Salud

“Lactancia Materna: ¡un triunfo para toda la vida!”

La leche de la madre es el alimento ideal para los niños. Los hidratos de carbono, proteínas, grasas, minerales y vitaminas que posee, así como la proporción en que estos se encuentran, aportan al lactante los requerimientos nutricionales e inmunológicos necesarios para un crecimiento y desarrollo óptimo.
* Asesoró: Dra. Ana Pedraza, neonatóloga, jefa del Servicio de Neonatología 
de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina  M.N. Nº 42.867 y la Dra. Elba López Turconi, 
jefa del Servicio de Neonatología Del Sanatorio de los Arcos M.N. 66.278
Buenos Aires, julio 2014 –  Del 1 al 7 de agosto se celebra en más de 120 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna (SMLM), destinada a fomentar  y mejorar la salud de los bebés. Según la Alianza Mundial pro Lactancia Materna (WABA), coordinadora de los eventos, la lactancia natural es el mejor modo de proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita. No solo favorece la salud del niño, sino también brinda a las madres, a las familias y a toda la sociedad, múltiples beneficios. La OMS la recomienda como modo exclusivo de alimentación hasta los seis meses de edad continuándola, junto con la ad­ministración de alimentación complementaria adecuada, hasta el segundo año o más.
El Lema de este año “Lactancia Materna: ¡un triunfo para toda la vida!” afirma la importancia de aumentar y mantener la protección, promoción y apoyo de la lactancia materna en la cuenta regresiva hacia el logro de los Objetivos del Milenio (ODM), y más allá.
En 1990 ocho objetivos globales, fueron establecidos por los gobiernos y las Naciones Unidas para combatir la pobreza y promover el desarrollo sano y sostenible de una manera integral para el año 2015.
¿Cómo están relacionados  los ODM y la lactancia?:
 La desnutrición afecta a alrededor de un cuarto de todos los niños a nivel mundial. El sobrepeso, la otra forma de malnutrición, está en aumento en los últimos años. En las últimas 2 décadas, la mortalidad infantil ha disminuido en un 40%, pero aún así casi 7 millones de niños menores de cinco años mueren cada año, principalmente por enfermedades prevenibles .A nivel mundial la mortalidad materna ha disminuido de 400 por cada 100.000 nacidos vivos en el año1990 a 210 en 2010, pero menos de la mitad de las mujeres dan a luz en las Maternidades Amigas de la Madre y del Niño. Al proteger, promover y apoyar la lactancia materna contribuimos a cada uno de los ODM de una manera sustancial.
Proteger, promover y apoyar la lactancia materna: ¡es una meta esencial para salvar vidas!
Los 10 Pasos para lograr una lactancia materna exitosa:
  1. Disponer de una política por escrito relativa a la lactancia materna que sistemáticamente se ponga en conocimiento de todo el personal de atención de la salud.
  2. Capacitar a todo el personal de salud de forma que esté en condiciones de poner en práctica esa política.
  3. Informar a todas las embarazadas de los beneficios que ofrece la lactancia materna y la forma de ponerla en práctica.
  4. Ayudar a las madres a iniciar la lactancia durante la hora siguiente al alumbramiento.
  5. Mostrar a las madres cómo se debe dar de mamar al niño y cómo mantener la lactancia incluso si han de separarse de sus hijos.
  6. No dar a los recién nacidos más que la leche materna, sin ningún otro alimento o bebida, a no ser que estén médicamente indicados.
  7. Facilitar la cohabitación de las madres y los lactantes durante las 24 horas del día.
  8. Fomentar la lactancia materna a libre demanda.
  9. No dar a los niños alimentados al pecho tetinas ni chupetes artificiales.
  10. Fomentar el establecimiento de grupos de apoyo a la lactancia materna y procurar que las madres se pongan en contacto con ellos a su salida del hospital o clínica.
Las prácticas de alimentación inadecuadas son uno de los principales factores que contribuyen al estado nutricional deficiente de los lactantes y de los niños pequeños. Alrede­dor del 55% de las muertes  por enfermedades diarreicas o infecciones respiratorias graves, en lactantes, pueden ser consecuencia de prácticas de alimentaciones inoportunas, inadecuadas o inseguras. Los sucedáneos de la leche materna son sustitutos caros, de in­ferior calidad, y a menudo peligrosos, de la alimentación natural. Una gran mayoría de las madres pueden y deben amamantar, de la misma manera que la gran mayoría de los lactantes pueden y deben ser amamantados.
Beneficios de la Lactancia Materna
Beneficio para los niños
Existen sólidas evidencias que la lactancia materna brinda:
·         Menor riesgo y severidad de desnutrición
·         Protección contra infecciones: los niños amamantados tienen una incidencia menor de diarrea, infecciones gastrointestinales e infecciones de las vías respiratorias, sepsis y meningitis bacteriana. Se ha documentado también menor incidencia de infecciones urinarias y otitis.
·         Protección contra la alergia: la lactancia exclusiva protege contra la aparición de eczema y de otras alergias provocadas por los alimentos. Las proteínas de la leche humana son específicas de la especie humana, por lo que los niños amamantados no desarrollan anticuerpos contra ellas
·         Facilita el óptimo desarrollo y crecimiento del bebé.
·         Disminuye el riesgo de muerte súbita del lactante, de diabetes y de enfermedad celíaca
·         Brinda protección contra la obesidad y la hipercolesterolemia, tiene un efecto protector contra la obesidad en la infancia
·         Facilita un mejor desarrollo psicomotor.
Beneficio para las madres
En relación a las madres, amamantar tiene comprobados beneficios como: disminución del sangrado posparto, menor riesgo de anemia y osteoporosis, espaciamiento de los nacimientos, menor riesgo de sufrir depresión posparto, cáncer de mama y ovarios, reducción del riesgo de diabetes tipo II y protección contra la coronariopatía en la mujer. En relación al cáncer de mama, en un estudio publicado en la revista Lancet en el año 2002, se incluyeron más de 50.000 mujeres con cáncer de mama y se compararon con más de 96.000 sanas. El riesgo en las mujeres que amamantaron, disminuyó un 4.3% por cada 12 meses de lactancia y un 7% por cada parto.
La lactancia ofrece además beneficios a la comunidad, disminuyendo el problema de la contaminación. No es necesario utilizar elementos que afectan el medio ambiente como plásticos o metales. 
Amantar: un aprendizaje
Si bien las ventajas del amamantamiento son innegables, muchas madres sufren dificultades y complicaciones que solo se resuelven con un asesoramiento oportuno y adecuado. Mucha gente cree que el amamantamiento es sólo una cuestión de decisión personal y que a partir de ahí todo debe darse de una manera natural. Sin embargo, muchas mujeres teniendo la intención expresa de hacerlo, fracasan por no haber recibido instrucciones precisas. La mayoría de las madres desea amamantar y por lo tanto necesitan ser ayudadas más que convencidas. A dar de mamar se aprende.
Las complicaciones vinculadas a la lactancia tienen que ver con múltiples factores y pueden afectar tanto a la mamá como al bebé. Que sea exitosa depende, en gran parte, de un entendimiento óptimo entre ambos y de un apropiado soporte de la familia y del equipo de salud que los atiende. Toda consulta de lactancia debe ser considerada y tratada con urgencia, para evitar complicaciones.
Es aconsejable colocar a los recién nacidos en contacto piel a piel con sus madres inmediatamente después del parto, dentro de la primera hora de vida y alentar a las madres a reconocer cuándo sus bebés están listos para amamantar, ofreciendo ayuda si es necesario, ya que después del nacimiento el niño está especialmente alerta, y esto facilita la primera prendida. El estímulo más importante para favorecer la bajada de leche es la succión del bebé. Cada vez que el niño es puesto al pecho, la madre libera hormonas que desencadenan la producción y expulsión de leche, haciéndola salir de los alvéolos hacia los conductos y colectores. Este reflejo de eyección de leche puede ser inhibido por ansiedad, miedo o dolor. Por eso, es muy importante estar cómoda y relajada antes de cada mamada. Los primeros días después del nacimiento, la madre produce calostro, de gran valor nutritivo y antiinfeccioso. A partir del tercer día –aunque puede demorar más- se observa la bajada de leche.

Qué es la Semana Mundial de la Lactancia Materna
En 1979 la OMS y UNICEF destacaron el impor­tante rol de los Servicios de Salud Materno-Infantiles en el mantenimiento de la práctica de la lactancia materna y en su promoción, protección y apoyo se han realizado numerosos esfuerzos en el mundo y en nuestro país a fin de lograr que el momento del nacimiento se constituyera en una oportu­nidad para fortalecer y estimular el amamantamiento.
Diez años después, la OMS y UNICEF elaboraron un documento sobre “Protección, promoción y apoyo de la lactancia natural, la función especial de los Servicios de Maternidad” en el que se delinearon los “Diez Pasos hacia una Feliz Lactancia Natural”, base de la Iniciativa Hospital Amigo de la Madre y del Niño. Esta iniciativa engloba las acciones necesarias para apoyar la lactancia materna, con el pro­pósito de promover que todos los hospitales y servicios de maternidad se transformen en centros de apoyo del amamantamiento y aborda uno de los principales factores que han contribuido al declive de la lactancia materna: las prácticas hospitalarias que interfieren con la alimentación al pecho.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.