El Rolex de los presidentes

1430133578_extras_albumes_0

Por Andrés Moreno

El Day-Date de Rolex se lanza en nueva versión. Su calibre hiperpreciso incorpora 14 patentes.

Para muchos aficionados es el Rolex por excelencia. Así lo concibió Hans Wilsdorf, fundador de la marca, cuando lo creó en 1956. Este relojero alemán quiso hacer de él algo especial y para ello incluyó la indicación simultánea de fecha y día de la semana, que eran para él las más prácticas que un reloj podía tener, al ser las únicas que cambian a diario. Esta doble ventana se ha convertido en el símbolo de esta referencia por dos características muy especiales: su salto instantáneo y el poder solicitarse en 26 idiomas (latín incluido).

El histórico modelo se renueva ahora con la llegada de la versión Day-Date 40. Respecto a su antecesor, el Day-Date II, la versión de 2015 es un milímetro más pequeño de caja, aunque apenas se nota la diferencia al tener un bisel más fino. Al igual que las nuevas asas, estos cambios dotan al Day-Date 40 de una imagen más estilizada y elegante que los anteriores. También se han introducido cambios en su icónico brazalete President, identificable por sus tres filas de eslabones en forma de semiesfera y que ahora traen como novedad inserciones de cerámica en sus juntas para garantizar una vida útil más larga. Su cierre invisible Crownclasp se mantiene como uno de los símbolos de la colección.

Las novedades del Day-Date 40 no se limitan a su apartado estético. La introducción de este modelo ha coincidido con el estreno de un nuevo movimiento. Su nombre es 3255 y, en palabras de los responsables de la casa, acumula todos los avances mecánicos que la firma ha venido desarrollando en los últimos años. Lo prueba la suma de 14 patentes de Rolex que se han utilizado en su realización. El 3255 incorpora la conocida espiral Parachrom, pero también el nuevo escape Chronergy, fabricado en níquel-fósforo, que lo hace resistente a los campos magnéticos. Entre las virtudes de este calibre destaca su gran reserva de marcha (70 horas) y una precisión que hace bueno el lema Superlative Chronometer que luce en todas las esferas de la colección. Según la firma, los controles de precisión para el Day-Date son el doble de estrictos que los establecidos en el COSC, el Contrôle Officiel Suisse des Chronomètres.

El Day-Date 40 llega con versiones en las tres variedades de oro (Everose, amarillo, blanco) y platino. Están únicamente disponibles con el brazalete President y cada una de ellas cuenta con su propio diseño de esfera. Como es también tradición en la casa, el Day-Date 40 se fabrica solo con metales preciosos y no tiene versión en acero. Los precios todavía no se han dado a conocer.

En ilustres muñecas

Aparte del béisbol, el Day-Date es la única sintonía que encontramos entre Ronald Reagan y Fidel Castro. Este modelo ha pasado a la Historia como el favorito de las clases dirigentes de todo el mundo y se conoce entre los aficionados como el Rolex President desde que lo popularizara Lyndon B. Johnson en los años 70. No han sido estos los únicos famosos que han llevado un Day-Date en su muñeca. Martin Luther King, Warren Buffet o el personaje de Toni Soprano también han ayudado a hacer de él un icono de nuestro tiempo.

Más información. www.rolex.com

http://fueradeserie.expansion.com/2015/04/27/relojes-y-joyas/1430132764.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *