Un reloj de inmersión mejorada

1435055571_0

Por Andrés Moreno. Fotografía de Ángel Becerril

Tudor ha alcanzado su actual nivel de prestigio gracias a modelos como el Pelagos. Lanzado en 2012, este reloj sorprendió por combinar una estética vintage con unas soluciones técnicas interesantes, y todo ello a un precio muy competitivo.

En él coincidían elementos clásicos en los relojes de submarinismo, como la válvula de escape de helio o el tratamiento luminiscente en tono azul, con recursos inéditos, entre los cuales destacaba un sistema de cierre del brazalete mediante muelles muy fácil de regular y el cual permitía al reloj adaptarse a los cambios de presión durante el ascenso y descenso sin necesidad de realizar ningún ajuste.

La nueva versión mantiene las características básicas del modelo original, con una caja de titanio de 42 mm, hermética hasta 500 metros y brazalete en mismo material. Aunque sí hay que destacar novedades, como la incorporación del calibre MT5612, el primero manufacturado por Tudor y cuya lista de características incluye la reserva de marcha de 70 horas, la presencia de una espiral de silicio y el certificado COSC de cronometría. Además, estrena acabado: al negro se une ahora el azul, presente en la esfera, bisel unidireccional de cerámica y la correa adicional de caucho que se entrega con cada pieza. Precio: 3.810 euros.

Más información. Tudor.

/relojes-y-joyas/index.html“>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *