Cocina

Cheesecake al estilo neoyorquino

Ingredientes para 1 molde desmontable de 20 cm

Para la base: 150 g de galletas Digestive, 100 g de mantequilla fundida, 15 g de azúcar.

  • Para el relleno: 500 g de queso crema, 150 g de azúcar, 40 g de harina de fuerza, 4 huevos L, 1 yema L, 350 ml de nata líquida con un 35% de MG, 25 ml de zumo de limón, una pizca de sal, ¼ de cucharadita de extracto de vainilla, 1 nuez de mantequilla para engrasar el molde.

Comenzaremos echando la nata líquida en un bol y agregándole el zumo de limón, removemos y dejamos reposar un mínimo de una hora a temperatura ambiente tapada con film. Veremos que una vez que pase el tiempo tendrá aspecto de nata cortada, reservamos en la nevera hasta el momento de usarla. Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo y posición media de la rejilla.

Engrasamos el molde con la nuez de mantequilla y vamos trituramos las galletas con un rodillo o robot de cocina, les agregamos el azúcar y la mantequilla fundida unos minutos en el microondas. Removemos hasta formar una masa con la que forraremos la base del molde, aplastando bien con el fondo de un vaso para que quede plana. Horneamos la masa durante quince minutos, una vez pasado el tiempo la retiramos y subimos la temperatura del horno a 225 grados.
En el bol de una batidora con varillas echamos el queso crema a temperatura ambiente, el azúcar, la sal y la harina, la nata agria, la vainilla, los huevos y la yema. Batimos hasta obtener una crema lisa y homogénea. Vertemos en el molde y horneamos durante quince minutos a 225 grados, seguidamente bajamos a 130 grados la temperatura y horneamos el cheesecake durante una hora y veinte minutos.
La crema del interior no debe cuajar en exceso pues después con el enfriado ya termina de solidificar en la nevera. Dejamos enfriar en el frigorífico unas seis horas como mínimo para que termine de coger cuerpo.
Cheesecake al estilo de New York
Tiempo de elaboración | 2 horas + los reposos
Dificultad | Fácil

Degustación

El cheesecake al estilo neoyorquino se puede servir con una mermelada de frutos rojos como acompañamiento, también en alguna ocasión podréis encontrar que el cheesecake lleva una cobertura de nata y azúcar horneada en los últimos minutos de horno del pastel. Yo en esta ocasión me he decantado por no ponerla para aligerar un poco las calorías del pastel de queso, aunque con ella está delicioso.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.