Urban Crepe, primer “container” sustentable, especializado en crepes dulces y salados

unnamed (1) unnamed (2) unnamed

El flamante Urban Crepe, en el patio del Distrito Los Arcos, es el primer “container” restaurante especializado en crepes. Con foco en la materia prima y la elaboración artesanal, se inscribe en la corriente del “fast good”, comida sana para comer al paso. Preparados a la vista, en versiones saladas y dulces,  están rellenos de ingredientes deliciosos.

Lograr el crepe perfecto, de masa delgada, sabor neutro -que no invada sino que realce el relleno- y con la textura justa para disfrutar sin cubiertos, requiere de una receta maestra. Por eso, Luciano Bick -joven empresario gastronómico con formación es gastronomía y hotelería y propietario de los restaurantes Fornería y Quimbombó- convocó a dos cocineros experimentados: Daniel López Martitegui y Darío Gualteri  para que entre los tres, dieran con la fórmula ideal.

El menú –diseñado por Luciano Bick- cuenta con 16 variedades de rellenos  de crepes con un tamaño extra large: ocho salados y ocho dulces,  más un crepe del día que otorga la cuota de sorpresa cada jornada.

Imperdibles son el de salmón (relleno de salmón ahumado, rúcula, philadelphia y alcaparras) y el de cuatro quesos y albahaca (con philadelphia, provolone, gruyere, tomate y albahaca). Los que prefieran un plato potente no pueden dejar de probar la versión “Revuelto Gramajo”, relleno de omelette de queso y papas pay. A la hora de lo dulce, los favoritos del público son el de Nutella (nutella, frutillas, cremas y almendras) y el de mascarpone (mascarpone, frutos rojos, merengue y chocolate en escamas).

Con precios amigables –los crepes van de los $50 a los $77- y porciones generosas, Urban Crepe es una excelente opción para los que buscan la relación justa entre precio y calidad.

Eco-friendly

Urban Crepe inaugura la categoría de “container restaurant” en el país. El estudio de Mariana Flombaum Arquitectura & Interiorismo estuvo a cargo del proyecto integral, convirtiéndose en pioneros en la creación del primer restaurante sustentable, construido con un viejo container reciclado, dotado de una pared vertical verde.

 

En este proyecto, Mariana unió dos tendencias fuertes a nivel mundial: el reuso de un elemento originalmente con otra función y de corta vida (máximo 14 años), y la incorporación de la naturaleza en un lugar urbano y de forma inusual. “En solo dos meses, ese container que estaba destinado a ser chatarra se transformó en una crepería con un fuerte espíritu industrial y contemporáneo. Ha sido un proyecto diferente a lo que venía haciendo y me provoca mucha emoción: haber podido resignificar una simple caja de metal en desuso en un auténtico restaurante, dándole una nueva vida y cambiando su historia”, cuenta.

Este micro restaurante funciona dentro de un container de 3 por 2,50 metros. Para adaptarlo al espacio, cortaron a la mitad un container chico (de seis metros de largo), siempre bajo la premisa de conservar la mayor cantidad de partes originales y respetar su espíritu original. Mantuvieron sus fallebas, construyeron una puerta para la entrada y salida del personal,  y una generosa ventana para atender al público. Además, proveyeron de energía y agua a fin de que tuviera todas las comodidades de un restaurant tradicional: aire acondicionado, máquina registradora, etc. El toque final fue una pátina de pintura para devolverle al container su esplendor original.

Al igual que los “food trucks”, los “container restaurants” son transportables -se pueden montar en un nuevo espacio- y son autónomos, ya que cuentan con instalaciones eléctricas y sanitarias. La impronta ecológica se reforzó con la instalación de un jardín vertical de 3 metros por 2,60 en una de las paredes exteriores que se autoabastece por un sistema de riego por goteo.
Pero Urban Crepe funciona más allá del container: Mariana Flombaun diseñó un área de sitting, al aire libre, a tono con la estética industrial y ferroviaria del lugar. El mobiliario es único: mesas con tapas de chapa diseñadas en forma exclusiva por La Feliz (marca del diseñador Patricio Lix Klett) combinadas con unos originales silloncitos, inspirados en el modelo Cable típico del Paraguay, con estructura de hierro y cables de color verde.

 

Expansión
En la primera mitad del año, Urban Crepe, abrirá nuevas sucursales: la próxima es  en Paseo Alcorta y la siguiente, en pleno centro porteño (Moreno al 800, a pocos metros del Hotel Intercontinental).
La sucursal de Paseo Alcorta, además, contará con una línea especial para celiacos.

 

Urban Crepe
Paraguay 4979, Palermo (Distrito Arcos).
De lunes a lunes de 10 a 22.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *