Jour d’Hermès

o.22215

En Hermès, cada mujer es un misterio. Un misterio sobre el que se puede aportar luz.

Un resplandor discreto. Un conocimiento paciente. Un destello singular. Un calor protector y difuminado. Que se puede, en definitiva, iluminar.

La luz despierta y desvela la belleza del mundo, sublima el carácter de las cosas y de los seres.

Permite que cada cual muestre lo mejor de sí mismo. Es inmaterial e impalpable y, sin embargo, da vida a cuerpos y materias cuando los acaricia. La luz infunde vida, cimbrea en nuestros oídos, se estremece en nuestra nariz, roza nuestros labios y cosquillea cada poro de la piel. Nos encandila.

La luz es la vida. De esa luz que realza todos los días la belleza de la mujer y sus expresiones infinitas, de ese nacimiento, Hermès ha hecho una esencia y ha creado el más esencial de los perfumes: Jour d’Hermès.

 Mujeres de buena planta, pletóricas y en plenitud, lozanas, como en los cuadros de Bonnard y Théodore Chassériau.

Mujeres delicadas y luminosas de Botticelli. Mujeres elegantes y agraciadas, falsamente púdicas, de las estampas japonesas. Mujeres fuertes por encima de las apariencias.

Mujeres presentes, sin ostentación. Mujeres llenas de vida, acogedoras y hospitalarias.

Mujeres alegres y llenas de color. Mujeres tan seguras de sí mismas que no tienen reparo en confesar su necesidad de los demás, de los amores, de las amigas, de los niños, de los ancianos. Mujeres sensuales que no abusan de artificios para existir o nutrir ensoñaciones y fantasmas.

Mujeres liberadas, deliberadamente mujeres.

¿Poner de relieve lo femenino y guardar el misterio de cada mujer?

Sí. Para sorprendernos. Ahora y siempre.

Jean-Claude Ellena ha sido el primer sorprendido. Él, a quien tanto gusta distanciarse de los géneros para huir de los códigos, se ha encariñado con lo femenino para darle alas.

En perfumería, ¿femenino equivale a flor?

«¡Sea!», ha dicho Jean-Claude Ellena. «Pero si así ha de ser, que sea con mis flores».

Ramos, ramilletes, manojos, brazadas, haces, flores cortadas del jardín o flores en el salón, de mañana o de tarde, perfumes traviesos, olores embriagadores, ¡olores en abundancia! Después, para tocarnos también desde la distancia, bálsamos que transmiten la sensualidad y la dulzura de las caricias.

Ahí está el resultado: del alba al crepúsculo…un perfume floral que abraza, acaricia y se esparce…

 

“Quería dar a oler flores en abundancia.

Que cada cual ponga las flores que quiera,

que huela lo que le apetezca oler”.

Jean-Claude Ellena

 

 

 

Zapatos desde hace veinte años, en efecto. Joyas desde hace diez años, en efecto.

Pero Pierre Hardy todavía no había diseñado ningún frasco de perfume para Hermès.

Era algo tan sumamente novedoso para él que tuvo que buscar la palabra adecuada:

¿frasco, frasquito, burbuja, urna, botella?

En el fondo, ¿qué es un frasco?

Es la demostración palpable de la presencia del perfume, ese objeto que no se ve. Es aquello que está ahí antes, alrededor, y permanece después. Un frasco acoge, recoge, protege y libera.

Dispensa. Recuerda. Evoca.

Da forma a lo informal, hace que lo imaginario se vuelva tangible, colorea lo fugaz, da densidad a lo imponderable, juega entre lo lleno y lo vacío…

Un perfume llamado Jour d’Hermès y que envuelve en flores resulta, por fuerza, inspirador.

 

 

Al igual que de una semilla antigua brotan flores frescas, el cuadrado sobre el que se asienta el frasco de siempre sirve de ancla para que, de cada ángulo de la base, se eleve una línea bien tensada; cuatro líneas que ascienden, se alzan y se abren para reunirse después con un movimiento fluido, una curva sensible, un hombro sensual.

En el centro, con recogimiento y contención, una gota queda suspendida en el vacío.

Es la gracilidad que brota de la solidez, a imagen de su contenido. Al igual que las flores más frágiles y ligeras, evanescentes, que pueden balancearse en el aire porque a sus pies, bajo tierra, están bien arraigadas.

Lo que esperamos del día es, en esencia, que nazca, que sea denso, que sea pleno, que vuelva. Que sea la plenitud desatada.

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *