Espectáculos,  Moda

El diablo vestido de Prada agita de nuevo el tridente

Atrás quedaron los años en que Andy Sachs, la ingenua protagonista de la novela “El diablo viste de Prada”, sufría como asistente de la implacable Miranda Priestly, la malévola editora que, en la secuela del libro, vuelve a la rutina de Sachs, a punto de casarse, con la misma filosofía: hacerle la vida imposible.
Meryl Streep y Anne Hathaway, las protagonistas de la película homónima de la novela de Weisberger. EFE/Claudio Onorati
La venganza viste de Prada” (Planeta) recupera la historia de la asistente Andy Sachs y de la editora de la revista americana sobre moda “Runway”, que, tras un tiempo de feliz alejamiento (sobre todo para Andy), se reencuentran “sin ser las mismas”, dice a Efe Estilo la autora, Lauren Weisberger (Pensilvania, 1977), en una de las pocas entrevistas que ha concedido en España.

Segundas partes

David Frankel llevó la historia a la gran pantalla, en 2006, con Meryl Streep, Anne Hathaway y Emily Blunt en el reparto
Ni la crisis del papel ni el conocido “las segundas partes nunca fueron buenas” han logrado disipar en Weisberger la idea de publicar la segunda entrega de la novela que le lanzó al éxito -en España, se vendieron 300.000 ejemplaressegún la editorial, cuatro millones en todo el mundo- y que David Frankel llevó en 2006 a la gran pantalla con Meryl StreepAnne Hathaway y Emily Blunt en el reparto.
Muchos afirman que Anna Wintour es la inspiración del personaje de Miranda Priestly
Las similitudes entre Miranda Priestly, editora en la ficción de una de las revistas femeninas más importantes de Nueva York, y la directora de Vogue en Estados UnidosAnna Wintour, para quien Lauren Weisberger trabajó en una ocasión, provocaron la curiosidad de miles de lectores en todo el mundo sedientos de conocer los entresijos de una redacción que, en el libro, es un auténtico ring.

Poderosa Wintour

La poderosa Wintour, un icono de la moda, “la moda misma”, como algunos la definen, tuvo una peculiar manera de reconocer que el personaje de Miranda Priestly se inspira en su persona; acudió a la presentación del “film” dirigido por David Frankel vestida, como no, con un modelo de Prada. Un gesto cargado de ironía y humor.
La autora de la saga, Lauren Weisberger. EFE/ Cedida por Planeta
Weisberger escribió “El diablo viste de Prada” con tanta naturalidad porque creyó “que nadie lo leería”
“Los libros no persiguen retratar a nadie, aunque no es un secreto que mi experiencia en Vogue ha servido para documentarlos”, explica Weisberger, “feliz” de ver cómo Andy, su álter ego sobre las páginas, ha madurado en la segunda parte de esta obra que nace de la observación, magnificada, de un sector especialmente competitivo.
La autora que da vida a esta saga de jefas arpías y aprendices en apuros recibió las felicitaciones de sus lectores por “la valentía” que demostró al sacar a la luz los trapos sucios del mundillo, aunque Weisberger, más que escribir el libro para convertirse en una heroína, lo hizo por diversión: “Creí que nadie lo leería“.
La esencia de Andy Sachs, Miranda Priestly y Emily Charlton (la amiga de Andy) permanece inalterada en “La venganza viste de Prada”, aunque sus situaciones personales y profesionales hayan cambiado.

Volver al pasado

Andy Sachs “ya no es la joven que tenía miedo hasta de su sombra” en la primera entrega del libro, dice la autora
Sachs dirige ahora una revista para novias, “The Pungle”, y está a punto de contraer matrimonio y de revivir una ingrata experiencia junto a la que fuera su jefa, Miranda Priestly, quien forma parte del grupo editorial que pretende comprar el “magazine” de Sachs.
Anna Wintour, junto a la que Weisberger trabajó en Vogue. EFE/ Justin Lane
Andy ya no es la inocente joven “que tenía miedo de su sombra”, afirma Weisberger, sino una empresaria de éxito que tendrá que probar su nuevo “yo” ante esa editora por la que siente, a la vez, repudio y admiración, una persona poco sensible de la que el espectador, paradójicamente, se acaba enamorando, ya que, pese a sus ínfulas de superioridad, la sinceridad absoluta de Priestly sobresale entre tanta hipocresía.
Lauren Weisberger, con libros en la calle como “Persiguiendo un diamante” y “Cómo ser lo más de Nueva York”, sin el mismo éxito editorial que “El Diablo viste de Prada”, ha recorrido países como Israel, Egipto o Hong Kong y ha trabajado, tras su experiencia en Vogue, para una revista de viajes, “amo viajar”, confiesa.
Este espíritu aventurero podría reflejarse en una tercera parte del “best-seller”, según explica, aunque antes tendrá que medir si la historia despierta aún el interés de los lectores con el termómetro de las ventas. Hasta ahora, se han vendido 12.000 ejemplares en España, según la editorial, “en escasos dos meses”.
“En un futuro, puede que Andy abandone el lugar que ha sido su casa durante tanto tiempo, porque no me la imagino criando a sus hijos siempre en la ciudad”, adelanta la autoraestadounidense. EFE.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.