Entre Nosotros -Marcela Fittipaldi

Entre Nosotros por Marcela Fittipaldi

 
La tortuga y el conejo que aprendio a respetar
¬†Mart√≠n era un conejo al que le encantaban las carreras de auto, se hab√≠a pasado la vida entera entrenando para ser el m√°s r√°pido y ganar fama y el aprecio de todo su pueblo, so√Īaba con salir en la televisi√≥n como uno de los grandes campeones de carreras, en primera posici√≥n recogiendo su trofeo.
¬†Todos esos deseos estaban realmente bien, sin embargo en todos estos a√Īos Mart√≠n hab√≠a olvidado muchas cosas indispensables como el respeto al resto de personas que hab√≠a en su entorno. Cuando se sub√≠a a su coche, las ganas de ganar y de ser el m√°s r√°pido hac√≠an que se olvidase de todo lo dem√°s; a menudo destrozaba las tiendecitas de sus vecinos y una vez por poco atropella a un patito que ven√≠a del colegio. La gente del pueblo estaba muy enfadada con √©l, adem√°s de que estaban atemorizados por poder ser v√≠ctimas de Mart√≠n en su auto.
Ante esta situaci√≥n los habitantes del pueblo decidieron hacer algo para poner remedio y hacer recapacitar a Mart√≠n sobre el da√Īo que estaba causando; as√≠ que a uno de los vecinos se le ocurri√≥ crear una carrera donde √©l pudiese participar, pero con una norma: cada vez que un participante rompiese algo deb√≠a volver atr√°s y empezar de cero. La mayor√≠a de gente no ten√≠a auto, de hecho solo Mart√≠n y la tortuga Clara ten√≠an uno, as√≠ que fueron los √ļnicos que pudieron participar.
¬†A la ma√Īana siguiente tuvo lugar la carrera y cuando se dio el pistoletazo de salida Mart√≠n y Clara salieron de la l√≠nea de inicio. Mart√≠n iba ganando, era el m√°s r√°pido de los dos pero por desgracia choc√≥ contra una florister√≠a y tuvo que volver a empezar. Clara era un poco lenta pero iba con mucho cuidado, y mientras Mart√≠n deb√≠a empezar una y otra vez, clara iba progresando lentamente. Finalmente la tortuga Clara gan√≥ la carrera, ya que Mart√≠n cegado por las ansias de ganar no respetaba las normas. Mart√≠n se sinti√≥ fatal al ver que despu√©s de su esfuerzo hab√≠a perdido la carrera por fijarse solo y √ļnicamente en ganar sin tener en cuenta a los dem√°s y para colmo todo su auto qued√≥ rallado, aunque gracias a que ten√≠a su seguro de auto pudo arreglarlo.
 
 Es muy importante recordar que debemos tener siempre en cuenta a los demás y respetarlos. 
Y por mucha prisa que tengamos, debemos hacer bien las cosas respetando las normas.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva Espa√Īa, Diario La Naci√≥n, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.