La 2da edición de la feria de gastronomía “gourmet” de zona norte fue un éxito

unnamed

Alejandro Gawianski-Ana Spinetto-Mónica Gutiérrez en ESPACIO GOURMET 2015

unnamed (1)

Martiniano Molina y Ana Spinetto (organizadora) en Espacio Gourmet 2015

unnamed (2)

Malena Vayo (equipo organizador EG 2015) – Sandra Mihanovich – Gonzalo Frigoni (Gorros Wine)

Más de 11.000 personas disfrutaron de una propuesta de gastronomía diferente.  Varios de ellos reiteraron la visita durante los tres días de feria.

Fue la primera feria ECO, con manejo selectivo y trazabilidad de los residuos del evento.  Quienes hacían la certificación de la dinámica de las estaciones de residuos quedaron sorprendidos por cómo el público en general cuidó y respetó la consigna de “separar”.

El Camino de Vinos, organizado por Gorros Wine, siguió con el éxito de la edición anterior.  La gente pudo probar los mejores vinos de 47 bodegas argentinas del mejor nivel.  Al finalizar la feria, se hicieron los sorteos de viajes a Mendoza para visitar bodegas, de cajas de vinos y otros productos.

Los más chiquitos se divirtieron y tomaron clases de cocina en el ESPACIO KIDS.  El equipo de Aventuras con Sabor enseñó a los chicos a hacer pan, galletitas y otras recetas sencillas y sabrosas; también hubo posibilidad de dibujar lo que se veía en la feria, lo que más les atraía.  Padres y chicos, entusiasmadísimos.

Los Food Trucks fueron la gran sensación de esta feria.  Una propuesta divertida y “casual” con comida de distinto tipo.

Las Clases de Cocina tuvieron mucha convocatoria.  Hubo 16 clases en las que se revelaron los secretos de los platos más diversos.    Jean Paul Bondoux y Jérôme Mathe enseñaron el secreto del huevo pasado por agua al vapor con salmón, de La Boutique de Jean Paul.  Camote Langer enseñó cómo preparar Tataki de salmón.  Andrea Cantero de TEA-ME realizó una degustación de té con una ambientación que apeló a todos los sentidos (música, aromas, sabores, sensaciones de placer) y mantuvo cautivo a su público que salió feliz luego de vivir una experiencia inolvidable.

Las Crepas causaron sensación.  Saladas y dulces fueron de los platos más requeridos en el Espacio Restó.

La Barra de Bacanal propuso un momento de relax en un living en el que se podían ojear, leer y llevar diferentes ediciones de la revista, tomando algún trago o aperitivo.  Una parada obligada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *