Louis Vuitton instala su pasarela en Palm Springs

1430990236_564127_1430991894_noticia_normal

 

La colección de Louis Vuitton de 2016. / ROBYN BECK (AFP)

Nicolas Ghesquière mostró sus propuestas de la colección Crucero 2016 ante 500 invitados, entre ellos, estrellas de Hollywood

California

Louis Vuitton y diseñador Nicolas Ghesquière presentaron en California su nueva colección Crucero 2016 en una joya de la arquitectura de Palm Springs. Frente a cerca de 500 personas, entre ellas las actrices Catherine Deneuve, Charlotte Gainsbourg, Marisa Tomei, el cantante Kanye West, y por supuesto, Bernard Arnault, presidente de LVMH, Nicolas Ghesquière dio a conocer su trabajo. Cincuenta modelos pasearon en el patio de la casa de Bob y Dolores Hope, una obra maestra de 1973 del arquitecto estadounidense John Lautner con vistas al desierto de California (oeste de Estados Unidos). “Lo que me inspiró mucho, es el contraste entre esta casa  de un brutalismo muy radical, que contiene cosas más dulces y más decorativas”, dijo Nicolas Ghesquière a la AFP. El año pasado, tras la llegada a la firma de Ghesquière, Vuitton ya había organizado un verdadero espectáculo para su colección crucero en Mónaco. El diseñador sucedió a finales de 2013 a Marc Jacobs.

La casa de Bob y Dolores Hope donde se celebró el desfile. / ROBYN BECK (AFP)

Nicolas Ghesquière en sus propuestas combina el cuero con los tejidos vaporosos, y los detalles metalizados en dorado y plata son una constante. Los estampados se alternan entre el paisley, los detalles étnicos, las flores o las cadenas noventeras,.

Vuitton es la tercera más grande marca de lujo desde principios del año que se desplaza a California después de Tom Ford y Burberry.

El diseñador Nicolas Ghesquiere. /ROBYN BECK (AFP)

Michael Burke, director general de Vuitton, declaró que el desfile se hizo en Palm Springs porque “California significa modernidad”.

Ghesquière se siente cómodo en Vuitton. “Esta casa ha encarnado siempre para mí los valores de lujo, innovación y exploración”, aseguró en la nota de la compañía. “Estoy encantado con la misión que me han encomendado y orgulloso de formar parte de esta gran maison, con la que comparto valores. No puedo esperar a unirme al equipo”.

En Vuitton, acaso la mayor compañía del sector con unos ingresos anuales que se estiman por encima de los 7.000 millones de euros, se vivieron en el pasado tiempos de cambio. Tras 22 años como CEO, Yves Carcelle dejó la plaza en 2012 para ser vicepresidente de la Fundación Louis Vuitton para la Creación. Le sustituyó Michael Burke y Delphine Arnault, hija de Bernard Arnault (propietario de LVMH), fue nombrada su mano derecha.

http://elpais.com/elpais/2015/05/07/estilo/1430990236_564127.html” />

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *