Ecovacaciones

1435064181_extras_albumes_0

Por Guillermo Reparaz

ECOCAPSULE. Hemos descubierto el alojamiento nómada del futuro. Se llama Ecocapsule y ha sido diseñado por el equipo eslovaco de Nice Architects. Se trata de un hogar de bajo consumo con forma eficiente y dimensiones para alojar a dos personas. Dispone de cama grande, cocina y cuarto de baño con agua corriente y calentador. Su energía está asegurada por su turbina de viento y sus paneles solares, que configuran un sistema energético capaz de durar casi un año en cualquier entorno. Además, puede transportarse de forma sencilla en un remolque (su precio será anunciado a finales de año).

EL PANTANAL. Si se consideran defensores acérrimos del turismo sostenible sigan leyendo: el Refugio Ecológico Caimán ofrece la forma más pacífica de disfrutar sin impacto de la llanura aluvial de El Pantanal en Brasil. Situado en un rancho de 53.000 hectáreas, este magnífico alojamiento -dividido en dos lodges separados por 22 km- permite descubrir hasta 650 especies de aves, atraídas por la abundancia de pescado, caracoles y pequeños crustáceos de la zona. Su programa de conservación de jaguares es otro de sus atractivos, y permite avistar ejemplares en safaris específicos e incluso fuera de la temporada seca (desde 673 euros/noche aprox.).

BURGOS. Viaje a las entrañas. Interior de Cueva Palomera, en Ojo Guareña.

BURGOS. Pero no siempre hay que marcharse lejos para vivir aventuras genuinas. Un buen ejemplo es la Cueva Palomera, en las entrañas de Ojo Guareña al norte de la provincia. Allí encontrarán 110 km de cuevas vírgenes ricas en estalactitas, estalagmitas, coladas, y también pinturas rupestres, especies invertebradas endémicas, simas inalcanzables y techos que brillan en la oscuridad cuando se les pasa un haz de luz. La visita es posible reservando a través dewww.cuevapalomera.es, y su acceso no requiere escalar ni descender con arnés, por lo que es apta para la mayoría de viajeros (125 euros/cinco personas).

ZIMBABUE. El campamentoSomalisa, en el Parque Nacional de Hwange, permite contemplar el mundo animal sin gran esfuerzo. No en vano, se encuentra enclavado en una isla de acacias junto a las maravillas naturales del Kennedy Vlei, rica en flores silvestres que atraen a búfalos, cebras y elefantes con las primeras lluvias. Sus instalaciones recuerdan a los elegantes campamentos de principios del siglo pasado, con el alivio ecológico de paneles solares y excursiones con guías expertos al encuentro de martas cibelinas, los rarísimos antílopes ruanos, rinocerontes blancos, leones, leopardos o hienas (desde 260 euros/noche).

ISLA DE WIGHT. Camping versión 2.0. En eso hacen pensar las yurtas de diseño del Priory Bay Hotel, la isla más grande de Inglaterra, frente a Southampton. Situadas en bosques entre la playa y el hotel, tienen vistas al mar y combinan con acierto creatividad y confort. Los interiores han sido proyectados por distintos diseñadores, declinando el uso de una cama grande, sofás, asientos rellenos de bolas o almohadones con motivos que hacen pensar en el litoral. Además de un refrescante chapuzón y jornadas de senderismo, sus huéspedes podrán utilizar la piscina del resort, sus pistas de tenis y hasta alquilar un crucero para descubrir la bahía (desde 275 euros aprox./persona).

ESCOCIA. La opción de alojarse en una granja es igualmente exótica, especialmente si nos referimos a la Brockloch Farm en el suroeste del territorio escocés, rodeada de 100 hectáreas de naturaleza y diseñada por el prestigioso Sam Booth. En ella puede elegirse entre una pequeña cabaña a la que se accede en tractor, y una vanguardista casa en un árbol, ambas con materiales naturales, energía solar y zorros, ardillas, ciervos y tejones entre sus más frecuentes visitantes (desde 890 euros/semana).

/viajes/index.html“>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *