Algo más que caucho

1428311483_3

Rolex ha tardado, pero por fin incorpora este material a su gama. Lo hace con una versión mejorada, el Oysterflex.

Que Rolex no contara hasta ahora con modelos con correas de caucho era un inconveniente para algunos de sus seguidores. La circunstancia ha sido aprovechada por pequeñas casas independientes que han hecho su agosto elaborándolas para los amantes de estos brazaletes.

Ha llevado su tiempo, pero por fin ha visto la luz, se llama Oysterflex y es algo más que una correa de caucho. En realidad está fabricada a partir de una lámina de aleación de titanio y níquel de gran flexibilidad, sobremoldeada posteriormente con un elastómero de alta resistencia. El resultado es una correa igual de cómoda que una normal de caucho, pero tan segura como una metálica. Cuenta con dos cojines en su parte interior que sirven para estabilizar la posición del reloj sobre la muñeca. Existen seis tamaños diferentes de correa para encontrar la que mejor se ajusta al diámetro de cada uno.

Oysterflex se estrena en la renovada versión del Yacht-Master, el reloj de inspiración marina de Rolex. La caja está elaborada en Everose, la exclusiva aleación de oro rosa elaborada en la propia fundición de Rolex.

Este modelo sale a la calle en versiones de 37 y 40 mm de diámetro. La hermeticidad está asegurada hasta 100 m. Precio: 22.000 y 24.900 euros, respectivamente.

Más información. www.rolex.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *