El coche eléctrico de los 1.000 caballos

1432800694_extras_albumes_0

Prestaciones. Este superdeportivo puede alcanzar los 306 km/h de velocidad máxima y sólo tarda 2,8 segundos en pasar de 0 a 100 km/h.

Por Marco Antonio Martín

La marca croata Rimac Automobili pasea su deportivo Concept One por los circuitos del campeonato de Fórmula E. Un eléctrico con más de 1.000 CV que cuesta un millón de dólares.

Del Rimac Concept One, presentado en el Salón del Automóvil de Francfort en 2011, sólo habrá 8 unidades en el mercado y este año podría empezar a fabricarse su serie limitada. Un superdeportivo que puede alcanzar los 306 km/h de velocidad máxima y que sólo tarda 2,8 segundos en pasar de 0 a 100 km/h. Actualmente se utiliza como coche del director de carrera del campeonato de Fórmula E.

Este coche eléctrico, fabricado en Croacia, tiene una potencia de 1.088 CV y ha sido diseñado por Adriano Mudri, y han participado antiguos ingenieros y colaboradores de Pininfarina y artesanos del cuero de la empresa búlgara Vilner.

Un automóvil capaz de producir el equivalente de 1.088 CV gracias a una batería de 91 kwh que alimenta a los cuatro motores que posee, uno por cada rueda. Cada uno de ellos puede trabajar independientemente y Rimac ha denominado a este sistema “All-Wheel Torque Vectoring” (AWTV). Su par motor entrega 164 mkg entre 0 y 6.500 rpm y desde la marca de Zagreb anuncian una autonomía de 600 kilómetros, según el tipo de conducción. Su peso en vacío es de 1.950 kg, lo que supone una increíble relación de 1,79 kg/CV. Un 42 por ciento del peso recae en el eje delantero y un 58 sobre el trasero, gracias a su chasis construido en aluminio y fibra de carbono, al igual que su carrocería.

El Concept One tiene unas dimensiones de 4.548 mm de largo, 1.997 mm de ancho, 1.198 mm de altura y una batalla de 2.750 mm. Los neumáticos que utiliza son los Ultrac Vorti, diseñados por Giugiaro, con medidas 245/35 R 20 (delante) y 295/30 R 20 (detrás).

Los frenos cerámicos -discos de 390 milímetros delante y 380 detrás- o la suspensión ajustable inspirada en los monoplazas de F-1 garantizan su eficacia en conducción deportiva, que Rimac resume en dos datos: el Concept One soporta en curva una aceleración lateral de hasta 1,4 g y frena de 100 a 0 km/h en 31,5 metros.

En su interior destaca su aspecto deportivo y agradable gracias al trabajo de los especialistas de Vilner. Los sistemas de información al conductor son de última tecnología y están perfectamente integrados en el habitáculo. El diseño exterior busca claramente una estética agresiva y deportiva que pueda competir fácilmente en el mercado. A la fibra de carbono de los laterales hay que añadirle una parrilla frontal que le da volumen y un juego de pilotos traseros con efecto de profundidad, exclusivos del Concept One.

Todos estos atributos podemos verlos en el vídeo que nos muestra la marca en su página web.

Más información. www.rimac-automobili.com

/motor/index.html“>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *