Tormenta hormonal

Yodo-durante-el-embarazo

El embarazo es una de las etapas más significativas en la vida de la mujer cuando su estado se ve sacudido por múltiples cambios producto de la actividad hormonal. Es fundamental la consulta preconcepcional en aquellas que tengan enfermedades de base o disfunciones hormonales previas a la gestación. 

 

*Asesoró: Dra. Laura Maffei, directora de Maffei Centro Médico M.Nº 62441 

 

Buenos Aires, Abril de 2015- El embarazo es una etapa única, vibrante, revolucionaria y compleja en la vida de toda mujer por los numerosos cambios que alteran su estado psicológico, físico e inmunológico producto de una intensa y permanente actividad hormonal.

 

En cada etapa de la gestación distintas hormonas entran en juego para acompañar la transformación y preparar a la mamá para el nacimiento, entre las que se encuentran:

* Estrógenos. Secretadas por los ovarios y la placenta tienen una función determinante ya que estimulan el crecimiento de las mamas y el útero.  A nivel uterino estimulan el crecimiento del endometrio, capa interna del útero, la cual se prepara cada mes para albergar un posible embrión.

*Gonadotropina coriónica humana: Es la detectada por los tests de embarazo. Su función es estimular el ovario para mantener los niveles hormonales necesarios para el desarrollo del embrión. Esta sustancia es la principal responsable de las nauseas y mareos del primer trimestre. La misma se puede detectar a los 8 días de la fecundación y se presenta hasta la semana número 12.

* Progesterona. Prepara el útero para la gestación cargando el endometrio de glucógeno, que es el azúcar de reserva para la alimentación del embrión recientemente implantado. También será una de las hormonas que contribuirá a la preparación de la madre para la producción de leche.

Lactógeno placentario: Comienza a actuar en la semana 6 de gestación hasta finalizado el embarazo, estimula el crecimiento fetal y prepara las glándulas mamarias para la producción de leche.  

* Oxitocina: Predomina hacia el término del embarazo y tiene relación con la aparición de las contracciones del músculo uterino que en el momento adecuado desencadenarán el parto. Además, a nivel físico, contribuye a la secreción de la leche. Es también, la hormona del apego ya que favorece la relaciones humanas estimulando notablemente  la conexión entre el bebe y su mama, disminuyendo el estrés del parto.

 

Estos grandes e intensos cambios obligan a las mujeres con disfunciones hormonales o enfermedades crónicas previas (diabetesenfermedad tiroidea, Poliquistosis ovárica, alteración del peso corporal, hipertensión arterial, HIV,  entre otras) a realizar una consulta preconcepcional para evaluar su situación y tomar todas las medidas tendientes a un buen equilibro  materno-fetal que minimice  los riesgos del embarazo
En esa consulta se pedirán estudios de laboratorio generales y otros específicos para su afección, se evaluará el cuadro general y se ajustará el tratamiento para lograr la concepción, el tránsito de un embarazo sin complicaciones mayores, para el momento del parto y en el post-parto inmediato ya que el alumbramiento del bebé y la placenta implican una nueva tormenta de cambios hormonales.

 

Esta revolución hormonal tiene su correlato en el aspecto psicológico: del cansancio, sueño y náuseas de las primeras semanas pasará a un estado de plenitud y los vaivenes emocionales (de la risa al llanto, de la euforia a la irritabilidad) estarán a la orden del día hacia el fin de embarazo.

 

Luego del parto, el influjo hormonal continúa y puede desencadenar el denominado “Baby-blues”, un trastorno transitorio en la cual la mujer puede encontrarse más susceptible y con vaivenes anímicos evidentes con gran tendencia al llanto. Se explica por la notoria baja hormonal producto de la expulsión de la placenta. El “Baby-blues” se diferencia de la depresión posparto que se inicia en las primeras 12 semanas luego del nacimiento del bebé y se manifiesta con síntomas depresivos típicos: tristeza, desesperanza, insomnio, pérdida de apetito, síntomas físicos varios —molestias digestivas, dolor de cabeza, fatiga—, ansiedad elevada, etc. Este estado requiere de tratamiento especializado.

 

 

Acerca Maffei Centro Médico – www.lauramaffei.com.ar

Maffei Centro Médico está ubicado en el barrio de Palermo y abrió sus puertas en 1992 especializándose en patologías tiroideas y del metabolismo óseo. Cuenta con áreas dedicadas al diagnóstico y tratamiento de diversas especialidades como Endocrinología, Diabetes, Nutrición, Reumatología, Andrología, Enfermedades Metabólicas y Sexología entre otras. El equipo profesional se actualiza continuamente en instituciones de reconocida trayectoria y congresos internacionales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *