Tips para el cuidado diario de la piel por la Dra. Adriana Szapinka

unnamed (3)

Por la Dra. Adriana Szapinka, medica especialista en Belleza y Antienvejecimiento y  Directora de BioZone, Centro de Estética  MN63.378

Recién cuando hayas comenzado a mejorar la salud de tu piel y a darle las herramientas que necesita para regenerarse, vas a poder establecer una rutina de mantenimiento.

BioZone te propone la siguiente rutina de mantenimiento.

Recordá que los hábitos se generan en 3 o 4 semanas, asi que ponete firme y sé consistente. Tu rostro agradecerá tus cuidados y te devolverá una piel radiante.

LIMPIEZA

Cada noche debés limpiar tu rostro retirando toda suciedad que se va acumulando a lo largo del día y nuevamente, al despertarte. Si limpiaste de manera adecuada tu piel por la noche, la mañana siguiente, solo debería bastar con un simple lavado para retirar el sebo y sudor que pudiste haber tenido a la noche, y preparar tu piel para el maquillaje (si usas). Existen muchos productos de limpieza con diferentes formulas para cada tipo de piel en el mercado. Si usas uno a base de agua, humedecé tu cara con agua tibia; si usas uno a base de aceite, aplicalo directamente sobre la piel seca.

Aplicá el producto de limpieza suavemente con círculos pequeños sobre tu cara, desde la nariz hacia arriba, hacia la frente. No estires demasiado la piel, los movimientos deben ser suaves; y no te olvides de limpiar también el cuello! Retirá el producto con agua tibia.

 

TONIFICAR

Es el acto de restaurar el pH natural de la piel y brindar el manto acido protector que hace que la piel se ponga más fuerte. Ayuda además a remover cualquier residuo de producto de limpieza que haya quedado y reduce el tamaño de los poros.

Dependiendo de tu tipo de piel, los tónicos pueden variar desde formulas apenas acidas hasta formulas altamente antisépticas.

Remojar el tónico en un disco de algodón y pasarlo suavemente desde la nariz hacia el exterior y hacia la frente pero siempre evita la delicada piel alrededor de los ojos a menos que utilices una fórmula que no contenga alcohol ni peróxido. No te olvides del cuello.

 

PROTEGER

Tu piel debe estar diariamente protegida de los rayos UV. El proceso de “proteger” tiene dos pasos: el primero es brindarle a tu piel los antioxidantes e ingredientes que la ayuden a protegerse a si misma al mantener las enzimas protectoras (como los serum de vitaminas); el segundo paso, es utilizar protección solar siguiendo las instrucciones correspondientes.

 

HIDRATAR

A medida que vamos envejeciendo, la producción de sebo natural se vuelve más lento y la piel necesita de la hidratación interna y externa para mantenerse fuerte, flexible e integra. Hidratar la piel también reduce el riesgo estirarla innecesariamente.

Podes proteger e hidratar la piel en un solo paso utilizando un producto que tenga vitaminas C, E y A, hidrante y siempre protector solar. También podes usar un producto antioxidante primero, y luego un hidratante con protección solar.

Aplicá el producto desde el centro de la cara hacia afuera y no olvides tu cuello!

También es fundamental beber agua durante el día para mantener la piel hidratada.

 

EXFOLIAR

A medida que la piel crece y se repara a sí misma, las capas más externas de células muertas se van renovando. Para ayudar este proceso natural de la piel y vernos más frescos y con células renovadas, te recomendamos exfolíes la piel 1 vez por semana.

Hay dos tipos básicos de exfoliantes: los mecánicos (físicos) o sea gránulos, esponjas, piedra pómez, microdermoabrasión con puntas de diamantes, etc. o los químicos o enzimáticos, es decir, los llamados peelings que pueden llevar ácido glicólico, ácido salicílico y otros ácidos; que sólo deben ser realizados por profesionales en gabinete.

El biotipo de piel de cada uno determina con qué frecuencia deberíamos exfoliarnos la piel y qué método nos conviene utilizar. Pieles irritadas, con acné, eczemas o rosáceas no deberían ser tratadas con exfoliantes de tipo mecánico, incluso una formula química puede resultar muy irritante para más de un uso ocasional. Pieles maduras que puedan tener algún tipo de daño solar pueden requerir las dos formas de exfoliación, o quizás solo una, pero de forma más frecuente para remover las capas de piel dañada y estimular la producción de colágeno que brinda esa maravillosa estructura a las capas más profundas de la piel. Un médico especialista es quién podrá ayudarte a determinar que método es el mejor para tu biotipo de piel y con cuanta frecuencia deberías hacerlo.

Cualquiera sea la formula que utilices, los exfoliantes se deben aplicar de manera similar a una leche de limpieza. Si estas utilizando algún producto con exfoliantes químicos, evita la fricción con la piel, dejá que el químico realice su trabajo. Si estas utilizando un exfoliante mecánico, realiza este procedimiento con la piel previamente humedecida y luego aplicando una presión suave exfolia con movimientos circulares, siempre cuidando de no rayar ni estirar la piel. Después, secar bien la piel y aplicar crema o loción humectante dos veces por día.

Al exfoliar nuestra piel logramos se vea más fresca, lozana, súper luminosa y con células renovadas. En el caso de los peelings químicos, hasta podremos liberar a la piel de surcos incipientes (primer rastro de lo que después será una arruguita) manchitas y cicatrices.

Todos los exfoliantes requieren de cierto tiempo para comenzar a “ver” sus efectos pero con el constante avance de la ciencia cosmética hoy en día, hay formulas que permiten ver resultados inmediatos.

 

MASCARAS

Las mascaras sirve a diferentes propósitos pero el más importante es la limpieza de los poros al absorber impurezas, y liberar el flujo natural del sebo; y se recomienda que puedas aplicarlas una vez por semana.

Las mascaras mucho más específicas, de gabinete, se dividen en dos grupos básicos: mascarillas relajantes y las estimulantes. Las mascarillas relajantes humectan y refrescan la piel mientras que las estimulantes aumentan el riego sanguíneo y alisan y reafirman la piel. Existen formulas para cada tipo de piel pero, sin dudas, las más exitosas son las antioxidantes, ya que rejuvenecen y dan vida al cutis.

BioZone ha seleccionado las mejores existentes a fin de restaurar el colágeno de la piel, fortaleciendo su estructura y evitando la flacidez cutánea y nuestros especialistas evaluarán la indicada para su tipo de piel y necesidad.

Más info: www.biozone.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *