Moda

Natasha Poly Modelo


Natasha Poly ha sido, durante varios años, la auténtica reina de las portadas de Vogue, especialmente de la edición francesa. Musa principal de marcas como Gucci –con la que comenzó a trabajar en el año 2005– Cavalli, Givenchy, Jil Sander o H&M, Poly se ha ganado a pulso el título de supermodelo -de esas que casi ya no quedan-.

Nacida en la antigua Unión Soviética –»cuendo era niña, todo tenía que ser igual, el mundo era gris, monótono, y muy aburrido» recuerda–,  así narraba ella misma en el número de noviembre 2011 de Vogue España –un tributo a la top– como había comenzado todo: «Soy Natalya Sergeyevna Polevschikova. Nací en Perm. Tengo un hermano, dos años menor que yo y un hermanastro. Mi hermano podría ser modelo perfectamente, pero no le atrae en absoluto. Con uno en la familia es suficiente, creo. Mi padre fue policía durante 25 años. Era el jefe del departamente de la región, así que crecí con un régimen bastante severo (…) Creo que siempre fui una buena hija. Era superobediente. Mi madre era ingeniera, así que los dos siempre estaban trabajando y era yo la que me encargaba de las tareas del hogar, era una especie de ama de casa juvenil», narra.

Comenzó a ser modelo tras ganar un concurso en Moscú: «Ni siquiera sabía que ser modelo fuera un trabajo. Siempre había sido la más alta y delgada de todo el colegio; todos se burlaban de mí. Leí un artículo sobre un concurso de modelos, y le pedí a mi prima que llamase por mí. Pensaba que ganaría alguna de las otras chicas, que tenían más experiencia, pero finalmente fui yo. Entonces me fui a Moscú y después a Milán», relata.

El reconocimiento y la fama le llegarían tras su debut internacional en 2004, durante un desfile de Emanuel Ungaro. «Mi primer trabajo importante fue con Helmut Newton para la campaña de Alberta Ferretti. Fue el shooting más importante de mi carrera, con mi fotógrafo favorito, una leyenda. Esa sesión me introdujo en este mundo; aprendí lo importante que era hacer una campaña. El segundo momento decisivo fue cuando Carine Roitfeld me eligió para un editorial de moda en Vogue Paris con Steven Klein. Ella me dio una oportunidad única, creyó en mí y me dio una portada, para volver a repetir al mes siguiente –en referencia a sus covers de mayo y junio del 2004–. Lo necesitaba. Le estoy muy agradecida por haber creido en mí. Es como mi madre, ella me descubrió». 

Modelo de culto por el nivel de marcas que reclaman su presencia en campañas y musa inspiradora como pocas, protagonizó el prestigioso Calendario Pirelli en dos ediciones consecutivas, las de 2011 y 2012, año en el que firmó un acuerdo para convertirse en imagen global de L’Oreal Paris, un salto comercial al alcance de muy pocas. Alberta Ferretti dice que de Poly le impactó su belleza y su sensualidad «con el paso de los años no ha perdido frescura y modernidad, y ha ganado aún más elegancia y feminidad. El creador Michael Kors asegura que «Nastasha es la única modelo en mis más de 30 años como diseñador que podría cerrar un desfile de moda con un tacón roto sin perder el ritmo. Ella es tan cool, glamurosa y segura que realmente está en las nubes».

Familiar y trabajadora infatigable, Natasha Poly tiene claro que las modelos de hoy ya no son como las de antaño: «Creo que realmente hemos dejado atrás la visión de la modelo como una diva. Antes, el mundo de la moda se parecía al de las celebrities: todo era fama, dinero, glamour… No era un trabajo tan profesional, creo. Lo importante era resultar icónica, y tener un carácter fuerte. Hoy se toma más como un negocio, así que pienso que muy importante ser profesional, ayudar cuando hay dificultades, aportar ideas en el set… y no pretender ser una diva o alguien que no eres. Las modelos de hoy somos pequeñas mujeres de negocios, intervenimos mucho más en nuestra carrera, tomando parte en las decisiones importantes. Es como si tú mismo fueras tu propia compañía», sentencia.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.