Lo último en pieles sensibles

unnamed

El Cuidado Facial armonizante de la Línea Almendra de Weleda

La Línea Almendra de Weleda, compuesta por el Aceite Facial de Almendra, la Crema de Día, el Fluido y la Leche Limpiadora de Almendra, calma y armoniza la piel naturalmente. Estimula suavemente las propiedades de autorregulación natural de la piel y promueve el desarrollo de la capa protectora de la epidermis, recuperando su balance natural. Sus componentes hipoalergénicos y sin perfume restablecen sus funciones protectoras naturales y alivian los signos de la piel sensible, intolerante, atópica y muy seca.

LÍNEA ARMONIZANTE DE ALMENDRAS

Leche Limpiadora Armonizante de Almendra ($139)

Limpia suavemente sin resecar. Esta suave y cremosa emulsión remueve delicadamente las impurezas y el maquillaje del rostro sin irritar. Constituye la base de la Línea Almendra para un cuidado completo, regulando el equilibrio hidrolipídico de la piel sensible, dejando el rostro limpio y preparado para los tratamientos posteriores.

Fluido Armonizante de Almendra ($160)

Calma e hidrata. Este ligero fluido hipoalergénico para día y noche, especialmente desarrollado para pieles sensibles con tendencia mixta, reequilibra la piel ayudándola a restablecer sus funciones protectoras naturales. El Fluido armonizante alivia la sensación de tirantez y las irritaciones del rostro, hidratando la piel de forma intensiva.

Crema Facial Armonizante de Almendra ($160)

Calma y protege. Crema hipoalergénica para día y noche, especialmente desarrollada para pieles sensibles con tendencia seca, que ayuda a restablecer las funciones protectoras naturales de la piel. Devuelve el equilibrio y confort a la piel sensible y la protege de las agresiones externas, hidratando el rostro de forma duradera.

Aceite Facial Armonizante de Almendra ($139)

Calma de forma intensiva. Desarrollado para pieles sensibles, este aceite hipoalergénico es un  tratamiento intensivo calmante. Cuida la piel y regula su equilibrio hidrolipídico nutriendo la piel de forma duradera y aliviando irritaciones. Se absorbe rápidamente sin dejar una película grasa y también se recomienda como desmaquillante de ojos.

SU ESENCIA: LA ALMENDRA DULCE

La piel está hecha de aceite y necesita aceite. El aceite de almendra dulce es lo más parecido a la estructura de la piel y es muy afín a ella, lo que asegura su máxima tolerancia. El aceite orgánico de almendra dulce es un milagro de la naturaleza.

Mientras el resto de los árboles de la familia de la almendra concentran su energía en el desarrollo de frutas como duraznos, damascos o ciruelas, este árbol rosado deposita toda su fuerza en la gestación de semillas de almendra que reciben durante seis meses el sol hasta transformarse en almendras duras. Weleda cultiva sus almendras en España de forma orgánica sin ningún tipo de pesticidas o fertilizantes.

Desde hace años los miembros de la cooperativa Manam, en Valencia, cosechan las almendras con grandes redes y luego las prensan para dar lugar a uno de los aceites más neutros que existen. Rico en grasas insaturadas y vitamina E, el aceite de almendra dulce cuida las pieles más sensibles y las protege de la pérdida de hidratación. De la misma manera que la almendra protege el núcleo interior con su cáscara, el Cuidado Facial armonizante de Almendra envuelve la piel sensible con una capa invisible que la protege de las agresiones externas sin alterar su metabolismo natural interior.

La cooperativa Manam proporciona a Weleda treinta toneladas anuales de aceite de almendra orgánico de la más alta calidad, haciendo uso responsable del agua, un recurso escaso en la región.

Diferentes categorías de pieles sensibles

La piel sensible que se irrita fácilmente: Las reacciones de esta piel son el hormigueo leve y estiramiento. El grado de sequedad es relativo.

La piel sensible, propensa a las alergias de la piel: La reacción frecuente de este tipo de piel es el enrojecimiento e incluso, la inflamación.

La piel con tensión aguda, muy sensible: Muchas veces causada por la sobreestimulación de la epidermis, por ejemplo, en los tratamientos de peeling. Este tipo de piel se manifiesta por reacciones fuertes, sobre todo alrededor de la boca. Existe la posibilidad de que la persona acabe padeciendo dermatitis peribucal, una reacción cutánea importante

La diferencia entre la piel sensible y la piel alérgica

Las pieles hipersensibles comparten algunos síntomas semejantes a las pieles que padecen alergias pero se trata de cuestiones diferentes. Aunque la piel alérgica suele ser sensible, no todas las pieles sensibles son alérgicas

Mientras la alergia es una respuesta anómala de la piel al ponerse en contacto con alguna sustancia que provoca irritación, la hipersensibilidad no es una reacción del sistema inmunológico. Las pieles que son simplemente sensibles pueden serlo desde nacimiento o haberse convertido en hipersensibles por cambios ambientales, entre otros factores.

La tabla siguiente ayudará a distinguir una piel sensible de una alérgica:

 

Señales de hipersensibilidad

 

Señales de una alergia

 

-La piel es seca.

-Reacción inmediata con picazón, enrojecimiento o quemazón a partir del contacto con determinada cosmética, desde el primer contacto.

-Puede sufrir los síntomas sin marcas visibles en la piel.

-Si cuenta con marcas visibles, estas se limitan a la zona de su piel afectada exclusivamente.

-La piel reacciona al viento, al sol y a los cambios rápidos de temperatura.

 

 

 

-Sufre de enrojecimientos fuertes y dolorosos.

-Tiene ronchas, enrojecimientos y ampollas palpables.

-Los síntomas se muestran después de varias horas o hasta un día después a la exposición de la piel a sustancias sospechosas.

-La reacción de la piel se agrava en el segundo y tercer día.

-El enrojecimiento se extiende más allá de la zona expuesta.

-Los enrojecimientos no tienen una limitación clara.

-Ha sufrido otras alergias.

 

Consejos para personas con piel sensible y atópica

1) Evitar el contacto exagerado con el agua: Como en una piel irritada el proceso natural de suministro de lípidos está en desequilibrio, el contacto demasiado frecuente con el agua elimina sustancias que retienen la humedad. Por ello, la piel se puede resecar de forma extrema, hasta desarrollar eczemas de sequedad.

2) Hacer deportes que favorecen la relajación como Yoga o Tai-Chi

3) Momentos de relajación como un masaje facial pueden ayudar a equilibrar los nervios y relajarse, lo que también puede mejorar el equilibrio de una piel irritada.

4) Ayudar al cuerpo con una alimentación sana, con ingredientes naturales y orgánicos que no contienen sustancias tóxicas.

5) Tomar mucho líquido: dos o tres litros de agua o té verde por día.

6) Cuidar la calidad de la ropa, porque ésta puede contener sustancias químicas o tóxicas. Usar ropa de algodón orgánico, tejidos de lino o de seda que brindan una sensación agradable en la piel.

 

Más en www.WELEDA.com.ar

WELEDA en Facebook: http://www.facebook.com/WELEDAargentina

E-SHOP WELEDA: http://WELEDA.com.ar/carrito/carrito_pf_comocomprar.php?i=1

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *