Turismo

10 Razones para ir a Copenhague

Y no sólo por La Sirenita. La elegida año tras año ‘Mejor ciudad del mundo para vivir’ y Capital Verde Europea 2014 es un lugar de cuento repleto de castillos, parques y gente divertida (la más mediterránea del Norte de Europa). Descúbrela.
1. Ciudad ‘ecofriendly’. No es raro que la hayan elegido Capital Verde Europea. Copenhague es la ciudad líder de la tecnología limpia en el mundo, y se nota: se respira ‘verde’ por los cuatro costados. Un dato: el 40 % de los habitantes de Copenhague va en bicicleta a trabajar, de compras, de copas… Así que, si vas a pasar unos días allí, imítales: la ciudad es ideal para pedalear, ya que cuenta con 350 km de carriles-bici (además, el transporte público, aunque excelente, no es barato). Hay muchos sitios donde las alquilan.

2. La vida en los parques. Si vas cuando hace buen tiempo, recuerda que en Copenhague siempre estarás cerca de un parque en el que relajarte. El Jardín del Rey (Kongens Have), en el patio del Palacio de Rosenborg, el Jardín Frederiksberg (Have), el Jardín Botánico, el Tivoli… En cualquiera de ellos estarás rodeado de gente tumbada en el césped, músicos, familias de picnic… Los habitantes de la capital (kobmendenses) son los más mediterráneos del Norte de Europa y, en cuanto sale un rayo de sol, se echan a la calle.

3. Nyhavn, una calle de postal. Es la más pintoresca y una de las más animadas, con casas de colores que se alinean a lo largo del canal y veleros atracados (puedes contratar un crucero a las islas cercanas, a la Ópera…). Es estupenda para pasear, comer en restaurantes o, simplemente, sentarse en una terraza y contemplar el ajetreo de gente calle arriba y abajo. Una curiosidad: Hans Christian Andersen adoraba esta calle, vivió en el número 18 y en el 67.

4. Pasear por Strøget… La calle peatonal más larga de Europa es un doble escaparate, el de las tiendas y el del asfalto: trileros, músicos, estatuas humanas, comediantes… y gente guapa. Porque los daneses son, además de simpáticos, guapos. Una calle obligatoria.

5. El barrio de Nørrebro. El carácter multiétnico que le dio mala fama hace unos años es hoy uno de los atractivos de este alternativo barrio de moda. En sus calles encontrarás mercados, tabernas cool en calle Blågårdsgade (el Café Kimia ofrece comida asequible y música en directo; el Blågårds Apotek, en la esquina con Blågårds Plads, es una institución que organiza conciertos)… En el precioso cementerio Assistens Kirkegård, los vecinos salen a pasear.
6. El Castillo de Hamlet. En HelsingØr, a 50 minutos en tren (mira precios y horarios en www.dsb.dk), está el castillo de Kronborg (1585), en el que se inspiró Shakespeare cuando escribió Hamlet: ya sabes, el de “algo huele a podrido en Dinamarca”… Es menos espectacular que el de Frederiksborg (1560; realmente de hadas), pero aun así es impresionante. Cuando acabes la visita, date una vuelta por las calles peatonales de la ciudad y, si te apetece y el tiempo acompaña, escápate a alguna de las playas de alrededor.

7. Tivoli: el parque de cuento. Es más que un parque de atracciones, es una joya histórica (se abrió en 1843), además del corazón de la ciudad. Al atravesar su famoso arco, en pleno centro, te adentras en un mundo mágico en el que verás, junto a carruseles y norias, fuentes, esculturas, millones de tulipanes, una banda de ‘soldaditos de plomo’… Es imprescindible quedarse hasta la noche, cuando se encienden 120.000 lamparitas (si vas a cenar, hazlo antes de las 8). Los viernes de verano hay conciertos de rock gratuitos que puedes ver tumbada en la pradera. La entrada al Tivoli cuesta 12 euros.

8. Christiania. Es difícil describir este barrio: Christiania es, en realidad, un pueblo independiente creado hace más de 40 años como comuna, en el que sus 748 vecinos votan sus leyes, distribuyen su agua y electricidad y viven en casas hechas por ellos mismos. Al adentrarte, una señal te advierte: “Está usted saliendo de la UE”. Es otro mundo: grafiti, puestos donde se venden drogas blandas, hippies que te ofrecen bisutería y magdalenas de marihuana a 7 euros… Hasta tienen ‘embajada’. Ojo si vas a hacer fotos: no les gustan demasiado.

9. Noma y el diseño. Dos cosas cool ‘que hay que ver’. Quizás no puedas comer en el ‘Mejor restaurante del mundo’ (Noma, en Strandgade 93; menú degustación: 200 euros), pero merece la pena echarle un vistazo. Situado en un almacén de sal rehabilitado del puerto, los platos ‘bio’ del chef Redzepi se sirven en mesas sin manteles… Y si te gusta el diseño, estás en la mejor ciudad del planeta para apreciarlo. Date una vuelta por Kongens Nytor y Bredgade (en esta calle está, además, el Museo del Diseño: si puedes, tómate algo en la cafetería).

 

10. Y…, claro, La Sirenita. Para verla, tienes que ir al Parque Langelinie y seguir a las hordas de turistas. Y allí, en una roca sobre el agua, verás la escultura de bronce de apenas un metro que es, desde que la encargara en 1913 el fundador de Carlsberg (sí, la cerveza), el símbolo de la ciudad.


CÓMO LLEGAR
Tienes vuelos directos desde Madrid (Iberia, Norwegian y SAS), Barcelona y Málaga (Norwegian, Vueling y SAS) y Alicante (Vueling e Iberia). Desde 125 euros i/v.

CÓMO MOVERTE
Si desestimas la bici, el S-Tog (tren de cercanías que cruza la ciudad) y el metro son las mejores opciones. Cómprate un bono (klippekort) o la Copenhagen Card. Esta web te resultará muy útil: rejseplanen.dk.


DÓNDE DORMIR
-Hotel Danmark. Ubicado en un edificio protegido de 1790, está al lado del Tivoli y de la calle Strøget. Con vistas estupendas de la ciudad, forma parte de la primera cadena de hoteles sin emisiones de CO2 del mundo. Desde 90 € hab. doble.
-Hotel Noran Copenhaguen. A 12 minutos a pie de la estación de tren y metro de Norreport, en el barrio de Norrebrø. Unos 120 € hab. doble.

DÓNDE COMER
Comer en Copenhague es caro; por eso, lo mejor es buscar un sitio donde sirvan smørrebrød, una especie de sándwich de centeno con verduras, pescado, embutido…, que es la especialidad nacional. Tómatelo con una Carlsberg (que para eso la marca nació aquí; su museo está en Valby Gamle Carlsberg Vej, 11). Prueba los de
Ida Davidesn (Store Kongensgade 70) y Lumskebugten (Esplanaden 21): ¡sirven 15 tipos diferentes! Para foodies y amantes de la carne, un tapeo danés: Pluto (Borgergade 16).

DÓNDE COMPRAR
El horario comercial es de 10 a 18 (hasta las 19 o las 20 los viernes). Calcula 8 coronas danesas = 1 euro.

-Strøget. Todo tipo de tiendas y los grandes almances Illum y Magasin.

-Østerbro. Boutiques pequeñas y con encanto, muy ‘danesas’.

-Jaegersborggade. Una de las calles de moda, con bares y locales vintage y de segunda mano.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.