Mercedes Marco Polo, un espacio de glamour en medio del campo

14298887876184

 

Mercedes lanza al mercado las dos variantes autocaravanas de la Clase V y Vito. Son las Marco Polo que, a falta de baño, son un piso rodante.

Como si de una estrategia de contraprogramación se tratara, apenas tres días después de la presentación de la nueva generación de la Volkswagen T6Mercedes nos ponía al volante de las dos joyas de su gama V: las Marco Polo de nueva generación. La prueba fue tan completa que incluso pudimos disfrutar plenamente de su faceta lúdica: por una noche se convirtieron en nuestra habitación de hotel.

Antes de entrar en detalles vamos a situar la gama ya que en esta nueva generación habrá dos variantes: la Marco Polo Activity, más asequible y orientada a la práctica de deportes en exterior, pero también menos refinada (no en vano es una Vito modificada) y la Marco Polo ‘a secas’, una rival en toda regla de la Volkswagen California.

Ambas se ensamblan en la factoría de Mercedes Benz en Vitoria, donde se fabrican para todo el mundo las Vito y Clase V, pero son las únicas variantes que no culminan su ensamblaje en la planta alavesa. De allí viajan a Wiedenbrück donde Westfalia hace de ellas auténticas casas rodantes en un proceso artesanal que dura cuatro meses.

Las dos versiones ofrecen algo de lo habitual en los monovolúmenes de gran tamaño (5,14 metros) con capacidad para cuatro pasajeros en el Marco Polo y cinco en el Activity. La razón de su reducido aforo estriba en que en su interior pueden dormir todos sus ocupantes gracias a la especial configuración de su banqueta trasera y a la cama de techo. Esta última es idéntica en ambas versiones (con 2,03 metros de longitud por 1,13 de anchura) mientras que la inferior se conforma abatiendo los asientos (mediante un mecanismo eléctrico).

En el Marco Polo Activity la cosa se queda ahí, pero en el Marco Polo el concepto de salón rodante alcanza todo su esplendor gracias a que, además, ofrece una cocina completa (con dos fuegos alimentados por un camping gas cuya bombona está perfectamente oculta), fregadero y una nevera con capacidad para 40 litros.

El adjetivo de ‘autocaravana’ no le queda grande a la Marco Polo ya que además hay cajones para todos los utensilios de cocina (cubiertos, sartenes e incluye hasta un juego de café completo), un armario para la ropa con espejo y una mesa ingeniosamente integrada en el conjunto en la que pueden comer hasta cuatro adultos.

Todo ello sorprendentemente rematado: los cajones tienen cierre con freno, las cubiertas de cristal para el fuego y el fregadero son muy resistentes y hasta el suelo tiene un precioso diseño que simula la cubierta de un yate.También dispondremos de un juego de sillas y mesa de camping (de aspecto bastante robusto, por cierto), un depósito de agua al que podemos acoplar una ducha y, si lo pedimos como extra, un enorme toldo lateral.

Todo este glamour de la zona del ‘salón’ se extrapola también al puesto de conducción. Uno de los aspectos más llamativos de la nueva Clase V es el impecable diseño del salpicadero y eso se traslada directamente al Marco Polo, que puede deleitar a sus dueños con elementos decorativos en madera, aluminio, lacados…

Al volante

Para el día a día es cierto que las Marco Polo son vehículos voluminosos, pero tienen una importante ventaja práctica, ya que su altura no llega a los dos metros, lo que les permite aparcar en más garajes. Además, la gama de motores es bastante amplia, con un núcleo basado en el 2.2 CDI de cuatro cilindros que comparten las dos variantes. Tienen 136, 163 y 190 CV y pueden combinarse con el cambio automático 7G-Tronic y la tracción total 4Matic.

Hemos conducido las dos motorizaciones más potentes, el 220 CDI y el 250 CDI con el cambio automático 7G-Tronic y tenemos que decir que, puestos a afrontar una inversión de más de 55.000 euros, es mejor optar por la de más rendimiento ya que el peso del coche es bastante elevado (rozando las 2,5 toneladas en vacío) y previsiblemente va a ir completo, ya sea en aforo o con carga.

En la Activity, además, hay una motorización de acceso de 1.6 litros con 88 y 114 CV que permiten a Mercedes ofrecer un precio de arranque de 41.951 euros. A igualdad de motores la Marco Polo Activity es entre 6.000 y 8.000 euros más barata que la Marco Polo, cuyas tarifas arrancan en 53.655 euros, por debajo de las versiones de acceso de la actual Volkswagen California,cuyo reinado tiene en su punto de mira.

Precios

  • Marco Polo Activity 160 CDI – 41.951 euros.
  • Marco Polo Activity 180 CDI – 43.255 euros.
  • Marco Polo Activity 200 CDI – 46.495 euros.
  • Marco Polo Activity 220 CDI – 46.876 euros.
  • Marco Polo Activity 250 BlueTEC – 53.180 euros.
  • Marco Polo 200 CDI – 53.655 euros.
  • Marco Polo 220 CDI – 56.136 euros.
  • Marco Polo 250 Bluetec – 60.015 euros.
    http://www.expansion.com/empresas/motor/2015/04/24/553a229dca4741c1058b456b.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *