El almendro de Van Gogh

11072375_10206496248750953_1618422468624654234_n

Por Ricardo López Dusil

 

Durante la última etapa de su vida, en el sur de Francia, Vincent Van Gogh eligió como motivo para algunas de sus obras árboles en flor. Esta en particular, llamada Almendro en flor o Ramas de almendro en flor, fue pintada especialmente para su sobrino, el hijo de su hermano Theo.

Van Gogh estaba internado en el hospital psiquiátrico Saint Paul de Mausola, en Saint Rémy, desde el 8 de mayo de 1889, cuando le llegó la noticia del nacimiento de su sobrino, el 31 de enero de 1890. El pintor inició, entonces, la obra dedicada al recién nacido que, como él, se llamaría Vincent.

Como el almendro es el primer árbol frutal que florece tras el invierno, representa el inicio de un nuevo ciclo biológico, el despertar de una nueva vida y, por eso, Van Gogh lo toma como tema del cuadro que iba a regalar a su sobrino. La obra está claramente influida por la pintura japonesa, con un enfoque asimétrico, colores planos y sin perspectiva geométrica ni sombras.

En lo que respecta al almendro (Prunus amygdalus) es originario de las zonas montañosas del Asia Central, pero se expandió por el Mediterráneo en la antigüedad, tal vez en el primer milenio antes de Cristo por parte de los fenicios, aunque quienes propagaron de verdad su cultivo en Europa fueron, cuándo no, los romanos.

11248164_1618118288474430_4391666790869580576_n

Del término Amygdala derivan palabras tan disímiles como almendro y amígdala (las amígdalas, de hecho, recibieron ese nombre porque son glándulas con forma de almendras).

Se trata de un árbol de gran belleza cuando florece, al final del invierno. Su cultivo es sencillo, dado que se adapta muy bien a diversos suelos y climas.

Si te interesa tener un almendro en tu jardín, no dejes de consultarnos.

Facebook: Las Magnolias, plantas, arte y cultura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *