Espectáculos

CARLOS ROTTEMBERG Y SUS 40 AÑOS DE TEATRO EN MAR DEL PLATA

 

 

unnamed (4)
Hugo Paredero, Carlos Rottemberg, Carlos Ulanovsky

 «Vivir entre butacas» de Carlos Ulanovsky y Hugo Paredero publicado por Editorial Paidós,  un recorrido por el mundo del teatro de la mano de Carlos Rottemberg, quien supo transformar su vocación en profesión llega a la ciudad balnearia.

 

El libro “Vivir entre butacas” se presentara el miércoles 14 de enero a las 19,30 horas en el Teatro Municipal Colón, ubicado en Hipólito Yrigoyen 1665 de la ciudad de Mar del Plata.

A esta presentación, que se desarrollará con la participación de personalidades de la Cultura locales y visitantes, se sumarán los responsables de área del municipio de General Pueyrredón, como también su intendente Gustavo Pulti.

Editorial Paidós presentará el libro que Carlos Ulanovsky y Hugo Paredero escribieron sobre la trayectoria de Rottemberg a lo largo de cuatro décadas en el teatro nacional, quien llega a sus 40 años en la profesión acercándose al ambiente artístico, en un principio, sin contactos genuinos; y logra transformar este claro ejemplo de vocación en profesión.

Con respecto al libro que se presentará, Carlos Rottemberg manifiesta las siguientes palabras:

-«Tuve una primera señal de que Carlos Ulanovsky imaginaba escribir un libro sobre estos 40 años cuando me contó su idea.

Poco tiempo después me pedía ser recibido junto a Hugo Paredero para recabar información y testimonios, de la mano de Paidós como sello editor.

A los pocos meses y ya con varias entrevistas más, me enteré que también estaban recopilando testimonios de terceras personas.

Ahora me confesaron la fecha del lanzamiento en Mar del Plata para el 14 de enero y un título que entiendo me representa: Vivir entre butacas.

Con gran expectativa me encuentro leyendo el primer ejemplar que me han enviado con sus firmas»

 

Por JORGE DUBATTI

No son frecuentes en la bibliografía nacional sobre teatro los libros de investigación sobre empresarios y productores. Sin embargo, la experiencia de empresarios y productores es parte fundamental de la actividad escénica y de la historia de nuestro campo teatral desde el siglo XIX. Por eso resulta tan provechosa y estimulante la lectura de Vivir entre butacas. Carlos Rottemberg, de la vocación a la profesión (Paidós), libro escrito a cuatro manos por los prestigiosos periodistas Hugo Paredero y Carlos Ulanovsky con motivo de los casi 40 años de trabajo (1975-2014) del “Señor de los Teatros”.
Lo primero que cabe preguntarse es: ¿qué hace posible, en términos intelectuales, la existencia de esta investigación? Múltiples factores: el reconocimiento a la laboriosa trayectoria de Rottemberg como fundador, defensor y restaurador de salas teatrales y como productor de centenares de espectáculos, así como a su personalidad noble, solidaria y generosa, presente tanto en Teatro Abierto 1981 como en las gestiones para la apertura de la sala municipal de Tres Arroyos y la recuperación del espacio del Astral en Mar del Plata; un cambio fundamental en la consideración del lugar que le corresponde al teatro comercial en la cultura argentina, superando ancestrales (injustos e irracionales) prejuicios; una relectura de la dinámica histórica y presente del teatro argentino desde la perspectiva de las industrias culturales y desde el rol de algunos agentes fundamentales, sin los que la actividad no sería la misma: el empresario, el gestor, el productor y sus equipos de trabajo. Todas señales de una mayor madurez e inteligencia para comprender la compleja realidad del funcionamiento de los campos teatrales. Sin duda hay que conectar este libro con uno anterior, que va en dirección complementaria: Los productores. Historias de empresarios teatrales argentinos de todos los tiempos, de Carlos Ulanovsky, Susana Pelayes, Marcela López y Gabriela Kogan, publicado por la AADET (Asociación Argentina de Empresarios Teatrales) y distinguido por el Centro Cultural Ricardo Rojas de la UBA con el Premio Teatro del Mundo al mejor ensayo sobre teatro de 2013. Libros como Vivir entre butacas y Los productores vienen a llenar con su aporte invalorable grandes lagunas de información en nuestra historia teatral.
El libro de Paredero y Ulanovsky va mucho más allá de las memorias que el mismo Rottemberg  publicó en 1998 bajo el título No hay más localidades (Ediciones de la Flor). En Vivir entre butacas el lector encontrará la completa y amena reseña de la intervención de Rottemberg en innumerables acontecimientos teatrales y acciones ligadas a la existencia y conservación de salas, así como la singularidad de su mirada y su pensamiento sobre la situación del teatro en los últimos 40 años. Se suman extensas declaraciones de Rottemberg –especialmente brindadas para este libro–, así como más de 50 testimonios de personalidades de diferentes disciplinas, entre otros, Pepe Soriano, Lino Patalano, Roberto Cossa, Juan Carlos Mesa, Alejandro Dolina, Mauricio Kartun, Virginia Lago y Guillermo Francella.
Además de ofrecer información sobre la vida y la personalidad de Rottemberg (quien tiene hoy 57 años) y sobre los secretos de su profesión (por ejemplo, en torno de cómo se construye y se organiza un teatro, cómo se hace una programación, cómo se trabaja con los actores, cómo se busca la relación con el público, etc.), Vivir entre butacas despliega algunas claves esenciales del pensamiento del productor útiles para comprender el teatro argentino contemporáneo. Destaquemos algunas, entre muchas. Rottemberg cuestiona con sabiduría que la calidad de nuestro teatro se encuentre en un único circuito: «¿Teatro comercial, oficial, independiente? Como el colesterol, en los tres hay bueno y malo.» En su testimonio incluido en el libro, Kartun declara: «Charlar con él es siempre ganancia. Escuchándolo entendí pormenores de ese circuito comercial que desde el independiente se mira siempre con desconfianza. Y entenderlos me ayudó a perder prejuicios.» Y Roberto Cossa dice al respecto: «Un empresario que logró romper esa diferencia entre comercial e independiente, esa división sectaria, de los viejos tiempos.»
Rottemberg reflexiona sobre los cambios en el rol de la crítica y el mayor protagonismo de los espectadores en la conformación de una corriente de público, siempre misterioso en sus comportamientos: «Antes un aviso publicitario se encabezaba con las críticas; ahora, con el número de espectadores»; «No existe mejor publicidad que el boca a boca o el boca a oreja de la actividad»; «No hay universidad que enseñe a atrapar los gustos del público»; «No llamo ‘clientes’ a los espectadores»; «El público es el real sostén de estos 40 años, y si soy productor es porque primero soy público.»
«No hay nada más parecido a una ruleta que el mundo del espectáculo», sostiene Rottemberg, poniendo el acento en el riesgo que asumen los productores y en el carácter virtual de todo diseño de programación teatral y de apuesta a un espectáculo antes de su estreno y de la concreta respuesta del público. De las muchísimas obras que produjo en estos casi 40 años de trabajo, destaca especialmente 40, entre las que sobresalen Made in Lanús (1986), «mezcla justa de talento y taquilla»;Brujas (1991), «la comedia que rompió récords en la historia del teatro nacional»; Salsa criolla (1994), «la producción fundamental de Enrique Pinti». En cuatro décadas «tuve prolongados cortes de luz y padecí el Plan Bonex, atravesé devaluaciones y soporté la indexación, hice teatro con entradas a 80 centavos de dólar y cuando costaban 30 dólares, soporté leyes restrictivas, medidas confiscatorias y le hice frente como pude a la invasión de figuras extranjeras». En otro momento del libro sintetiza: «Entre centenares de estrenos que llevo, unos diez se convirtieron en eso que en la jerga se llaman tanques. Pero después, se dio esta proporción: 30% fueron éxito, otros 20 anduvieron bien, un 40% entre regular y empate, y el último 10% que fueron un desastre.»  «Calidad artística más éxito comercial: fórmula ideal.» Y agrega: «Decir que ‘el fracaso enseña’ es una frase hecha. Si el fracaso enseñara, yo no hubiese vuelto a fracasar.» Los riesgos de un empresario no son sólo económicos: uno de los capítulos más reveladores del libro es «Telón de fondo, la política», donde se ofrecen datos sobre las persecuciones y peligros que padeció el joven productor en la dictadura.
«No comulgo con la filosofía de empresas empobrecidas con dueños millonarios. Reinvertir en la empresa no sólo es esencial para la fuente de trabajo, sino que permite asegurar el crecimiento propio.» «Todo lo que entra en la empresa se reinvierte en la empresa.» «Invertir en teatro lo que se gana en teatro.» Paredero y Ulanovsky señalan que para Rottemberg el logro más gratificante de las cuatro décadas ha sido por lejos la inauguración, reconstrucción o capitalización de la empresa en propiedades teatrales. «Lo que más feliz me pone de lo que pude concretar –afirma Rottemberg–: haber empezado alquilando el Ateneo y hoy poder sostener un circuito de salas”.
“El teatro le hace bien a la gente”, afirma Rottemberg. Creemos que Vivir entre butacas también, porque es un libro que rompe prejuicios y porque propone como ejemplo de vida, de conducta, de ser humano, a un trabajador excepcional. «

 

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.