Moda

Los seis principales


1.Cutaway pronunciado. Monza. Con poca punta, libera el centro para la corbata y dota a esta de mayor protagonismo. 2. Italiano. Venecia. Diseñado entre un abierto italiano y palas estilo inglés. Queda bien con corbata ancha o sin ella. 3. Puntas redondeadas. Duke. Más formal. lo normal es verlo con corbata. Con terminaciones más redondas se llama cuello de pala bebé. 4. Inglés clásico. Bristol. Cerrado y formal. Con corbata, el nudo pierde protagonismo: las puntas quedan muy próximas. 5. Cuello de ala. Frac. Para eventos de etiqueta. Deja al descubierto la zona donde va la pajarita, a la que da protagonismo. 6. Americano. Happy Button. Informal, para llevar sin corbata. Con botones en la pala, admite casi cualquier tela.
Inglés, italiano o americano, no se puede elegir a la ligera. La fisonomía, la ocasión o la corbata y el nudo determinan el tipo de cuello óptimo de una camisa. Presentamos los más habituales.
La premisa básica es que no estrangule. Que roce sin oprimir, que se pueda meter un dedo entre tela y piel una vez abrochado. Se debe poder girar la cabeza sin que la camisa acompañe en el giro. La camisa de vestir debe seguir ciertas reglas. Su cuello ha de ser recio, no llevar botones e incorporar una costura para insertar ballenas (de plástico, níquel, plata o madreperla) que le darán la forma adecuada. Ricardo Fraguas, director general de Mirto, explica que «generalmente se clasifican según la abertura de las palas. Se llama cutaway collar o spread collar a los cuellos con ellas más abiertas». Favorecen a hombres de cara y cuello finos, pero exigen nudos de corbata gruesos: Windsor o, mejor, doble Windsor. «Por otro lado, está el inglés, con palas más cerradas o expuestas y con las puntas más próximas», prosigue Fraguas; idóneo para caballeros de cuello corto y cara ancha, perfecto para nudos estrechos. El italiano, de apertura media, es una especie de comodín.
La opción más sport la representa el cuello con botones (buttondown), desaconsejado para llevar con traje. Se le atribuye a John Brooks, presidente de Brooks Brothers, quien en un partido de polo que presenció en 1896 reparó en que los jugadores llevaban sus cuellos unidos a la camisa con pequeños botones. En otra liga juegan el cuello Mao (o mandarín), que es una simple tira abotonada, o el cuello de ala (o esmoquin), de estricta etiqueta y asociado a la pajarita.
Aquí se muestran los modelos de cuellos más característicos de Mirto. La casa los bautiza en función de su inspiración, su origen o la primera vez que lo realizaron. Juntos, permiten apreciar las diferencias.
Más información: www.mirto.com

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.