Estética exprés en odontología

unnamed (5)

Grandes cambios con muy poco tiempo de consultorio.

Ya no hace falta negarse a la “selfie” ni salir serios: hoy, con una sola visita al consultorio del odontólogo es posible mejorar muchísimo una sonrisa. Intervenciones breves, que recurren a lo último en tecnología, permiten salir del paso y encarar el tratamiento definitivo, que lleva otros tiempos, con una boca que estéticamente se ve muy bien.

Hace unos años, cuando una persona tenía que someterse a un tratamiento odontológico de largo plazo, iba sufriendo cada etapa hasta que llegaba, finalmente, a verse bien. Hoy es posible estar impecable a la vista de los demás, mientras se llevan adelante los procedimientos necesarios para solucionar de manera definitiva la patología de cada paciente.

El doctor Oscar Barboza, director de BEC odontología y diseñador de sonrisas, explica: “La posibilidad de mejorar la estética en tiempo récord tiene un gran efecto psicológico y es el punto más gratificante para el profesional, porque permite la reinserción de la persona a su campo laboral y social. Claramente, un paciente que llega al consultorio con tres dientes ausentes por una caída, no puede enfrentar sus actividades habituales, pero gracias a la estética exprés puede reinsertarse en su vida de relación más rápido, de una manera más eficaz y con una predisposición psicológica muy positiva”.

 

¿Qué soluciones puede brindar la estética exprés en odontología?

El doctor Barboza señala distintas problemáticas y el abordaje que se puede hacer en el consultorio, brindando confort al paciente en tiempo récord:

  • Ausencia de un diente: donde falta una pieza dentaria se puede colocar otra de composite (del tipo de las que se utilizan para las prótesis) y pegarla momentáneamente en los dientes sanos de al lado. También se puede construir un diente con acrílico. Ahora, si se perdió un diente por un accidente o un golpe y se recuperó la pieza, una buena opción es cortar la raíz y usar la misma pieza para pegarla en los dientes de al lado, procedimiento que no lleva más de una hora de consultorio. Obviamente, después habrá que poner un implante para conseguir una solución definitiva, pero el tiempo que lleva la colocación del implante, la espera del misma y, finalmente, la colocación de la corona, en una situación estética que le resulta confortable y gracias a la cual nadie se da cuenta de que está con un problema.

 

  • Fractura en un diente: un paciente que se rompe un diente (y recupera el trozo perdido, cosa que siempre hay que tratar de hacer), puede reconstruirse con compost o con arreglos plásticos. Si por una caída el diente se fractura a la mitad, se usa una técnica que se llama “collage”: se pega el pedazo de diente y se nota mucho menos que si se lo reconstruyera entero.

 

  • Ubicación: si un diente está ubicado mucho más atrás que el resto, puede dar la sensación de que faltara una pieza. En ese caso, se coloca un plástico que sería lo que la gente llama carillas pero técnicamente son carillas a mano alzada porque las hace el odontólogo en el consultorio con sus propias manos; las otras se hacen en el laboratorio y después se adhieren. Una solución e este tipo lleva media hora y da como resultado una sonrisa de dientes parejos.

 

  • Forma: si hay dos dientes que están más largos, “chuequitos” o rotos, pueden emparejarse de manera provisoria y eso alcanza para que se vean derechos.

 

  • Color: hoy la gente quiere una sonrisa extremadamente blanca, pero eso no es bueno para los dientes, lo ideal es recuperar el color natural que se tenía alrededor de los 15 años. Tomar mate, café o té va pigmentando la superficie dentaria y con el cepillado con una pasta abrasiva no alcanza para eliminarlo, porque hay pigmentos que se adhieren internamente al diente. Para esto sirve el blanqueamiento que, controlado por un profesional, estabiliza el color y “rejuvenece” los dientes. El blanqueamiento es una buena herramienta para utilizar en un primer momento y evaluar qué hace falta después, porque por ejemplo si hay un diente que queda más oscuro se le puede poner una carilla. El límite del blanqueamiento lo pone el profesional que sabe que el exceso de desgaste o de aplicación de un blanqueador puede llegar a matar un diente.

 

“En estética exprés en odontología se recurre mucho a la ilusión óptica, al trabajo artesanal del profesional y al recurso que puede dar el acrílico, que brinda enormes posibilidades sin dañar los dientes –explica el doctor Barboza-. Este arreglo que ofrece una solución estética y provisoria puede  sostenerse por el tiempo necesario para llevar adelante un plan de tratamiento de largo plazo como la ortodoncia, la colocación de un aparato fijo o de implantes que finalmente brindarán un resultado definitivo y que van a devolver la función, la estética y la salud”.

“Mucha gente llega al consultorio privado del odontólogo más por estética que por dolor, porque es muy importante la relación con el otro y para resolver cuestiones de estética ya no hacen falta veinte días, alcanza con media hora”, afirma el especialista.

Hoy, que la imagen es fundamental y que la sonrisa es importante para una maestra, una secretaria, un vendedor, una modelo y también para el odontólogo que tiene que demostrar lo que puede lograr, la estética exprés le permite al paciente sonreír sin preocupaciones mientras el profesional se ocupa de la solución definitiva.

Más info:

Julio A. Roca 584 piso 3          43430831-

Nueva York 4032 PB               45084548

bec.odontología@hotmail.com

www.diseñadordesonrisas.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.