica y compacta porque todo se ha pensado, discutido y ejecutado sin dejar nada a una improvisación de última hora”, explica. Toma como base uno de los iconos de Honda, la CB 750, en este caso del año 1994.

Los tres amigos se juntan, en una sala contigua a la del departamento de I+D que Bultaco tiene en Getafe y donde, con toda la maquinaria y software necesario para poder trabajar, los hermanos Pérez tienen su particularcocina como cofundadores de la empresa. Y lo hacen de forma intermitente, muy intermitente, porque no resulta fácil que los tres coincidan un sábado por la tarde. De repente se dan cuenta al comprar una Suzuki que empiezan a “tener esa obligación mental semanal” de trabajar en la idea que se estaba fraguando.

Al final “al proyecto le damos cuerpo cuando vemos que estamos haciendo motos que están quedando poderosas y que hay posibilidad de hacer más. Que podemos lanzar una marca competidora con lo que hay en el mercado e incluso superior”, asegura Adolfo. Los encargos para modificar motos han sido siempre un grato goteo para ellos y una manera de dar rienda suelta a esa pasión de mejorarlas. Al ver los buenos resultados y la buena acogida de sus trabajos, deciden ir un paso más allá hace unos 18 meses. “Vimos una oportunidad comercial y también, por qué no, de reivincarnos. Nuestro objetivo es hacer cinco o seis motos al año. No va a ser nuestra actividad principal, pero vamos a hacerlas mejor que nadie”, defiende Adolfo. “Reivindicarse suena quizás un poco arrogante”, reconoce, pero realmente es lo que han hecho. “Dar una salida comercial a algo que llevábamos mucho tiempo haciendo: motos modificadas bien hechas”, continúa orgulloso.

La primera hornada de motos de Rebellion está “homologada completamente, una especie deplug and play, para no tener que preocuparse de nada más que de disfrutarla. Y tiene garantía de por vida en lo que nosotros hemos modificado”, explica Adolfo. Como esta primera saldrán otras cuatro a partir de la Honda CB 750, con las mismas soluciones técnicas que la que acaban de terminar, aunque con diferentes colores y equipamiento, en función de los gustos o requerimientos del cliente.

De la moto original se respeta el motor, que se abre y se repasa por completo, y el chasis que lo rodea. “Nosotros respetamos todo el trabajo de los 25 ingenieros japoneses que han estado durante un año realizando un modelo”, explica. Y también la parte técnica más interesante: “La moto es clavada al milímetro a las geometrías de serie. Sabemos que hay un trabajo muy avanzado que hay que respetar muchísimo”.

Pero, ¿cómo va la moto? Adolfo asegura que “como un demonio, es impresionante cómo va incluso en circuito, algo que es muy exigente para un modelo de calle. La verdad es que la respuesta de la gente ha sido abrumadora. Nos la han tratado de comprar varias veces [ya tenía dueño incluso antes de estar terminada] y también nos hemos dado cuenta de que la gente quiere consumir. Ven la moto y no quieren esperar tres o cuatro meses, la ven y la quieren”. Este modelo cuesta 15.000 euros y la segunda está ya a punto de ser vendida.

Mientras charlamos, un cliente llama a la tienda: “No, lleva aceite de primaria. Es un 20/50 aditivado para embragues, o sea que no le ponga cualquier cosa”, genio y figura, Adolfo Calles.

Los creadores. De izquierda a derecha, Raúl Pérez, Adolfo Calles y José Germán Pérez, fundadores de Rebellion.Los creadores. De izquierda a derecha, Raúl Pérez, Adolfo Calles y José Germán Pérez, fundadores de Rebellion.

Las almas del equipo

Adolfo Calles fue quien dio con el nombre para bautizar a la empresa. ¿Por qué él? Tal y como reconoce entre risas Raúl Pérez, “poner nombres no es lo nuestro. Imagínate que a nuestro perro le pusimos Arai [la marca de cascos]”. Uno de los secretos para que se encuentren tan cómodos dentro de la empresa es que las barreras de sus competencias son tremendamente laxas. “Todos nos metemos un poco en la parte de los otros, todos opinamos. No hay complejos en este sentido, vivimos en unbrainstorming constante y absoluto”, aseguran. El logo de la marca es quizás el mejor reflejo de esta relación: una pantera desafiante con tres cabezas. Sencillo, agresivo y esclarecedor.

Ficha técnica

Motor. DOHC de 749 cc. Potencia.Algo más de los 75 CV originales a 8.500 rpm. Alimentación. Carburación con kit Dynojet y filtros K&N. Peso. 198 kg en orden de marcha (35 kg menos que la original).Cuentakilómetros. digital de Motogadget.Frenos. Doble disco delantero con pinza de cuatro pistones y bomba Brembo. Precio. 15.000 euros.

Más información. www.rebellionofthemachines.com

Fuera de Serie: Deportehref=”/deporte/index.html“>Deporte</a></li>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *