Cronógrafos de botón único

1428400055_1

Los antiguos cronógrafos manejaban todas sus funciones con un solo pulsador. Lejos de ser una reliquia, esta configuración ha vuelto ahora con fuerza.

El cronógrafo es la complicación más habitual y cualquier aficionado sabe cómo funciona: con un pulsador iniciamos su marcha y con el mismo botón lo paramos cuando ya hemos medido la acción que queríamos controlar. En ese momento tenemos la opción de reanudar su marcha o, si ya hemos acabado su medición, poner las agujas a cero apretando un segundo botón.

Un funcionamiento tan sencillo requirió de un largo periodo de evolución, desde la patente del cronógrafo por parte de Nicolas Rieussec en 1821 hasta el lanzamiento del modelo de pulsera de doble pulsador de Breitling en 1934.

Antes de que esto ocurriera, varias casas prefirieron utilizar un sistema de cronógrafo de único pulsador. Esto es, a través de un único botón se realizaban las funciones de inicio de marcha, parada y puesta a cero en sentido secuencial. Frente a esto, el pulsador suplementario era más práctico y rápido, además permitía la disposición flyback (inicio desde el principio de la marcha sin necesidad de parar antes la función), lo que llevó a que los cronógrafos monopulsadores fueran cayendo en desuso y desaparecieran… hasta hoy.

En pleno resurgimiento de las tendencias clásicas, los monopulsadores han vuelto. Es el caso del modelo Harmony de Vacheron Constantin, que recuerda sus modelos de los años 20 y 30. Eran piezas con un único pulsador, algo que han recuperado en su creación actual, igual que han hecho Panerai y Montblanc cuando lanzaron sus calibres manufactura, la primera en 2007 y Montblanc un año más tarde.

Los cronógrafos monopulsadores aportan el toque original que siempre buscan las casas para hacer su producto más sorprendente y atractivo.

1. BELL & ROSS WW1 CHRONOGRAPHE MONOPOUSSOIR HÉRITAGE. Creada a partir de los primeros relojes de pulsera utilizados por los pilotos en la I Guerra Mundial, por lo que la opción monopulsante, con el botón insertado en el eje de la corona, era ideal para mantener su aspecto vintage. Caja de acero de 45 mm con movimiento automático y correa en piel marrón de becerro. Precio: 5.500 euros.

2. LONGINES COLUMN-WHEEL SINGLE PUSH-PIECE CHRONO. Inspirado en los primeros cronógrafos fabricados por Longines y cuya peculiar forma recuerda a los antiguos modelos de bolsillo. Caja de acero de acero de 40 mm con fondo transparente de zafiro. Movimiento automático con cronógrafo y fecha. Correa de cocodrilo. Precio: 3.910 euros.

3. PANERAI LUMINOR 1950 CHRONO MONOPULSANTE 8 DAYS GMT. Equipa el calibre manual P.2003, el primer cronógrafo manufactura desarrollado por la firma. Además del cronógrafo, incluye indicador día/noche e indicador lineal de reserva de marcha. Caja de titanio de 44 mm. Precio: 16.700 euros.

4. MONTBLANC HOMAGE TO NICOLAS RIEUSSEC. La colección, que toma su nombre del inventor del cronógrafo, siempre ha utilizado la disposición de un solo botón. Otra curiosidad es la sustitución de las agujas por unos contadores de discos giratorios. La caja es de acero de 43 mm, el movimiento automático y la correa de piel negra de caimán. Precio: 9.900 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *