El director de escena brasileño André Heller-Lopes regresa a la Argentina con Don Pasquale

unnamed (1) unnamed (2)

“Comenzamos a dejar atrás la idea de que la ópera es elitista: el ejercicio de la posibilidad es gustar de la sinfonía como se puede gustar del Axé”

 

 

 

“En Argentina todavía existe una gran tradición de la ópera. En Brasil fue destruida a fines de los años ´60 junto con el sistema de educación y cultura. Estamos en un nuevo proceso con otras generaciones de excelentes cantantes y artistas. Con el tiempo veremos los resultados”

 

 

 

Galardonado con el Premio Carlos Gomes como mejor director de escena en tres años consecutivos, el reconocido carioca llega la Ciudad por tercera vez para abordar la ópera bufa de Gaetano Donizetti y mostrar todo su arte escénico de primer nivel en el Teatro Avenida.

 En el marco de Buenos Aires Lírica y luego de presentar Rigoletto (2012) y Jenufa (2013) , el próximo 12 de Junio, el reconocido director de escena brasileño, André Heller-Lopes regresa por tercera vez al país para producir escénicamente a la ópera Don Pasquale, de Gaetano Donizetti.

Para la producción contará con un equipo argentino integrado por la escenógrafa Daniela Taiana, la vestuarista Sofía Di Nunzio y el iluminador Gonzalo Córdova. “Si bien es la primera vez que hago Don Pasquale, es un sueño antiguo: desde que la vi por primera vez en Río de Janeiro, con puesta de Hugo de Ana, figura entre mis obras favoritas” explica.

Formado en Estados Unidos e Inglaterra y con experiencia escénica por todo el mundo, su clave consiste en contar las historias a través de lo visual.

“En Estados Unidos aprendí el método, cómo organizar una tabla de ensayos y jamás cambiarla. A Londres le debo mi estilo, mi mirada. Los casi diez años que estuve ahí definieron mi personalidad artística y soy de muchas maneras un sudamericano que hace un ‘teatro inglés’: una puesta que se preocupa por la trama, el texto y la lógica. En el Covent Garden estuve ‘expuesto’ a varias maneras de hacer ópera, que poco a poco cambiaron mi visión más clásica en una mirada más libre. Me gusta decir que hago ‘puestas clásicas con un twist’” resume.

 

Argentina vs. Brasil

 

Existe una costumbre muy distinta entre Brasil y Argentina en el campo de la ópera. “Ustedes todavía poseen una gran tradición, un vasto repertorio, cantantes extremadamente refinados en estilo y técnica. En Brasil, toda la tradición fue destruida a fines de los años´60, junto con todo el sistema de educación y cultura. Lo que se ve hoy en día en mi país es una nueva tradición, una generación excelente de cantantes y una proliferación de óperas y temporadas de cualidad. Sólo el tiempo dirá lo que resulta de esta “nueva manera”. Luchamos para que los artistas nacionales y latinoamericanos sean tratados y apreciados de la misma manera que a los extranjeros” asegura.

 

Sobre sus experiencias locales: “En Buenos Aires encontré verdaderos colegas: desde muy buenos asistentes a escenógrafos y figurinistas, tan buenos que me da orgullo el haber llevado a algunos de ellos (y a varios cantantes) a trabajar conmigo en Brasil. Es muy importante establecer esas conexiones en América Latina y me encanta trabajar en BAL: Jenufa fue un trabajo que me dio mucho placer y que emocionó a mucha gente. En BAL estoy ‘en casa’, entre personas que comparten la misma pasión por la ópera que yo” remarca.

 

En esta nueva producción su foco será volver esta ópera a sus raíces de commedia dell’arte

“Para mí la misma modernidad que hay en actualizar un Don Giovanni para nuestros días (una muy exitosa puesta de la última temporada de BAL), también la hay en downdate con respecto a Don Pasquale. Es como si volviéramos a los arquetipos del héroe humano y de ciertos personajes”.

El cuidado en el aspecto visual es fundamental en sus trabajos, fruto de lo que construyen los cantantes, su equipo y él mismo.  Consigue explicar sus ideas dibujando, para que lo visual siempre esté presente. “Las luces son demasiado importantes en ese sentido: siempre “peleo” mucho por su perfección. La luz define la mirada del público, dialoga con el artista de la misma forma que el vestuario nos dice inconscientemente quiénes son estas personas. Hay detalles que nadie jamás sabrá, pero que ayudan a crear la atmósfera. En el caso de Don Pasquale la escenografía de la commedia dell’arte establece una concepción y un espacio escénico preciso… ¡Y rico!” finaliza. Clásico sí, aburrido no.

 

DON PASQUALE

Ópera con música de Gaetano Donizetti y libreto de Felice Romani
Teatro Avenida, viernes 12, jueves 18 y sábado 20 de junio a las 20, domingo 14 de junio a las 18
Buenos Aires Lírica
www.balirica.org.ar
Dirección musical: Juan Casasbellas
Puesta en escena: André Heller-Lopes
Con Hernán Iturralde, Homero Velho, Oriana Favaro, Santiago Ballerini y Enzo Romano

 

www.andreheller-lopes.com

 

Sobre André Heller-Lopes

Galardonado con el Premio Carlos Gomes como mejor director de escena en tres años consecutivos, André Heller-Lopes posee una trayectoria única en Brasil.

 

 

Doctorado en Musicología en el Kings College de Londres.

Maestría en Música / Canto de la Universidad Federal de Río de Janeiro.

Profesor Asociado del Departamento de Vocal Escuela de Música de la Universidad Federal de Río de Janeiro.

Eespecializou en la dirección de ópera en la Ópera de San Francisco, los EE.UU., y la Royal Opera House de Covent Garden, Londres.

 

Nominado para el premio al mejor espectáculo en el Opera Awards de 2014 por Midsummer Nights Dream, de Britten. Recibió tres veces consecutivas grande premio de Brasil por la música clásica, Carlos Gomes, en la categoría de mejor director.

 

Fue Director de Elencos de la Orquesta Sinfónica Brasileña en la serie Ópera y Repertorio en 2013. También fue Coordinador Opera de la Prefectura de Río de Janeiro entre 2003 y 2008 y desarrolló un proyecto educativo que tuvo más de 50.000 niños y adolescentes en la red pública municipal de espectáculos ópera. Durante las temporadas de 2009 a 2011, fue coordinador del Programa de Jóvenes Intérpretes del Teatro Nacional de São Carlos de Lisboa. Merola Opera también se unió al programa en 2001 y el Programa de Artistas Jette Parker Young, entre 2003 y 2005.

 

Por su iniciativa en el fortalecimiento de la red de cooperación entre el teatro latinoamericano fue invitado a asistir a la reunión de HOLA (Opera América Latina).

 

Director y programador especializado en ópera, André Heller-Lopes cosecha elogios de crítica y público en su apariencia clásica muestra estilo pero que ofrece tanto un aspecto moderno y contemporáneo en el trabajo. En este sentido se destacan programas como Diario de Desaparecidos y Jenifa (Janacek), Savitri (Holst), Ariadne auf Naxos y Salome (Strauss), La Valquiria y El crepúsculo de los dioses (Wagner), Tosca (Puccini), Nabucco y Macbeth (Verdi ), o la ópera contemporánea brasileña Dark Angel (Ripper). Su puesta en escena de Tristán e Isolda (Wagner) recibió elogios de la revista alemana Opernwelt y se definió como “un patrón de calidad operística sin precedentes” por el diario O Estado de São Paulo.

 

Se dirigió a una amplia gama de óperas en Brasil, así como de países como Alemania, Austria, Inglaterra, Malasia y Portugal: Samson et Dalila (Saint-Saëns), Andrea Chénier (Giordano), La Fille du Régiment (Donizetti), Die Walküre (Wagner ), Idomeneo (Mozart), Cavalleria Rusticana (Mascagni), La ópera de tres centavos (Brecht), Mozart y Salieri (Rimsky-Korsakov), Cosi fan Tutte Der Schauspieldirektor (Mozart), Falstaff (Verdi), Der Rosenkavalier (Strauss) y Der Zwerg (Zemlinsky). André Heller-Lopes todavía prevé la creación de nuevas óperas brasileñas, como secretario Taverna o Domitila. Londres organizó el emperador de la Atlántida (Ullmann) y el Diario de Desaparecidos (Janacek), y ha trabajado en la dirección de 15 óperas, junto a directores como Copley, K. Warner, Miller, Martone y Armfield. Inglaterra también dirigió El barbero de Sevilla (Rossini) para el Festival de Verano de Artes Iford. En el Teatro Nacional (Lisboa), Dido & Aeneas producidos (Purcell), Trouble in Tahiti (Bernstein), L’occasione fa Il ladrón (Rossini) y Hansel y Gretel (Humperdinck).

 

Junto al Palacio de las Artes de Belo Horizonte consiguió desarrollar una de las principales iniciativas y de las producciones que llevaron montaje y la ópera Andrea Chenier circulación, Nabucco, Rigoletto y en el futuro, Lucia di Lammermoor (Donizetti).

 

Recientemente hizo su debut en Asia con Carmen para MALASYA Symphony Orchestra. En Montevideo en escena Macbeth y Ariadna en Naxos. Después de su debut en la Argentina en 2012, con Rigoletto en Buenos Aires Lírica, regresó la temporada siguiente a una puesta en escena de la aclamada Jenufa.

 

En 2015 promulga Don Pasquale (Donizetti), muestran que viajará a la Ópera Nacional de Macedonia en 2016.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *